[Análisis] Diablo 3

Mas de una década, eso es lo que hemos tenido que esperar para que Blizzard decidiera sacar por fin una tercera (y quizás ultima) parte de una de sus mayores franquicias, Diablo. Pero la espera ha merecido la pena y aunque estamos ante un juego “simplificado” en muchos aspectos, también nos encontramos ante uno de los mejores juegos de esta hornada, adictivo, interesante y ante todo, sobresaliente en todos sus aspectos.

Siete, siete son los señores de los demonios que tras una rebelión en el infierno consiguen hacerse con el poder. Cinco fueron derrotados veinte años atrás, y con el miedo constante de un ataque por parte de Belial o Azmodan, la humanidad intenta prepararse. Es así como Deckard Cain acaba en la iglesia de Tristan (donde tenia lugar el primer juego) para buscar información. Una estrella cae desde el cielo con el presagio de un desastre inminente, en nuestras manos esta ponerle solución o dejar que el mundo caiga en la sombra.

Acabar con todo lo que se nos ponga por delante mientras vamos completando misiones principales y secundarias, es la esencia de Diablo y su mayor virtud. En esta ocasión contamos con cinco posibles héroes para superar la aventura, cada uno de ellos enfocado a un tipo de jugador. Ataque directo, equilibro entre apoyo y ataque, a distancia, todos balanceados y hechos para poder jugar “a tu manera” sin problemas. Para acabar con los miles de enemigos que encontraremos a lo largo de la aventura, cada personaje cuenta con numero amplio de habilidades. Aunque en un principio son seis y solo seis, cada una de ellas se expande en un abanico de runas que les confieren nuevas características, por no decir que practicamente cada runa te crea una habilidad nueva. Quizás un problema para los “veteranos” es que no hay cabida a la especialización, no puedes elegir solo subir esa habilidad que tanto te gusta, sino que vamos cogidos de la mano durante los 60 niveles del personaje.

Además de las habilidades, un clásico en Diablo y marca de la casa de Blizzard sin duda es tener un sistema de equipo complejo, muy rico en variedad y con unos toques de coleccionismo que alcanzan cotas altísimas. Una gama de armas enorme, equipamiento centrado para tu tipo de personaje (por ejemplo que robe vida, que te de un % de mana por segundo, cosas asi) y huecos para engarzar gemas que ir coleccionando y perfeccionando a lo largo del juego. En cuanto a las pociones, para mi quizás es uno de los mayores problemas del juego, solo puedes usar una cada x tiempo (al usarla tienes que esperar a que se recargue) y para los personajes que usamos magia directamente no tenemos ni una misera poción de mana que llevarnos a la boca (en Diablo 2 había, ¿que ha pasado Blizzard?).

La dificultad del juego tiene una progresión cuanto menos curiosa, no hay “zonas” mas dificiles que otras, sino que el juego va un paso mas allá y te propone una escalera de campañas en las que tu y solo tu decides si intentarlo o no. El juego cuenta con cuatro actos, todos jugaremos nuestra primera partida en Normal obligatoriamente, con enemigos asequibles y todo magicamente hecho para que te tomes la libertad de pensar que nada ni nadie puede parar a tu personaje de nivel 30 aproximadamente.

Una vez superado Normal, Pesadilla te dará un guantazo nada mas entrar, y es que la dificultad aumenta muchisimo en este modo. Los enemigos cuestan mucho mas, tienen mas propiedades y ataques y el juego comienza a enseñarte los dientes, o te buscas buenos amigos para continuar o lo pasaras mal, pero aun puedes. Terminado Pesadilla nos creeremos titanes, pero Inferno, el siguiente nivel de dificultad nos volverá a poner de rodillas y en nuestro sitio. Aquí ya de nada sirve tener un compañero controlado por la maquina, necesitaremos amigos y aliados con los que poder avanzar o moriremos una vez tras otra. Y la jugada maestra, si pensabas que Inferno era lo peor, en Averno solo pueden entrar los niveles 60 (el máximo) y la muerte vendrá de la mano de cada enemigo, respeto máximo a cualquiera que supere estos retos, lo merecen.

El apartado técnico de Diablo 3 no esta nada mal, estamos ante un juego que no aspira a superar ningún pico actual, ni a ser recordado por tener los mejores graficos del mundo. Pero Blizzard siempre ha sabido llevar sus juegos a todas las casas, y por ello Diablo 3 cuenta con una optimizacion magistral, corre en practicamente cualquier Pc actual. Animaciones propias para cada tipo de enemigo, fondos “vivos” y trabajados, y un juego que funciona fluidamente en las condiciones mas extremas (aunque no se lo recomendaría a personas que puedan padecer ataques epilépticos). El juego nos llega completamente localizado y muy bien hecho a pesar de que algunas voces sean “raras”, la banda sonora quizas no llegue ni a ambiental, son tantos los sonidos secundarios durante la partida que dificilmente recordaremos si el juego tiene musica o no.

¿Duración?, la que queramos y mas, cuatro actos, cuatro niveles de dificultad, 60 niveles que subir por personaje y un afán de coleccionismo que puede llegar a cotas extremas. Un jugador medio le dedicara 50 horas al juego casi sin pestañear, y los que lo gocemos y disfrutemos posiblemente pasemos mucho tiempo matando bichos en esta tercera entrega de la franquicia

Aunque podemos jugar solos todo lo que queramos y mas, el aliciente online de Diablo 3 es su mejor baza de lejos. Jugar en cooperativo con tres personas es una gozada, aunque el juego se hace mas dificil se compensa de lejos y esta muy bien hecho ya que en dificultades altas es obligatorio practicamente. Algo que me gusta mucho es que los objetos del juego caen para cada persona, lo que anula cualquier pelea sangrienta por ese objeto poderoso que cae al suelo y todos miran con ojitos de deseo (mas de una amistad se ha roto por esto). En un futuro se añadirá una Arena donde luchar contra otros jugadores, lo cual puede ser bastante divertido aunque yo temo una lluvia de monjes y bárbaros masiva.

Y tomando de ejemplo lo visto en World of Warcraft, Blizzard nos trae un sistema de subastas muy completo, podemos encontrar objetos, vender los nuestros y todo rápido y sin problemas. Aunque en breve se añadirá un sistema de subastas con dinero real que puede ser o algo muy interesante, o un cancer en toda regla para la franquicia de Blizzard, ya se vera.

La espera ha merecido la pena, Diablo 3 es un juego que en la primera semana ya ha enamorado a muchos a pesar de venirnos “a medias” en cuanto a contenidos. Pero una semana no es absolutamente nada en la vida de un juego como este, meses y años de diversión con todo lo que Blizzard nos ira proporcionando poco a poco, yo es un juego que recomiendo sin dudar, risas aseguradas, vicio a tutiplén y un juego que debe ser jugado, tenéis todo el verano por delante para dejaros los ojos con este juego, aprovechadlo.

4 pensamientos en “[Análisis] Diablo 3

  1. Aclaración: Es casi más sencillo jugar en las dificultades altas solo, o a lo sumo con otro compañero. Si jugáis 4 en averno, suerte, porque o tenéis un equipo de la leche (sobre los 5M de inversión en subastas) o nanani, porque el juego escala a saco.

    Lo dice uno que esta misma mañana se ha soleado el primer acto de Averno…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s