[Opinión] Iconos y Trilogías

Las voces parecen levantarse al unísono, y por lo que a mí respecta, no se las lleva el viento. Ya son varios los creativos y desarrolladores que han coincidido en relativos cortos períodos de tiempo expresando lo mismo, que la creatividad en el videojuego escasea, prácticamente está en el limbo. Hay grandes distribuidoras que han prostituido el videojuego. El juego en sí es una belleza por fuera, pero te pega el polvo más insulso que te puedan echar en la vida. Del “show me what you got” entre vaciles de los creadores para demostrar quién da la campanada en un juego que se convierta en leyenda, se ha pasado al “show me the Money”.

Muchos estudios han quebrado su negocio con los años, y desgraciadamente muchos de estos eran los más puristas y entusiastas que entendían el espíritu del videojuego, mientras otros se han ido alimentando comprando en masa los derechos de muchas franquicias poniendo las fechas del calendario, dirigiendo al estudio desarrollador diciéndoles como tiene que ser el juego que quieren sacar al mercado, esclavizando y haciendo suyo lo que realmente no es suyo y de lo que no tienen ni idea cuando solo se dedican al concepto de negocio. La creatividad es un término que han sodomizado. Se han vuelto los titiriteros del mercado, vendiendo lo que quieren, a hacernos jugar a lo que ellos quieren sin prestar demasiada atención a lo que estamos pidiendo realmente. Cuantas veces habremos clamado a la innovación y nos salen con evasivas.

Las grandes compañías acabarán llenándose la boca alardeando del éxito cuando muestren los beneficios obtenidos, algo que nos importa más bien poco. Y tampoco es de extrañar que así sea, ya que no hay más juegos que los que existen en el mercado, no hay mucho que elegir entre tanto shooter y lo han convertido en la moda dominante, lo que ellos han creado. Un extraño estudio de marketing sin encuestas que se mueve de forma descontrolada en un flujo caótico que se visualiza por las ventas de un solo juego y del que todos siguen sus directrices y su estela, quieren un trozo del pastel y acaban creando un refrito y una creación en serie que parece salido de la misma fábrica. Es como la hamburguesa McDonalds de toda la vida, a la que le añaden la loncha de beicon de turno y te quieren vender que es la hamburguesa del futuro, mucho mejor que la anterior. Saca un fps de éxito que todos te seguirán. Es una realidad que Arpiman ha expresado hace poco en una de sus entradas “¿Tan difícil es?”.

Puede sonar tajantemente estricto, es sólo una opinión, tan válida y errónea como la de cualquier otro, no es cuestión de demagogia. Algunos estaréis en desacuerdo y satisfechos con la actualidad, pero otros como yo, sentimos y llevamos percibiendo nuestra propia realidad actual en el videojuego, porque realmente hemos vivido épocas doradas de este hobby. Y parece ser que muchos creativos al fin lo confirman. Llevo diciéndolo desde hace mucho tiempo, y no se trata de decir “yo tengo razón”, como ya digo, cada uno tiene su opinión al respecto al ir influenciados por nuestros propios gustos. Pero cuando escuchas al excéntrico de Itagaki, al que quizá no haces mucho caso, y después se le suma Kojima, Inafune, Suzuki, Sakaguchi y prácticamente todo el plantel de Nintendo, es que algo de verdad tiene que haber (estos últimos los únicos que demuestran lo contrario sin decir nada, responden con los juegos). Podéis ver que todos ellos vienen de tierras niponas, pero los japoneses siempre irán un paso por delante, tanto en los auges como en los declives, vivirán las cosas antes que nosotros. Ellos llevan bastante tiempo estancados en un tradicionalismo y en busca del Santo Grial de la “occidentalización”.

Y no penséis que solamente son cosas que ven ellos, sino que en occidente empieza a llegar esta vorágine de sensaciones, tanto para jugadores como para creadores y creativos. Las panaceas son espejismo cuando el hype acaba. Yo llevo percibiéndolo no solamente por la experiencia que pudieran dejarme ciertos juegos catalogados de triple A, sino que estaba seguro de que acabaría llegando el momento en el que el creativo acabaría chocando con la realidad fría y estéril de una empresa que busca llenar las arcas de billetes verdes. No hay nada más insoportable que a un artista le digan cómo hay que hacer las cosas. Ancel plantó cara a Ubisoft y su Rayman Origins gracias a Dios fue lo que él quiso. Molyneux abandona de la noche a la mañana Lionheard, su propio estudio que parece haber sido dominado por “otros” (quizá algún día nos lo cuente). Quién sabe, llevo tanto tiempo poniendo en duda al bueno de “Molinete” con sus últimas creaciones, cuando antes era un auténtico magnate de la creatividad y la originalidad, que quizá en su siguiente trabajo me vea obligado a redimirme de las cariñosas críticas que le he mandado; es posible que se viera reprimido por “la empresa”, así que me alegraría mucho verle suelto y sin ataduras.

O Tim Schafer, creador de Day of the Tentacle, al que toda compañía le cerró las puertas al pedir dinero para su siguiente trabajo. ¿Qué hizo? Pues acudir a los únicos que realmente entienden el videojuego, a nosotros, y pedir una subvención que le permitiera desarrollar su siguiente obra, y al final ha conseguido mucho más de lo que necesitaba. Espero tal éxito de él que me encantará ver como después le lamen el culo esos que no le han dado la oportunidad. O el gran Frederick Raynal (Alone in the Dark; Little Big Adventure) que se vio destronado, fuera del mundillo y del panorama actual por culpa de las distribuidoras que se inmiscuyeron en su trabajo, llevándose lo que él creó. Suerte que ahora volverá con el remake de una de sus obras más queridas (LBA), donde utilizará todas las grandes ideas de los fans. No me extrañaría ver a los de Bioware abandonar EA para irse a Bethesda, que me da que son de los pocos que están creciendo y mantienen las libertades creativas.

Pero volviendo al primer punto, me gustaría señalar unas palabras de Kojima especialmente, porque creo que toca un tema muy acertado y que abre nuevas líneas de debate. Hace escasos meses, por no decir semanas, mandó un mensaje de advertencia (o consejo, advertencia siempre me suena a amenaza), expresando que si occidente no va con cuidado acabará padeciendo el mismo síndrome de oriente, un tradicionalismo estancado al ver tanto shooter y fps. Estuve muy de acuerdo en sus palabras, pero lo que me sorprendió fue la respuesta de muchos usuarios en los foros, respuestas que me ofendieron en parte porque soy fan de Metal Gear, pero que no me molesté en crear un conflicto. La gente parecía sentirse ofendida de que un oriental se atreviera a vaticinar el futuro de occidente con la mejor de las intenciones. Alguien que sobre todo ha sido siempre muy autocrítico, y que por desgracia es el único que hace subsistir a Konami. Una vez más era una opinión, como la de cualquier otro, viva la libertad de expresión.

Las respuestas de muchos usuarios fueron del tipo “y este qué dice, si solo sabe hacer Metal Gears”. Bien, bravo, un duro revés para la historia del videojuego. Tal vez la gente debería mirarse qué hay en los haberes del señor Kojima, el cual no sólo ha vivido de MGS. En su currículum constan juegos como (además de la saga Metal Gear): Snatcher, Policenauts, Zone of the Enders 1 y 2, la serie Tokihemi Memorial que se conoce solo en su tierra, Lunar Knights y la serie Boktai. Y no solamente eso, sino que ha sido consejero de muchas otras tantas obras, que quizá no ha estado tocando el teclado programando las cosas, pero de su mente, consejos  e indicaciones se han proyectado en muchos otros juegos, desde Castlevania a Sonic y a impronunciables. Y ahora no olvidemos que trabaja en su famoso “Project Ogre” con su nuevo motor y buen sonante “Fox Engine”, y que dejó en el aire su proyecto tabú.

Algunos dirán que en los últimos años sólo ha hecho MGS. Pues sí, es totalmente cierto. Pero hay una diferencia en querer comparar lo que ha ofrecido Kojima con sus MGS, a lo que ha podido ofrecer un Halo, Gears of War o God of War. En mi opinión Kojima siempre ha evolucionado y aportado algo muy significativo. Nunca me he sentido igual al jugar a MGS2 con respecto a la primera parte, al igual que nunca me he sentido igual al jugar a MGS3 con respecto a todo lo anterior. Incluso MGS4, que confieso que es un episodio un tanto desafortunado, más centrado en cerrar el arco argumental que en dar juego, veo en sus dos primeros capítulos lo que era y debía ser MGS4 realmente, y es asombroso.

No es querer desmerecer nada de los otros juegos mencionados. Son grandes juegos, pero entramos en otra moda que ha sembrado la generación actual, las trilogías. Estas quejas que algunos quieren pronunciar con respecto al personaje creado por Kojima, el cual nos sigue desde varias generaciones (desde los 8 bits para ser más exactos), no es lo mismo que estos héroes que han nacido y acabado en esta generación. Ha habido tres Halos en la actualidad, muy seguidos por los otros dos de la primera Xbox, y viene un cuarto. Un God of War muy espectacular que sigue la dinámica de sus anteriores sin variar su propuesta. Un Gears of War que solo ha hecho que mejorar imperfecciones y concluir su historia dentro de su simpleza. Un Assassin’s Creed refrito hasta la saciedad con episodios oportunistas. Un Mass Effect que ha ido perdiendo sus virtudes originales inexplicablemente, etc. ¿El hambre de la trilogía de una sola generación es algo bueno?

Si tengo que dar mi opinión me encanta que los héroes perduren, que se mantengan eternos y que compartan lugar con los nuevos iconos que van surgiendo con las nuevas IPs. No quiero que mueran. Y no lo quiero porque echo en falta a muchos que hoy en día ya no nos acompañan. Quizá no seré afín con Nintendo, pero me encanta que siga manteniendo sus héroes de forma comedida, demostrando una evolución e innovación palpable en cada entrega, lo mismo que ha hecho Kojima con Snake,y eso es algo que no va a ocurrir con trilogías rápidas que salen cada año.

Es obvio que jugué a Gears of War y ganas no me faltaron de ver una segunda parte, todos podíamos estar entusiasmados. Pero, ¿Qué hubiese ocurrido si Epic Games hubiera apostado por otra franquicia que fuera tan grande como Gears of War? Las ansias se habrían calmado probablemente, seriamos pacientes y disfrutaríamos de dos grandes juegos. Con mucho más tiempo Epic Games podría haber desarrollado algo mucho más innovador con Gears of War 2 y sin salirse de contexto encontrando las ideas oportunas. De cada Gears of War solo veo un episodio mejorando imperfecciones pero que no sabe evolucionar, de ahí los cachondeos que surgieron de la segunda parte a la que bautizaron como Gears of War 1.5. Y Bleszinsky aun es lo suficiente egocéntrico como para criticar a los medios que no le dieron más nota en Gears of War 3. No sé que esperaba, en el videojuego se valora la evolución, y aunque éste fuera el mejor de los tres, si se va ofreciendo lo mismo continuamente la obra se desangra. Lo mismo podría decirse de Assassin’s Creed por poner más ejemplos.

Es una señal de advertencia. He visto sagas como Tomb Raider y Soul Reaver, que estuvieron en lo más alto y murieron por apostar insistentemente por lo mismo una y otra vez en un producto completamente inerte. No evolucionar se paga, y muy caro, por muy perfeccionista que sean los apartados que acompañan al juego en cuestión. Y es preocupante que bleszinsky diga que quiere “más de los mismo” con los Gears en la siguiente generación, con nuevos GRAFIKASOS. En serio, ¿más de lo mismo? Yo le diría a Cliffi que fuera con cuidado, porque ya hay antecedentes que han caído por hacer lo mismo. Es curioso que en el videojuego el avance tecnológico siempre hubiera permitido que lo imposible se hiciera realidad. Los creativos esperaban los medios que les permitieran dar forma a lo que se gestaba en sus mentes durante años. Ahora, parece que con el portento tecnológico que tenemos, todo se lo comen los tecnicismos gráficos. Nada es más grande ni innovador, sino que más simplista, sencillo, corto, pequeño y refrito. Eso sí, más bonito a la vista…

La trilogía, incluso más partes si se quiere, es algo que me gusta, pero en mi opinión hay que saber controlarlas, y en esta generación se ha ido de las manos. Héroes que puede que no existan nunca más, que hayan vivido solo en esta generación puede doler y hacerlos intrascendentes. Y os aseguro que ver revivir una franquicia después de tanto, llena de gozo. Preguntad qué sintieron los fans de Deus Ex cuando se anunció Human Revolution, seguro que le brillaron los ojos a más de uno. ¿Qué pasa si Shepard ya ha tenido su momento y nunca más vuelve a existir por abusar indiscriminadamente? Y sí, Kojima ha hecho Metal Gear hasta hartarse, pero ha sido siempre paciente y sin prisas, no todo tiene que medirse en una sola generación. Por eso Snake se ha inmortalizado, así como Mario y otros, porque evolucionan, porque sacan una entrega de completa satisfacción que no necesita apoyarse de su secuela. ¿Durarán mucho Shepard, Desmond y otros?

Estas trilogías rápidas ofrecieron mucho potencial en su salida, y hay que reconocer que aunque pudieran llevar algo de simplicidad, sí fueron innovadoras. Se marcaron los fallos y los mejoraron, ofrecieron una continuación que llenó las lagunas defectuosas, pero no se molestaron en ofrecer la creatividad ni la innovación, algo que choca directamente con lo mencionado al principio, la creatividad está en jaque y solo importa la inercia y empuje de las ventas. La falta de creatividad choca por todas partes, por más de un elemento y factores. ¿Por qué hacer juegos interesantes pero imperfectos y completarlos necesariamente por sus secuelas? ¿Realmente estamos preparados para la siguiente generación si en esta hay tantos peros? Los creativos ya se han alzado, curiosamente, los que son iconos de la vieja escuela y vivieron tiempos mejores. Pero los nuevos son el futuro, y su rumbo es más bien incierto. Como dice Itagaki, no se atreven a plantar cara, se rinden al producto que quiere orientar la empresa. ¿Es posible que el videojuego reciba su primer toque de atención serio?

Yo por mi parte, me alegro de la independencia de algunos creativos, de que alcen la voz, de que algunos tomen la decisión de abandonar su puesto y empezar de nuevo; aunque sean pocos, ya es algo. Quizá las grandes editoras que mueven todo el cotarro se forren de dinero porque no hay más opciones en las tiendas, y compramos lo que hay. Pero si siempre hay esperanza para que los grandes creadores se desintoxiquen de la frialdad empresarial y se vuelvan a dejar llevar por la pasión, las ideas y la creatividad, seguro que volverán a conducirlos a un nuevo estado de innovación, al avance y evolución real y natural del videojuego. Cambiar el curso molaría verlo. Y ver como las grandes compañías vuelven a hacer la pelota a los creativos para que trabajen para ellos, todavía más.

10 pensamientos en “[Opinión] Iconos y Trilogías

  1. Todo son ciclos, esto no es la primera vez que pasa, ni la ultima (como los Segadores D: xDDDD). Las sagas tienden a prostituirse cuando venden mucho, lo hemos visto con diez mil franquicias, algunas como las que nombras. Yo como rolero he visto como Grandia y Wild Arms murieron poco a poco, y esas cosas duelen mucho, pero siempre sale algo nuevo e interesante, siempre hay un nuevo jugador que hace algo que gusta (lo Indie en esta generación) y siempre lo habrá.

    Sobre los desarrolladores que se piran, es algo muy normal y muy simple. Cuando una compañía compra la tuya, tienes que acabar haciendo lo que ellos te manden, y eso va a ser una y otra secuela de tu juego puntero xD ¿Que pasa?, que llega el momento que o te dan cancha para hacer algo nuevo o te piras, te llevas a tus fieles y te montas algo propio para volver a la linea de salida de este circulo sin fin xD

    Pero siempre hay pequeñas esperanzas, de la mano de antiguos genios con nuevas libertades o de nuevas estrellas que empiezan una carrera de muchos años. Dudo mucho que pasemos hambre en este sector, juegos buenos va a haber siempre, el problema es que cada día sera mas la mierda que tendrán alrededor xD

    • Obviamente viene de hace muchos años este hecho. A Frederick Raynal le ocurrió antes de concluir Alone in the Dark 2, y ya tiene años (1993). No contentos, los que trabajaron con él le siguieron abandonando Infogrames y fundando Adeline Software. Lo jodido es que a veces no se sepa llevar la empresa porque esta se hundió dejando al menos toda una obra de arte como LBA.

      Lo que no es normal y destaca, es que sea el panorama casi total del videojuego actual esto que está ocurriendo. Por poner un ejemplo, es como si un 80% fuera lo que digo del refrito, y el 20% restante son destellos de creatividad. Antes era al revés, 20% de lamentaciones que pasaban desapercibidas frente a ese 80% de títulos que te llenaban de gozo y satisfacción. En el fondo nunca ha sido un ciclo tan prominente como ahora, o al menos yo no lo veo así como para decir “siempre ha sido así”. Siempre hemos sentido que el juego avanzaba a cosas mayores. Que ha ocurrido antes sí, pero se seguía hacia adelante. Ahora es un estancamiento lo suficiente preocupante como para que se estén haciendo escuchar los creativos, que desde los primeros triple A de esta generación no se ha despuntado nada de nada. ¿Hemos flipado más después del Gears o Mass Effect? ¿Nos han sorprendido más? Y hablamos de primeras partes. Sólo he visto una línea mantenida de experiencia. No ocurre con todos, pero sí es un panorama generalizado. Y no digo que no me haya divertido, pero es preocupante que esto esté yendo a más. Por eso es un alivio que algunos empiecen a moverse.

      Me parece bien que salga algo nuevo, bueno e interesante siempre. Es que Assassin’s Creed lo fue en su salida aunque destacáramos muchos puntos negativos. No me parece tan bien que se echen a perder los héroes por malos criterios y aprovechamiento de la situación desangrando a un personaje y su aventura . Que vale, es lo que hay, pero hay que hacerse escuchar, como los que no están contentos con el final de Mass Effect 3 y exigen una rectificación XDD. Y apoyo a los Indie por sus iniciativas, pero el videojuego tiene que ser representado por aquello por lo que compras la consola. Me encanta un indie si está bien, pero no me compro una plataforma por esos juegos, sino para que me acompañen.

  2. La verdad, eso de que las empresas controlasen a los desarolladores ocurrió en la primera compañía de todas: Atari, comprada por Warner Communications y cuyo creador acabó siendo literalmente echado de su propia creación. Y esto ha ido pasando desde entonces… pero en esta generación este hecho se ha multiplicado de forma preocupante, y todo porque los videojuegos se han comercializado lo suficiente como para que lo que hace mover este mundillo sea el dinero y no la calidad y creatividad de los desarolladores. Es triste pero cierto…

    • Exacto, como le digo a Arpi y él mismo dice, son cosas que han pasado antes. Pero nunca de forma tan exagerada como ahora. Que los triple A sean los que están padeciendo esto en vez de ser los más innovadores, es triste. Para mí el camino a seguir es Nintendo. Que repito, no nos llevamos nada bien, pero reconozco que no saca algo de sus mascotas si no es para innovar y evolucionar, y cuando creo que es imposible ir más allá de lo que han conseguido, van, lo hacen y lo consiguen.

      Tampoco quiero parecer un carcamal quejica. Los nuevos jugadores estarán contentos, incluso arcaicos jugadores como yo. Pero yo que siempre me he quejado tanto, me alegro de ver que los creativos opinan igual. Quizá es que estamos chapados a la vieja usanza, pero es que cuando eres un artista, que te quiten la libertad es lo peor que pueden hacerte. Aunque sea un circulo vicioso, me alegro de que algunos sigan siendo lo que eran.

      Si alguien creó un Modern Warfare de cosechas millonarias, y le siguieron un montón de fps. Quizá uno de estos cree algo que también coseche cifras millonarias, que impregne a los demás aunque sean a las sádicas distribuidoras, y se vayan sacando cosas más desmarcadas y variadas.

  3. Una vez conocí a un buen hombre que se ganaba la vida haciendo sillas de madera en un pequeño pueblo. Todas ellas las hacía a mano y con mucho esmero. Había hecho muchas a lo largo de su vida, pero podía recordarlas todas si se esforzaba un poco. Es más, podía saber que punto le costó más lijar o que clavo se resistía a entrar, pero al final quedaban todas perfectas. No falta decir que amaba su trabajo, le encantaba lo que hacía y le dedicaba el tiempo necesario a cada nueva silla hasta que se sentía por completo satisfecho con ella. Si veía la más mísera imperfección la pulía cuanto podía hasta dejarla suave al tacto.
    Vivía una vida sencilla, sí, pero no había hombre más feliz en todo el barrio. Todos los del pueblo iban a su tienda si necesitaban sillas, y acudían a él si tenían un problema con alguna de las que había fabricado. Él gustoso las reparaba y rehuía el dinero que le ofrecían por ello sus clientes, pues le pesaban los errores que había cometido con esas sillas al hacerlas.
    El pueblo creció y las ventas también, pronto era la ciudad que visitaban los pueblos de la periferia si querían sillas de calidad y hechos con un increíble mimo.
    Pero el pueblo ya era una ciudad, y llegó… IKEA.

    Creo que pilláis el punto. Sobra decir que no conozco ningún buen hombre.

    • Es una buena historia D: Y sí, esa es básicamente mi opinión al respecto. Ahora bien, estos son los que tienen “cojones” pero curiosamente son todos los que llevan aquí en el mundillo desde las dos dimensiones. Hasta Miyamoto está por jubilarse, aunque éste, suerte que tienen a un gran consejo de sabios en su compañía.
      Me preocupa más el futuro de los nuevos, sobre todo teniendo a Blezsinsky en cabeza, el que quiere “más de lo mismo” para la siguiente generación. Para mí, se disparan las alarmas XDD. Pero bueno, los de la old-school todavía están, así que de momento puede haber salvación para algunas propuestas y poder disfrutar.

  4. Interesante reflexión desde luego, la moda de las trilogías. Muy común últimamente entre las compañías que se “estancan” aunque esa no es la palabra, tampoco “acomodan” la verdad no se como definir su estrategia de marketing, “apostarlo casi todo al primer título y las dos partes siguientes se venden solas”…bueno, quizás resulta económicamente para ellos, no cabe duda, pero los jugadores debemos poner condiciones, y la primera creo que es que se mantenga el mismo nivel de calidad cada entrega.
    Más sangrante ha sido el trato a Mass effect, yo me enamoré de la primera parte, pero el bajonazo en cuanto a “lo que me encontré” en la primera entrega respecto las siguientes…ha sido un cambio gradual pero aun así se nota. Que será lo próximo, ¿un Mass effect 4 de fútbol?

    y eso cuando no estiran aun más la trilogía, como ocurre en Assasin Creed, el otro día me quede algo perplejo cuando anunciaron la tercera parte…¿3? si ya hay cinco por lo menos!!
    En fin, como bien apuntas, más vale que cambien el modelo de negocio (que tristeza pensar en este arte como negocio pero así están las cosas) o las próximas trilogías que vendrán las va a seguir quien yo me se…

    Un saludo Sone!

    • Apoyo las trilogías totalmente, pero creo que deberían darse su tiempo entre una parte y otra para limar esperezas de todo lo que pudiera fallar en la primera parte, y además dar un salto significativo. Mientras, una nueva IP. Vale, las compañías saldrán con que esto son costes. pero lo que no entiendo es como hay compañías que viven de un solo juego en toda la generación (Last Guardian o Gran Turismo, por ejemplo) que venderán tanto o incluso menos que la primera parte de uno de estos AAA a los que les han dedicado trilogías.

      Yo creo que el primer Assassin’s, así como el primer Gears eran atractivos, innovadores a su manera, pero con muchos detalles de reproche. Hay otras trilogías de antaño que, bien estudiadas y planteadas, aunque su secuela fuera mucho mejor, esa obra se hacía un juego único aunque fuera inferior, y ahí mitificábamos la obra (Resident Evil o Metal Gear Solid por ejemplo). Cuando estas nuevas trilogías se tienen que apoyar de toda su compilación para valorar la saga, cuando la última entrega es el juego redondo, es que algo falla. ¿Seríamos capaces de jugar a la primera parte cuando la tercera es lo mismo exactamente o casi, pero mucho mejor? Solo se han preocupado de no tropezar con la misma piedra, solventar las quejas y fallos, pero no aportan un salto evolutivo. Es el mismo juego en esencia. Y tampoco creo que deban salirse de contexto, Mario 64 y Mario Galaxy son virtualmente lo mismo, pero la experiencia es distinta y fresca en cada uno.

      A veces también el tema argumental puede influir en esto si está preparado como tal. No es como Matrix, que te deja una puerta abierta, que desde luego no hacían falta una segunda y tercera película, todo podía haber terminado ahí perfectamente y todos tan contentos. Pero visto el éxito, “vamos a exprimir más, nos la inventamos, quizá llevamos 10 años pensando en hacer Matrix, pero para las otras dos, hemos pensado durante dos años”. ¿Resultado? Pasen y vean.

  5. “Quizá las grandes editoras que mueven todo el cotarro se forren de dinero porque no hay más opciones en las tiendas, y compramos lo que hay.”

    En las tiendas físicas no, pero hay muchos juegos indie que se pueden comprar online que bien merecen la pena. Siempre hay alternativas.🙂

    La explicación del auge de las trilogías en esta generación es muy sencilla: dinero. No ya porque el primer juego venda mucho y se intente explotar la gallina de los huevos de oro a base de “secuelizar” el producto, sino porque el propio motor del juego cuesta un pastón y hay que rentabilizarlo. Y qué mejor forma que con secuelas del exitazo de turno.

    La sobredosis de FPS no la he vivido en carne propia (alguna ventaja tiene que tener ser usuario de Wii XD), pero a veces me pregunto si no es algo “psicológico”, más que real. Me refiero a que se haya sobredimensionado ese concepto y que, si bien es cierto que abundan los FPS, a veces tengamos la sensación de que son lo único que hay porque es de lo que más se habla. Mientras que de los RPG, juegos de acción, aventura y demás géneros, pues se habla menos. O dicho de otra forma, igual que Wii sólo tiene juegos casual, las otras consolas solo tienen shooters. ¿Realidad o exageración que hemos aprendido a tomar por hecho constatado?

  6. Sone, es un artículo tan completo y bien redactado que hasta cuesta responder sin hacer el ridículo.
    Esto es un problema de largo y que viene de diversos factores como los altos costes de desarrollo que conllevan cada salto generacional y que los hardcore gamers solo quieren lo último en tecnología, lo que implica que las distribuidoras van sobre seguro y cortan las alas a los creativos, por lo que al final acabamos teniendo juegos clónicos y sin alma, productos pre-fabricados con el único fin de vender en masa y hacer dinero rápidamente.
    Es algo que aún está por ver, pero yo creo que el estancamiento y el declive japonés de esta generación es lo que nos espera en la próxima pero en una escala global, por lo que la cosa todavía irá a peor, mucho peor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s