[Análisis] Singularity

Un mundo de posibilidades sin fin, sin duda esto es lo que tiene que pensar cualquier guionista a la hora de meterse de lleno en la temática de las líneas temporales. Partir de un punto en concreto, crear varios universos alternativos a raíz de una simple elección, a mí personalmente es algo que me fascina y maravilla, siempre que esté bien hecho. Singularity es un juego que pone los huevos sobre la mesa y apuesta fuerte con las cartas que lleva, y realmente de haberse llamado Call of Duty Singularity, igual ahora estaríamos ante un juego aclamado por las masas…

Singularity comienza en 2010, somos parte de un comando que es enviado a la isla Katorga-12 para investigar unos picos de radiación inusuales. Katorga-12 tiene sus inicios en plena guerra fría, la Unión Soviética descubre un nuevo elemento, el E-99, al ver sus propiedades no dudan lo mas mínimo en invertir cantidades astronómicas para explotar todas sus cualidades. No sabemos qué paso, pero la isla fue abandonada y tras casi medio siglo somos los primeros en pisar el amplio complejo de la antigua maquinaria comunista.

Nuestro protagonista parece que nunca ha visto ninguna obra que toque el tema, ya que se nos dice reiteradas veces que si alguna vez viajamos al pasado, cambiar lo mas mínimo puede traer repercusiones catastróficas. ¿Qué es lo que hace nuestro personaje cuando una extraña onda nos manda unos momentos al pasado?, salvar a una persona en un incendio y comenzar nuestro particular infierno por arreglar el desastre que acabamos de provocar al cambiar nuestra línea temporal…

¿Una forma rápida de definir Singularity?, un Bioshock centrado más en la acción, ni más ni menos. Que el juego tenga semejanzas con la aventura vivida en Rapture ni mucho menos es algo negativo, pero sí que nos veremos envueltos en un entorno ya conocido de haber jugado a dicho juego. Las mecánicas de juego son parecidas, contamos con una barra de salud a la antigua usanza, nada de regeneración de vida, volvemos a los botiquines y se agradece, aunque no es algo que vayamos a notar en demasía ya que los hay hasta debajo de las piedras, literalmente. El homónimo de los plásmidos en Singularity se llama DMT, el DMT es un aparato que utiliza el E-99 de múltiples formas.

Envejecer a un enemigo hasta convertirlo en cenizas, recuperar la vieja gloria de un objeto destrozado e incluso abrir portales para retroceder o avanzar cincuenta años en el lugar, todo esto y más será posible con nuestro DMT. El DMT consume energía y a diferencia de la vida si que se irá regenerando lentamente, aunque tenemos objetos para recuperar una gran cantidad en momentos necesarios. Tampoco creáis que dispondremos de todas las habilidades en un principio, a medida que avancemos por la aventura llegaremos a estaciones donde mejorar nuestro singular guante y hacer cosas que hasta entonces creíamos imposibles.

Como buen shooter el juego tiene un arsenal bastante interesante, no vamos a encontrar armas raras e inusuales, nos veremos con el mismo arsenal que cualquier juego del genero pueda disponer, la diferencia son los pequeños detalles y utilidades del E-99 en cada una de ellas. Un rifle de francotirador con el que ralentizar unos instantes el tiempo, un lanzagranadas que al disparar podemos manejar el proyectil por el suelo y detonarlo cuando queramos o balas explosivas que manejaremos una a una hasta que impacten, pequeños detalles, pero que sientan muy bien.

Además de todo nuestro arsenal y habilidades, podemos mejorar cada parámetro de nuestro personaje recogiendo E-99 puro. A lo largo de todo el juego conseguiremos contenedores de este elemento, algunos a simple vista y otros muy escondidos. En determinadas zonas encontraremos unas terminales donde mejorar a nuestro personaje, mejor defensa, capacidad para llevar más botiquines, una multitud de habilidades, pero claro todas con un coste que nos hará plantearnos que queremos mejorar o mejor dicho, que “debemos” mejorar para sobrevivir en la isla.

Por ahora todo suena muy bien, pero lamentablemente uno de los errores más grandes en Singularity, para mí, sin duda es que el juego sea completamente lineal. Y es que tener una isla completamente abandonada, la posibilidad de hacer viajes en el tiempo, y que en vez de aprovechar esa infinidad de situaciones nos pongan un juego de “tirar para adelante”, yo personalmente no lo entiendo. El juego está muy bien, tiene múltiples situaciones y localizaciones muy interesantes, pero se le saca poca chicha al motor principal que mueve todo en Katorga-12. Si se hubiera hecho un mapa abierto habría sido infinitamente mejor, que el juego así es bueno, si, pero el margen de mejora es inmenso.

Gráficamente estamos ante un juego que artísticamente impresiona, pero que si nos paramos un segundo a admirar más profundamente los escenarios, descubriremos que petardea. Los escenarios están muy chulos, por un lado tenemos toda la Katorga-12 abandonada, destrozada por el pasar de los años, tonalidades oscuras, enemigos mutados a más no poder, y en general un aire que te impone cierta presión (que rápidamente se va, vaciando un cargador xD). En cambio al viajar al pasado veremos el apogeo de la isla, sabor a nuevo en cada esquina, soldados perfectamente uniformados y la ilusión de toda una nación pensando en equilibrar la balanza a favor de su país.

Los enemigos sufren el típico recurso de usar un modelo para todos los primos, hermanos y congéneres del primero que veamos, y por ello veremos menos de una decena de modelos en todo el juego. Eso sí, cada uno de ellos más interesante que el anterior, arañas que explotan, mutantes que van cambiando de realidades y una caterva de jefes finales a cada cual más impresionante. El problema está en que aunque a primer vistazo todo parece magnífico, si nos quedamos mirando detenidamente los mapas, en algunas ocasiones podemos llegar a quedarnos anonadados del poco detalle, pero el juego sabe muy bien esconder esto al tenerte continuamente en movimiento.

El apartado sonoro cumple sin problemas, en primer lugar como siempre hay que alabar que venga completamente localizado. Un doblaje magnifico, voces muy buenas y con ese acento ruso tan exagerado al que estamos ya acostumbrados. Hay pocos personajes “reales”, pero entre flashbacks y cintas de audio el juego cuenta con mucha “vida” que aporta mucho (y más cuando flashback y realidad se mezclan). La banda sonora es buena, especialmente buena en esos escasos momentos de tensión en los que hay que huir sin mirar atrás, como mínimo durante toda la aventura cumplirá a unos niveles básicos.

¿Recomendarlo?, si, sin dudar. Singularity es un juego que entra por los ojos, una ambientación riquísima, un estilo de juego que no es nuevo pero que se maneja con mucha soltura, y en general una sensación de querer más y más. A dia de hoy hacerse con él es tremendamente fácil y barato, así que si tenéis ganas de algo “diferente” quizás esta sea vuestra opción más sensata. Y recordad, si viajáis en el tiempo, chivadle a mi yo del pasado algún premio gordo de la lotería, camaradas.

3 pensamientos en “[Análisis] Singularity

  1. Siempre me pareció un buen juego. No sobresaliente quizá, ni la obra del siglo, pero sin duda un juego que divierte y tiene unas mecánicas un tanto “curiosas”. Y digo curiosas porque no son innovadoras, Singularity parece más bien el resultado de meter en la batidora a otros grandes del género del shooter. Y sin embargo lo hace especialmente bien, siendo el resultado un producto la mar de sólido.
    Independientemente de que a Arpiman le gusten más los mapas más “sandbox” o no, pienso que Singularity ha tirado más por la vía que les ha parecido segura :_D En ningún momento te enmascara lo que es en realidad, ni te promete libertad de decisiones. Y yo por lo menos cuando lo jugué no las heché en falta. Estaba entretenido matando rusos clónicos y jefes finales espectaculares xD

  2. Creo que el juego apareció en el peor de los momentos, cuando más se hablaba de saturación de fps, que todavía lo hay, pero es cuestión de elegir el momento. Un poco más tarde, un poco antes y quizá se le ve de otra manera.

    La verdad es que hay cosas en las que si dudas por lo que ves, es mejor probar uno mismo y no hacer caso a la mayoría. Anda que no me hubiera perdido yo cosas de interés si no hubiese seguido mi instinto y pasar de la opinión de las masas. Que quizá razón no les falta a la hora de valorar, pero eso no significa que para ti mismo no sea algo muy especial que realmente te guste, porque está hecho acorde a tu gusto. Agradezco haber comprado en su día juegos como Second Sight o Red Faction Guerrilla. Juegos que pasarías por alto por las notas y críticas generalizadas. Tengo que probar este a ver si me pasa lo mismo.

    ¿Esto de viajar por el tiempo, es por exigencia de guión o puedes hacerlo cuando te da la gana?
    ¿Mola el argumento?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s