[Análisis] Vanquish

Hace años, cuando el panorama del videojuego no era tan… complicado, solíamos fijarnos en las casas que desarrollaban los juegos. Cuando veíamos impresos en las cajas de los cartuchos a Capcom, Konami, EA, Sega, Nintendo, Acclaim, etc., solían ser sinónimo de calidad asegurada y garantía de diversión. Con el paso de los años, acumulando títulos en los haberes de cada compañía, fueron cobrando fuerza los nombres de las personas que había detrás de cada proyecto y se les consideraba los autores de cada obra. Son muchos los nombres que laurean el videojuego y que se han ganado ese lugar tan distinguido al marcar ciertos momentos de esta industria: Miyamoto, Carmack, Suda, Raynal, Ancel, Kamiya, Kojima, Ueda, Yamauchi, Molyneux, Sakaguchi, Bleszinsky, Kamiya… Y en el juego que hoy comentamos, Shinji Mikami no iba a ser menos siendo responsable de grandes juegos que han dado mucho de qué hablar y recordar, marcando todo un recorrido de referencia.

Quien sabe porque las cosas han pasado a ser así, que una persona anteponga su nombre al de la casa que lo desarrolla con todo el personal y equipo que hay detrás. Quizá hayan sido esos juegos que han fracasado, que han costado pérdidas millonarias a las empresas, a veces decepciones justificadas y, en otros casos, reveses que no encuentran respuesta cuando la crítica es favorable pero las ventas no acompañan. Es posible que esas marcas se vieran mermadas y ese seguro de diversión quedara en entredicho, siendo esencial que en primera línea saliera un representante más humano, que demostrara que había sido alguien de éxito cuando otros juegos habían sido responsabilidad suya.

Shinji Mikami es un caso raro, y no el único precisamente, pero sí destacado. O tal vez fueran las situaciones que vivió Capcom cuando él formaba parte de sus filas junto a otras celebridades que padecieron el mismo problema, siendo tal vez la propia compañía la que se convierte en un caso extraño cada cierto tiempo. Capcom siempre me ha parecido una compañía muy tradicional, ambiciosa y sencilla a la hora de ofrecer cada juego, una filosofía muy marcada desde sus inicios y que se mantiene inamovible. No están faltos de calidad, ni mucho menos, con todo esto no quiero decir nada negativo, sino señalar la identidad que les ha dado tanas alegrías, éxitos y fracasos. Y así es como los definiría, porque en toda obra suya veo un arcade más o menos camuflado por un manto que depende del género por el que esté formado, a veces más destacado, a veces menos, pero no dejo de ver síntomas arcades. Ofrecen algo sencillo, muy directo y divertido, y por encima de todo destreza en los mandos. Quien me diga que los juegos de Capcom son profundos y de mecanismos jugables complejos, es que no hablamos el mismo idioma dentro de este mundillo.

Lo cierto es que aunque Mikami ya no forme parte de Capcom, para mí es una clara imagen de la filosofía de la compañía nipona. Podría decirse que él, junto a otros que estuvieron allí, marcó la trayectoria e identidad de la compañía durante un largo período. Nunca sabes si Mikami ha sido Capcom, o Capcom ha forjado y adiestrado a Mikami tal y como es, no se sabe donde empieza uno y donde acaba otro. Si hacemos memoria, después del fracaso de las exclusivas de Nintendo llamados Capcom 5, Capcom apostó por Clover Studios, su pequeña empresa satélite que reuniría a las celebridades integrantes de la compañía para desarrollar juegos muy especiales y entusiastas, de ahí salió el famoso Okami protagonizado por Amaterasu. Sin embargo, las pérdidas económicas de Capcom obligaron a estructurar la empresa y Clover Studios quedó en un sueño al ser desmantelada.

Los ex integrantes de aquella empresa decidieron abandonar Capcom y proseguir el sueño de clover Stuidos, y entre Inaba, mikami y Kamiya, con la confianza de Sega, fundaron la compañía que conocemos actualmente como Platinum Games. Entre todos ellos, sumaban gran experiencia con trabajos como Resident Evil, God Hand, Viewtiful Joe, Dino Crisis, Devil May Cry… Gran parte de la grandeza de Capcom en otro lugar. Y me imagino a estos tíos teniendo que despegar desde cero en su nueva contienda por salir adelante. El renombre ya lo tienen por sí solos, pero llevar la empresa y darla a conocer supone un esfuerzo mayor. Qué mejor manera que ofrecer su especialidad, cosas que ya han demostrado antes y que podrían equipararse a lo que ya hemos visto de ellos, aunque quizá no con la misma grandeza: Bayonetta, Vanquish, Mad World y a la espera de Anarchy Reigns y Metal Gear Rising. Premisas y perfiles que ya conocemos de ellos, que no varían, pero dándoles algunos matices que no conocíamos. Platinum Games se convierte en una Capcom 2.0, y un reflejo de Clover Studios que no esperábamos, más discreta, pero ninguno de estos títulos desentonaría en la gran compañía nipona, la misma visión de algo simple, bien construido y que divierte.

Es cierto, de momento estamos a la espera de que ofrezcan algo tan legendario como Resident Evil, pero quiero imaginar que de momento están marcando un camino y consolidando la empresa, eso espero. De momento tenemos esos juegos en los que se encuentra el juego que analizamos hoy, Vanquish. Se podrían hacer muchas comparaciones de Vanquish con otros juegos: el propio Resident Evil 4 desarrollado por Mikami dejando huella con su apuntado desde el hombro, o el sistema de cobertura de Gears of War. Pero Vanquish marca la diferencia con el ritmo, frenetismo y puro arcade, incluso para mí podría pasar por una máquina recreativa. Una premisa de sencillez como la aprendida durante tantos años en Capcom: concepto fácil, bien hecho, bien construido y divertido. No todo tiene que ser de excesiva profundidad realizando mil y una acciones, largos viajes o argumentos enrevesados que podrían pasar escritos en las páginas de una novela. La simpleza, bien hecha, si se ofrece como se debe, tiene cabida.

Choca que algo tan superficial salga de la mente de Mikami, pero ofrece lo que quiere ofrecer; no es un survival horror, no es un shooter al uso, no es una ventura, es simple y llanamente un juego arcade, y como juego arcade, aunque usa mecanismos y recursos que conocemos, ofrece un juego de sobrada calidad dentro de ese marco, y esos mecanismos funcionan a la perfección dentro de esa premisa ensalzando sus virtudes y le da una vuelta de tuerca a ese género en concreto. Vanquish es puro arcade ni más ni menos, y es lo que tenemos que aceptar en un principio, pues no es precisamente el género que domine la actualidad. Pero por poneros un ejemplo, el Zone of the Enders de Kojima, tan querido por los que lo conocen (también por un servidor), ofrece una simplicidad y unos matices arcade que no se alejan demasiado a los de Vanquish, lo que más les diferencia, es una cuestión de ritmo, y cualquier arcade, sea de la época que sea, se disfruta.

Nosotros encarnaremos a Sam Guideon, un agente de una organización de defensa de los Estados Unidos llamado Darpa, que viste con un traje especial de combate (ARS) con una amplia gama de funciones, o al menos es lo que quieren hacernos creer, tampoco es que tengamos numerosas habilidades. Nos situaremos en un futuro próximo, en un trasfondo de delicada situación social y política, aunque no se nos cuenta casi nada dentro del juego, esta información se narra aparte, en el manual. La superpoblación y la precariedad de recursos, obligó a los Estados Unidos a crear una colonia espacial satélite que canalizara la energía solar hasta la Tierra. Mientras, en Rusia se alza un movimiento ultranacionalista que derroca al gobierno actual, y esta fuerza toma el control del satélite americano usándolo como arma de destrucción masiva matando a miles de personas en San Francisco, exigiendo la rendición incondicional de los americanos o en unas horas harían lo mismo con Nueva York. Los pobres rusos deben estar cansados de ser los malos, pero detrás de todo se esconden varios giros que iremos viendo a medida que avancemos.

Sam será el hombre en punta que Darpa enviará para poner a prueba el traje ARS frente a toda la tecnología rusa, que se unirá al ejército comandado por un veterano de guerra llamado Burns y abordarán la estación espacial conquistada por los rusos y su líder. Además de una gran dureza, el traje de Sam permite al personaje desplazarse a alta velocidad deslizándose por el suelo gracias al uso de propulsores acoplados en brazos y piernas, y un sistema experimental llamado Blede capaz de escanear cualquier arma y reproducirla. No significa que vayamos a tener disponible cualquier arma que encontremos, sólo podremos llevar tres, junto a granadas, que seleccionaremos con la cruceta del mando. Todo lo demás, es el pretexto para que Sam se saque las armas literalmente de debajo de la manga. Nos quedaría mencionar el sistema AR que estimulará el cerebro de Sam hasta el límite, el cual hará que, para nosotros, todo lo que nos rodea se mueva a cámara lenta. Toda esta parafernalia quedará limitada por un estricto sistema de energía que se regenerará al cabo de unos segundos.

Vanquish se mueve bajo una acción bastante hardcore gracias a su veloz ritmo, un frenetismo que se disfruta a más niveles si ajustamos una dificultad mínimamente desafiante. Un buen arcade, y en el caso de Vanquish, se goza poniendo a prueba nuestra destreza en el mando, a reaccionar ágilmente y saboreando la dulzura de nuestra habilidad barriendo de un plumazo a hordas enemigas, esquivando disparos, misiles y ataques en el último momento; a desplazarnos de una punta a otra atravesando el campo de batalla a toda velocidad, buscando un punto de flanqueo o una estrategia para ganarle la espalda a un enemigo pesado, a realizar ataques cuerpo a cuerpo en momentos desesperados, y siempre nos quedará cubrirnos tras un parapeto para enzarzarnos en densos tiroteos.

Para realizar todas estas acciones, todo se ha adaptado de forma bastante intuitiva, combinar la puntería mientras nos desplazamos a alta velocidad y disparamos a enemigos no supone ninguna incomodidad, así como activar el sistema AR para ralentizar nuestro entorno. No nos llevará mucho tiempo manejar con soltura las habilidades que proporciona el traje de Sam y servirán bien para salir airosos de cualquier situación. Como en todo arcade, sólo requiere un proceso de adaptación con el que iremos respondiendo cada vez mejor y que hará que disfrutemos plenamente de la acción del juego. Lástima que el traje no goce de un sistema de mejoras y adquisición de nuevas habilidades, sólo podremos ir mejorando el arsenal que encontremos.

Todo se reduce a eso, a matar con velocidad y de forma grácil. Y aunque el juego nunca se sale de ese concepto, nos ofrece algún que otro momento de impacto, como salir de un puente que se derrumba, defender una zona mientras nos rodean, proporcionar cobertura a los aliados, o volvernos francotiradores por un rato para realizar una silenciosa infiltración. Se intenta dar algo de variedad, pero nada sale de esa premisa de un arcade de lo más burro con su destacado tempo de alta velocidad. Ni siquiera los enemigos, que no cuentan con un amplio bestiario pero sí cierta variedad, cambiarán las cosas ni las moverán de su lugar.

El apartado gráfico es sorprendente, aunque nos hallamos siempre en el mismo lugar, en esa estación espacial que emula una ciudad de forma cilíndrica, en cada nivel hay distintos decorados, que evitarán la pesadez de tanto blanco estéril. El modelado de los personajes es sobresaliente, nítidas texturas y todo lujo de detalles. Luces, explosiones, efectos y partículas lucirán con un detalle altísimo, regalándonos un estado visual de puro espectáculo. Una solidez aplastante, moviéndose todo a ese ritmo y con zonas bastante amplias, y en ningún momento sufriremos una ralentización. Salvo algún bug algo discreto, como por ejemplo enemigos que se quedan rezagados sin hacer nada, o una zona que “no se pone en marcha” donde deberían aparecer enemigos a batir y poder continuar, obligándonos a reiniciar la partida hasta el último punto de control, el juego luce un apartado técnico  sensacional. El diseño artístico no se queda atrás y disfrutaremos de todos los paisajes por los que pasemos.

El apartado sonoro es cumplidor, sorprendente por un lado y por otro desapercibido. Todos los efectos, sonidos de armas y estruendosas explosiones son sorprendentes y taparán el resto. La música es un repertorio Techno que queda algo tapado por lo demás, por esos efectos, está ahí para ambientar un poco las cosas, acorde con la temática. Un juego que podemos disfrutar totalmente en castellano, con opciones de cambiar el idioma. Aunque no está mal el doblaje a nuestro idioma, siendo Burns el más destacado, lo cierto es que la calidad de voces en la VO inglesa (y digo VO, porque la vocalización en las animaciones de los personajes está adaptada a ese idioma) es muy superior a la nuestra, mucha mejor interpretación y mejores timbres en el uso de voces. Eso sí, Sam no va a ser el último gran héroe que vaya a recordarse en el videojuego, es bastante plano, y le recordaremos más por ser un fumador compulsivo.

Los puntos en contra de Vanquish quedan reflejados en su corta campaña que dura entre 4 y 5 horas, siempre pudiendo superarla con niveles de dificultad más altos, que como buen arcade también nos ofrece un sistema de puntuación con los que batir records, o superar los desafíos que vayamos desbloqueando. No dispone de un modo cooperativo ni multijugador ya que el traje de Sam, al parecer, es demasiado exclusivo dentro del argumento, no hay lugar para un segundo personaje que cargue con la misma indumentaria. No voy a ser yo quien diga que debemos exigir lo máximo posible en un videojuego, porque yo mismo lo hago, pero sigue siendo un arcade, e incluso los arcades disponen de un segundo jugador, y lo que ofrece este juego podría haber sido muy divertido con varios jugadores a la vez, una lástima.

Por último, podríamos destacar el detalle que ha tenido Mikami al querer rendir homenaje a otras celebridades del videojuego y que le da cierto humor aparte y desenfado a la obra. Por ejemplo, en el anuncio del juego, el propio jugador ya se encargó de comprar el traje de Sam con el del Jefe Maestro por su estética, aunque yo los veo bastante diferentes quizá sí que guardan ciertas formas. Por otra parte, le hará un guiño a Kojima cuando veamos nombrado a un pelotón del ejército que se hace llamar Gray Fox, o un logro que, al desbloquearlo, se llamará “Fisher es el otro Sam”, dándole un pequeño tributo a Splinter Cell.

Vanquish no es la gran obra de Mikami ni muchos menos, pero tampoco es la gran decepción que algunos quieren hacernos ver. Yo creo que hay un grave error de interpretación o de expectativas tan acostumbrados como nos tiene el Resident Evil y otras obras que él creó, los cuales parecen ofrecer algo más profundo. Es un juego que ofrece lo que se propone, es intenso, frenético, adictivo y, por encima de todo, divertido, y que se adentra en el género arcade como nunca antes. Es cierto que en otros géneros hemos visto los conceptos que ofrece Vanquish, pero nunca hemos visto precisamente esto llevado a un juego arcade, y como arcade, esta obra es excelente. Bien hecho, jugablemente idílico, y sus apartados son más que sólidos. Hay que rendirse a la evidencia de que este juego es excelente, porque es uno de los mejores arcades que jamás han existido. Tiene una corta duración desde luego, pero su concepto hace que pueda ser rejugado una y otra vez, y eso en otras obras que algunos quieren ver como “superiores” abandonan la campaña tras superar el juego y se dedican al multijugador. ¿De verdad estos ofrecen mucho más? Tal vez lo hagan por un lado, pero no por el otro; Vanquish se ocupa de llenar ese otro lado del que no todos salen agraciados, la campaña. Un juego difícil de apreciar, quizá fuera de lugar en la actualidad siendo un arcade, que cuesta desembolsar lo que vale (no ahora que será mucho más barato), pero dentro de lo que ofrece, es excelente.

12 pensamientos en “[Análisis] Vanquish

  1. Recuerdo que cuando me bajé la demo las sensaciones que tuve fueron ciertamente encontradas. Por una parte me recordaba enormemente a juegos tipo golden axe, y de hecho, yo creo que si nos atenemos a ciertas estructuras muy básicas, es eso lo que busca ser el juego. Tenía su parte divertida, pero a mí personalmente se me hacía demasiado frenético y terminé aburriéndome. Una delicia para los amantes del arcade, yo creo que además el hecho de que sea cortito redunda en su beneficio.

    Me ha gustado mucho la introducción de la entrada por cierto. Un saludo!

    • Supongo que ese es el problema que le ven muchos, la gran mayoría no están para apoquinar 60 eurazos por “simpleza”. A veces es la época en la que naces, que te gusta lo retro, y uno sabe apreciar las bondades de la simpleza, siempre y cuando estén bien hechas claro.

      El problema principal, son las comparaciones que se le quieren dar con otros títulos, y yo creo que se desmarca si sabes lo que es el arcade. La duración para mí, en este caso, es muy acertada, no soportaría un arcade eterno, se me haría infumable y cansino. necesito terminar, adaptarme, volver a empezar, y con un nivel de dificulta mayor a ver qué soy capaz de hacer. El arcade está para batir records, y bienvenido es el sistema de puntuación, además de desbloquear y cumplir los desafíos que te proponen

      Se agradece, la introducción era lo que tenía mejor pensado, pero es de los peores análisis que he escrito, es horrible, me estaban enseñando lo de hacer vídeos y se me pasó por alto escribir con tiempo, tuve que hacerlo a toda prisa XDD. A ver si encuentro un momento y lo retoco.

  2. Yo probé la demo y la verdad: la mira, el apuntado, el gore, las ejecuciones, la cámara y las coberturas; todas me parecieron muy muy similares al gears of wars… DEMASIADO. Lo único que me gusto fue lo de la cámara lenta cuando tienes poca vida (aunque puedes usarla a voluntad también) y ese deslizamiento rápido que se hacia con el L2 (creo xD). No me convenció mucho y por supuesto no lo compre.

    • No tiene nada que ver con el GoW, es muchísimo más frenético y para mi gusto más espectacular y divertido. Y es que ver como se estrella la nave nodriza de kilometros de longitud por encima tuyo mientras tu estas repartiendo en los primeros 5 minutos del juego es alucinante. Nada de video, o escena con motor in-game, todo eso mientras juegas.

      Si bien el GoW gana mucho con el multiplayer lo que es la historia y jugablemente es más divertido este Vanquish.

      La principal diferencia es, aparte de la rapidez que requiere el Vanquish, el diseño de los niveles. Desde niveles en vertical, inclinados con varios pisos, incluso hay veces que te atacan desde arriba. Eso añade mucha profundidad y variedad y no se hace pasillero. Para mi uno de los mejores shooters de esta generación.

    • Concuerdo con Robertbond en este caso. El ángulo de la cámara y la cobertura son el pretexto con el que muchos quieren comparar Vanquish con Gears of War. El segundo está muy consolidado, es una trilogía que ha ido a más en cada parte, y quizá por ese universo y diseño tiene un carisma superior.

      Vanquish es a primera vista un diseño muy japonés, no nos engañemos, y ni Mikami ni Platinum Games son maestros a la hora de relatar historias. Incluso Resident Evil, si te paras a pensar, es muy sencillito. Las diferencias son una cuestión de ritmo, Gears of War está construido a la perfección en sus esquemas jugables, pero de ahí es bastante simple: corre, cúbrete y dispara, nada más, y alabo que con tan poca cosa sean capaces de hacerlo tan genuino. Aunque no soy precisamente el que ve a esta saga como la panacea de esta generación. Vanquish, por otro lado, te da muchos matices, no te limitas a cubrirte tras un parapeto, eso es una de las tantas posibilidades, también te mueves, y con un ritmo vertiginoso, ralentizas el tiempo, esquivas en el último momento… es arcade.

      Cuesta muchas veces catalogar los géneros, GoW es un shooter de acción, pero Vanquish, aunque posea mecanismos similares, es un arcade, hay diferencias. Como el survival horror, por ejemplo, es un subgénero de las aventuras de acción. Como el hack n slash, que algunos pasan por ser subgéneros del arcade por las similitudes de sus características.

      Pero bueno… eso es cuestión de gustos y de como percibe cada uno las sensaciones de cada juego.

  3. Éste es uno de ésos juegos que le tengo muchísimas ganas pero que por varias razones (como por ejemplo apenas tocar consolas de sobremesa, a veces me da por ahí xD), nunca me animo. Por lo que dices mi intuición no fallaba, un día de éstos me acerco a comprarlo.

    • D: ¿apenas tocar consolas de sobremesa? ¿Y que haces sin los GRAFIKASOS? T T Me decepcionas XDD.

      La sensaciones que expresas las comparto, es hasta ahora que me he hecho con el juego, pero hasta entonces estaba igual. Tenía mis dudas por las críticas. Los medios en general lo dejan como una obra notable, algunos le pusieron excelente cuando han valorado que es un arcade y, como tal, era magnífico. Pero los jugadores, muchos decían otra cosa, sobre todo por quererlo comparar con el GoW sólo porque usa una cámara similar y la cobertura. Y Rapsodos también lo había jugado y tampoco me dijo nada bueno, pero él es bastante exigente XDD

  4. Tipico juego que he ido dejando para comprar en otra ocasion,pero que me despierta interes. Parece que aunque no sea muy largo, es frenetico y espectacular,asique ahora que esta mas o menos a buen precio es posible que me haga con el

    • Creo que es lo que le pasa a una gran mayoría, incluso a mí XDD. Es de los que dices “ya caerá” pero caerá seguro😄. Un arcade largo, a no ser que lo combines con otro tipo de géneros o le des una variedad superlativa, para mí no tiene lugar. Es volver a empezar con un nivel más difícil cuando crees que lo tienes dominado, e intentar batir tu puntuación y la del mundo. Esto con algo muy largo, no te animarías a hacerlo, apenas hay margen de mejora si no tienes tiempo de echar partidas y el juego dura sus horas largas.

      Un tiempo asequible, y puedes ir practicando y echando pequeñas partidas, mejoras seguro y, si te gusta competir, el arcade es lo mejor.

  5. Es un juego que algún día me gustaría jugar, en su día casi me lo pillo de salida, pero lo vas dejando de lado, de lado, hasta con ofertazas que ha tenido el juego (creo que en una te lo pillaste tu xD). Realmente no entiendo que no tenga ni multijugador ni cooperativo, es clavarte un puñal tu mismo, pero bueno, ellos sabrán xD

    A día de hoy es fácil encontrarlo baratisimo, en el próximo parón de videojuegos igual me hago con el D:

    • Lo mismo me ha pasado, y si lo he pillado ahora es por oferta “ahora o nunca”. Hombre tiempo te dará de jugar, porque es corto y se deja darle las partidas que te den la gana. Un buen arcade. Es de esos que si no sabes que hacer, seguro que es de las primeras opciones para matar un rato más o menos corto, o más o menos largo. Batir puntuación personal y la del mundo ascendiendo por el ranking si hace falta.

      Concuerdo con lo de cooperativo, y no hay excusa, los buenos arcades siempre traen la opción de un segundo jugador😄

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s