[Análisis] Assassin’s Creed Revelations

El fin de un ciclo, una era que se acaba, un cierre para las aventuras de Ezio Auditore, pero ni mucho menos para la franquicia. Revelations viene a mostrarnos la etapa final de las aventuras de Ezio, una búsqueda de conocimiento, de seguir los pasos de Altair y saber realmente que fue de un hombre tan grande para la historia de los Asesinos. También estamos ante una vuelta a los orígenes, volvemos a Masyaf, lugar en el que la orden estaba establecida en la primera entrega y donde cinco llaves guardan un gran secreto, la biblioteca de Altair

Todo girara en torno a estas cinco llaves, a obtenerlas y a descubrir sus secretos, y de paso desmantelaremos una de tantas tramas de los templarios. No vamos a engañaros diciendo que el juego trae cientos de novedades, que es un nuevo amanecer para la saga, ni mucho menos, como viene siendo por desgracia marca ya de la casa, estamos ante más de lo mismo, con un par de mejoras muy leves.

Constantinopla es el nuevo escenario de la saga, en ella Ezio es un extraño de tierras lejanas aunque contara con la ayuda del gremio de asesinos en la ciudad, que nos tratara como mentor de la orden con todos los beneficios que eso conlleva. Pronto veremos el par de mejoras que trae esta saga, un gancho para escalar por lugares que antes no eran accesibles y bombas de todo tipo, para distraer, para escapar e incluso para matar. Aunque el comienzo parece atractivo, estamos en la que es quizás la entrega más floja de toda la saga con diferencia.

Una suma de todo lo ya visto, podemos financiarnos la partida comprando negocios que generaran beneficios cada veinte minutos, tenemos las mismas tiendas con prácticamente el mismo equipo y mejoras que ya hemos visto. Vuelve el gremio de asesinos, exactamente igual, reclutaremos aprendices por las calles y podemos enviarlos en distintas misiones para que suban de nivel y de paso conseguir algo de calderilla. Las torres Borgia ahora se han sustituido por cuarteles enemigos, la temática es exactamente la misma, acabar con el capitán de la guarnición y quemar la torre para conquistarla, todo sabe a refrito.

Seguimos teniendo notoriedad al ir acabando con los enemigos, y como viene siendo desde la segunda entrega podemos volver a ponerla a mínimos de varias maneras. Algo novedoso es que si llegamos al 100% de notoriedad, el enemigo podrá atacar nuestras bases, y si lo consigue o bien dejamos que la conquisten y tener que volver a conquistarla después nosotros, o bien jugamos una especie de Tower Defense para defenderla. Un TD divertido, colocaremos tropas en los tejados y barricadas en el suelo y habrá que aguantar las oleadas de enemigos sin que derriben nuestra base. Y poco mas se puede decir del juego, la mayoría de las misiones no tienen novedad alguna, perseguir objetivos sin ser vistos, asesinar lideres enemigos que como migas de pan nos irán marcando un rastro, nada que no hayamos visto ya en las tres entregas anteriores, ni una novedad. Encima el juego es muy flojo, nos centraremos mas en un par de fases en concreto que en todo el resto del argumento del juego, que es más un fondo que algo real.

A nivel de coleccionables el juego ha sufrido un bajón enorme, ya no hay estandartes, ni plumas, ni diez mil cosas por encontrar, simplemente cien fragmentos del Animus que al irlos recogiendo desbloquearemos una serie de recuerdos de Desmond que habrá que jugar en primera persona. No es un reto encontrarlos todos ya que vienen marcados en el mapa con el tiempo, respecto a los recuerdos de Desmond es una forma más de ir conociendo mejor al verdadero protagonista de la saga, que ya iba siendo hora.

Un motor reciclado ya mil veces, que aunque no sienta mal, ya no va a sorprender a nadie. Constantinopla tiene buena pinta, como siempre los chicos de Ubisoft se lo han currado bastante con la arquitectura y diseño de todos los niveles del juego, pero aun así sabe a más de lo mismo. Hay algunos niveles que si que pueden llegar a impresionarnos, pero es algo pasajero. El cuanto al diseño de los personajes, ya va doliendo que en una animación en la que aparecen tres enemigos, los tres sean iguales… Aunque uno sigue teniendo una buena sensación al sincronizar una atalaya, el juego ya no emociona de la misma manera, por no hablar de errores de todo tipo que lleva arrastrando la saga, como los ya conocidos guardias hundidos en los tejados, y son errores que veíamos en la segunda entrega…

Como siempre el juego viene completamente localizado, pocos son los personajes que repiten en esta entrega respecto a los anteriores, pero todos ellos mantienen sus voces (en realidad uno no, pero tendrá tres frases en todo el juego), como siempre a un nivel bastante alto. La ciudad está viva y durante toda la partida escucharemos como los habitantes de Constantinopla interpretan nuestros actos con sus reacciones.  Por desgracia hay cosas que se pueden catalogar como fallos garrafales, que varios protagonistas principales tengan la misma voz, que en las calles de la ciudad se repitan las mismas frases una y otra vez, fallos que tienen una solución parcialmente asequible pero que está claro que no se ha querido hacer. ¿La banda sonora?, pues poco puedo decir, ambiental a más no poder y reciclada de las anteriores entregas.

¿Recomendarlo?, a estas alturas el interés por la historia de los asesinos es el único motor que impulsa las ganas de seguir. Es el tercer juego que nos venden como nuevo, pero que ni mucho menos, podríamos jugar los tres últimos juegos seguidos, y asegurar que son la misma entrega, la formula cada vez se va agotando más deprisa. Quizás Ubisoft ha cometido el fallo de que Ezio ha superado ampliamente a Desmond y el próximo juego igual pierda un rumbo que posiblemente ni ellos conozcan. Si esta fórmula no te cansa, puedes hacerte con el juego sin problemas, te gustara, en cambio si La Hermandad ya comenzaba a olerte mal, espera un tiempo ya que no hay casi diferencia alguna con este juego y quizás te lo pasaras mejor con otras franquicias.

Me arriesgo al decir que la próxima entrega de la saga, la más directa, será para portátiles con Altair de protagonista, viendo el final de Revelations sinceramente no tengo idea alguna de por dónde van a ir los tiros con esta franquicia, y me da miedo, porque cada vez tengo más claro que esta saga ha perdido el rumbo hace mucho…

6 pensamientos en “[Análisis] Assassin’s Creed Revelations

  1. Yo ya hace tiempo que he renunciado xD Me cansa y mi interes hoy en dia es cero. Un juego tan argumental, y que por mucho tiempo ofrece muy poco. Y para estas entregas a mi no me sirve hacer el salto del angel y apuñalar con las cuchillas escondidas en las mangas (el Gears tiene el Lancer, el assassins esto).

    Hasta que no haya un cambio de epoca me desentiendo. Total, para jugar a mas de lo mismo pero con opciones de TD…

  2. Ha sido leer la reseña, acordarme de La Hermandad y darme una pereza descomunal. Tenía claro que me haría con él cuando estuviese baratito, pero este producto pierde enteros a marchas forzadas.

  3. Yo quede hastiado desde la primera entrega del Assassin’s Creed. Tengo claro que no me he perdido de nada del otro mundo y espero fervientemente que esta saga desaparezca de la faz de la Tierra porque desde que me decepcioné tanto con la primera parte, prefiero mantenerme alejado de ella. Aunque conociendo a Ubi$oft, de seguro exprimirán la franquicia hasta más no poder…

  4. Pereza y hastío. Eso es lo que se me viene a la cabeza al oír la palabra Assasins Creed. Y si estamos hablando de un juego, cuyo objetivo primordial es entretener, está todo dicho.

    Una pena, porque la primera aventura a pesar de sus fallos si que me fascinó por momentos. Y es que lo que antes me parecía novedoso como pasar por el lado de la gente y apartarla, luego se traducía en empujarlas porque te molestaban. Las luchas tan molonas que se veían en los vídeos, resultaban de lo más fáciles y tontorronas. Y ese salto de fe que tanto gustaba y asombraba en la primera atalaya, terminaba en un bostezo después de hacerlo por enésima vez.

    La segunda aventura, a pesar de las mejoras, empezó a cansar y me terminé acabándolo únicamente por la intriga. Pero no fue suficiente y el final me pareció de chiste malo. El brotherhood lo empecé y lo tengo abandonado… por pereza y hastío.

  5. Me sumo a la pereza de los demás como un bostezo contagioso. Harto me tiene esta saga, que lo único que puede engancharme es el argumento, pero la ficción del 2 para mí sobrepasó los límites y la verdad es que paso bastante. Las situaciones se repiten tanto para mí que me acabo durmiendo con el mando en la mano, y no es coña que con el 2 casi se me cae al suelo un par de veces al pesarme los ojos XDD. Quizá algún día me ponga a retomar la historia si sobra la pasta y quiero aburrirme más de lo que ya esté XDD

    Menuda forma de liarla, deberían hacer tres entregas y ya, como hicieron con las Arenas del Tiempo en Prince of Persia. A no ser que des saltos de gigante como del Mario Sunshine al Mario Galaxy, es decir, originalidad y creatividad, este es un buen recital de como mandar a tomar por saco una franquicia que prometía mucho. Y mira que matar era fácil y tenías opciones varias, pero por si fuera poco, toma, más formas de matar.

  6. jugue hasta La Hermandad, y teneis razon, es repetitivo y acaba cansando, incluso el argumento cansa porque lo alargan innecesariamente, metiendole mucha paja, tiene sus cosas buenas y es entretenido pero ya, los juegos deben alargarse cuando son muy ricos en contenido y argumento, pero ya sabemos que los juegos se alargan cuando el dinero asi lo exige.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s