[Análisis] Sonic Generations

Asusta hacer un recuento de todo juego de Sonic que hay en mi currículum de jugador. Llenaría un párrafo lo suficiente largo como para que ya os cansarais de leer si los mencionara todos. 20 años y el juego que hoy nos ocupa y que celebra el vigésimo aniversario del mítico erizo azul no son pocos. Y jode poder hablar de hace dos décadas con la memoria todavía fresca para darte cuenta de que te haces viejo.

En el 91 nace Sonic como respuesta a Mario. Se forja en ese momento dos mitos de la mayor competencia posible, y quizá los dos iconos más trascendentales que ha conocido el videojuego. Reyes de la plataforma, cada uno a su manera, portaban los estandartes de sus respectivas compañías y consolas. Nintendo y Sega lucharon en una encarnizada aunque respetable y entrañable batalla con estos dos púgiles en primera línea. Asombroso poder decir que, más allá de las exclusividades de cada máquina, cada una de esas dos mascotas podían inclinar la balanza a un lado u otro para que el jugador decidiera qué consola comprar. Héroes así no se conocen todos los días.

 

Por aquel entonces, en los 16 bits, cada empresa sacó varias partes haciendo una saga de Mario y Sonic. Nuevas ideas y más espectáculo tanto visual como jugable. Cuando uno avanzaba el otro respondía. Dinámicas distintas que podían hacer que uno gustara más que el otro dependiendo de los gustos de cada jugador. Pero poder decir que hubo un vencedor, eso es imposible, porque no lo hubo. A la par constantemente. Una lucha de fuerzas completamente igualada.

Sin embargo, el paso generacional a los 32-64 bits, plena incursión de total tridimensionalidad técnica, marcó el punto de inflexión entre estos dos. Nintendo, con su flamante 64, convirtió a Mario en uno de los títulos más legendarios de la industria: Mario 64, el cual marcó un antes y un después de una era. Mientras, Sega se olvidó de su mascota al no encontrar una fórmula convincente para su Sega Saturn. Nights tomaría el relevo como sustituto de Sonic bajo un gran juego, pero su efecto placebo no fue suficiente para justificar la no comparecencia del erizo que representara tanto a la consola como a la compañía ¿Había muerto Sonic?

 

Por suerte no, se hizo de rogar, pero acabó apareciendo en la generación siguiente, la de los 128 bits, donde Sega fue la primera en sacar su espectacular Dreamcast antes que Sony y Nintendo lo hicieran con sus nuevas máquinas. Por supuesto esa fue la apuesta a la desesperada por parte de Sega que estaba en pleno declive. Malas gestiones y el competir contra Sony y Nintendo, estaba siendo muy duro para la compañía. Pero Sonic volvía, ¡y de qué manera! Ser la primera consola que demostraba su potencial gráfico y un Sonic “a todo volumen” que se echó de menos en toda una generación, fue todo un shock de brillante puesta a punto, nitidez, suavidad, fluidez y apabullante estilo visual y gráfico.

Quedé tan boquiabierto como cualquiera, nunca se habían visto imágenes tan portentosas ni tal espectáculo gráfico: Un Sonic corriendo por “loopings” enormes y vertiginosos en una playa paradisíaca de fondo para, posteriormente, acabar corriendo sobre un puente de madera mientras una orca le pisaba los talones. Los 128 bits fueron un boom, el cambio en gráficos fue tan brusco, omitiendo esa imagen de píxeles feos y polígonos cuadrados, que era como entrar en otro mundo en el que sólo se había fantaseado y parecía imposible de alcanzar. Pero era una realidad, y el Sonic que parecía muerto se estrenaba con toda esa inmensidad.

 

No obstante, no penséis que todo “soniquiano” defiende a capa y espada el paso de Sonic por el 3D. He sido “seguero” como el que más, adoro a Sonic como el “nintendero” lo hace con Mario gracias a los buenos momentos que hemos pasado. Duele ver la caída de tu héroe de la infancia, el que en gran parte te ha enseñado el significado de videojuego, el que te ha dado horas de diversión, y aunque duela, la realidad es la que es, que Sonic ha tenido momentos de ser una completa mierda, y en otros, inconvincente para algunos. Porque tras sobreponerme del impacto gráfico, me quedó sólo la experiencia de juego, y vi un Sonic desvirtuado con respecto al clásico, que era menos. Un Sonic que ya no estaba a la par con Mario. Divertía, sí. Pero su rival había entrado en otra liga, o mejor dicho, mantenía su imagen en el elíseo de las obras maestras, y Sonic no estaba allí como lo había hecho antes.

Obviamente, no tenéis porque compartir mi punto de vista, pero conozco lo suficiente a Sonic como para hablar con criterio con los títulos que cargo a mis espaldas sobre este personaje. No es mi intención menospreciar la evolución de Sonic, es más bien diferenciar entre la maestría y lo entretenido, y desde luego Sonic ya no goza de ese detalle. Los Sonic Adventures estuvieron bien, divertidos, impactantes sobre todo por su acabado gráfico, pero el erizo había pasado a ser sólo velocidad desenfrenada. Y sí, Sonic es velocidad, pero también era pausa y plataforma, y aquello se había perdido en un juego de líneas rectas a toda pastilla. Además de una jugabilidad que no permitía una dominación total sobre el personaje.

 

Lo que vino después, puede dar buena fe de ello. Dejando de lado la falta creativa, un Sonic the hedgehog de actualidad nefasto por su mal desarrollo al tener que cumplir con el calendario de sus 15 años, han dejado a Sonic por los suelos. Mientras, Mario se reinventa a cada entrega, alcanza niveles de leyenda, misma fórmula jugable pero con grandes novedades; Sonic tiene que esforzarse para alcanzar cierto nivel y se conforma con entretener. Su fórmula base, que se ha mantenido desde su debut tridimensional, es incapaz de aguantar el paso del tiempo. Ahora, un abismo separa al erizo del fontanero.

Querer recalcar la trayectoria de Sonic, no sólo se debe al motivo de Sonic Generations que celebra sus 20 años, sino a como es el parecer desde un punto de vista concreto de un fan de Sonic, como lo ha vivido a lo largo de estos años y lo que es este juego que hoy analizamos. Y puedo deciros que nos encontramos ante el mejor Sonic desde hace años. Más todavía, para mí, que los Adventure, sobre todo gracias a un regordete, bajito y mudo puercoespín que se merienda a ese Sonic que quiere parecer más “cool”. Para los que apreciáis a Sonic como yo, supongo que podéis hacer bastante caso de este análisis. Para los que no, y no lleváis mis ojos, quizá debáis bajar un peldaño a todo lo que exponga, aunque eso no significa que no vaya a ser crítico. Si aquí ya somos subjetivos, con un título que juega con la nostalgia de forma bestial, a saber hasta donde me influye.

 

Esta última década, Sonic ha vivido su período más irregular, pero poco a poco ha vuelto a conseguir cierta solidez. Aunque por medio ha tenido que vivir extrañas apuestas como llevar una espada o convertirse en un lobo. Detalles que te dejan no sólo frío, sino que te dan ganas de presentarte en las oficinas de Sonic Team y decirles “en que coño estáis pensando”. Por suerte, a los componentes de la desarrolladora parece que les han vuelto las luces a la cabeza y han apostado por devolver a Sonic a su esencia primaria y más funcional, sin extraños elementos de por medio que desemboquen en más intentos infructuosos. El clásico vuelve, aunque compartiendo protagonismo con la era moderna.

Tenemos un argumento muy sencillo, prácticamente testimonial, que se usa de excusa para unir al Sonic clásico con el Sonic moderno. Mientras Sonic celebra su aniversario, un extraño ente aparece secuestrando a todos sus amigos distorsionando el espacio tiempo, y ambos Sonics deberán luchar juntos para devolver las cosas a su cauce natural. No hay más, y creo que es más spoiler si os hablara de los niveles que aparecen en el juego.

 

Sonic generations empieza su aventura con una estructura bastante remarcable, cuya finalidad es la de ir pasando por las distintas épocas de Sonic, desde Mega drive, hasta la actualidad. 9 niveles que se convierten en 18 si contamos un acto por cada Sonic. 3 fases por cada etapa del erizo donde los elegidos han sido Sonic, Sonic 2 y Sonic & Knuckles por parte de la era de Mega Drive. En Dreamcast son Sonic Adventure, Sonic Adventure 2 y Sonic Heroes. Y por último, en la generación actual, niveles de Sonic the Hedgehog, Sonic Unleashed y Sonic Colours.

En general creo que han sido bastante acertados, aunque es obvio que salta a simple vista que se echarán de menos la comparecencia de más fases, ya que Sonic tiene la gran suerte de tener niveles sensacionales en casi todos sus juegos que se hacen querer y recordar. Más se lamenta la ausencia de niveles de Sonic CD y Sonic 3. Y si se me apura ojalá hubiera habido cabida para al menos dos fases por cada Sonic, ya hubiera sido brutal. No obstante, el juego goza de un considerable número de extras y desafíos que se juegan en esas mismas fases pero cambiando la estructura en más de una ocasión. Así que, aunque la decoración de fondo sea la misma, el nivel cambia completamente.

 

Todos estos extras alargan la vida del juego y son bastante divertidos. Entre todos los intentos tras cada fallo, encontrar las 5 estrellas rojas de cada nivel y, si sois más exigentes en cuanto a desafíos, siempre podéis mirar de conseguir la calificación S de cada fase, harán que le dediquéis bastantes horas al juego. Yo, por conseguirlo casi todo, he llegado a las 10 horas más o menos (todavía me faltan las estrellas). Sin embargo, aunque ha sido divertido, he encontrado bastante descompensado que haya tantos niveles de desafíos con respecto a los niveles del modo historia. Personalmente, hubiera reducido el número para que se hubieran incluido otros niveles.

El diseño de los escenarios es precioso, muy colorido y nítido, donde cada Sonic dispondrá de su propio nivel en cada acto, y ver modernizadas las partes más clásicas hará que se le iluminen los ojos a más de uno. Aunque cada nivel se supere en cuestión de minutos, son enormes y cargados de detalles. La gracia también la veremos al comprobar como son los niveles más actuales adaptados para el juego. Bugs pocos, una vez me ha desaparecido el escenario por un instante. Más bien mencionaría la presencia de algunos glitches aunque también muy pocos. Con suerte os pasaréis el juego sin ver ninguno, y si aparecen, es de forma muy esporádica. Pero cada nivel ha sido bien estudiado, de forma inteligente se ha apostado no sólo por el evidente avance horizontal, también por la verticalidad. Como ha ocurrido siempre con Sonic, salen esos caminos alternativos y más ocultos que te llevan a atajar para llegar más rápido al final.

 

El apartado sonoro es el primer umbral a la nostalgia. Los grandes éxitos de Sonic estarán presentes, un gran repertorio musical respetando al Sonic clásico, mientras que para el moderno se han actualizado un poco, pero la verdad es que también suenan muy bien. Los efectos también serán recibidos con cariño: el salto, el torbellino, la recogida de anillos, los muelles… todo eso se mantiene fiel. Sin olvidarnos de un gran doblaje a nuestro idioma pudiendo cambiar a otros como el inglés y el japonés. Un apartado a un gran nivel en todas sus líneas, sin peros que valgan.

Cada uno de los Sonics tiene su propia dinámica jugable. Nuestro erizo más gordito y mudo es para que se le salgan las lágrimas a cualquier nostálgico que conozca a Sonic. Increíblemente fiel, rápidamente recuperaremos la agilidad de los dedos que se automatizaban en los 90 de tanto jugar. Recuperaremos la sensibilidad a esa física particular del personaje como si fuera montar en bici, vamos, que no se olvida. Por otro lado, el Sonic más actual, todavía muestra la insistencia por parte de Sega Y Sonic Team al apostar por la misma fórmula que no ha conseguido devolver a Sonic su grandeza original. Son testarudos, parece que no pararán hasta hacer un juego que funcione desde esa perspectiva, y yo esperando a que alguien tenga el valor de reiniciar a Sonic desde cero y darle otro punto de vista. Sin embargo, han aprendido por el camino, y se han llevado lo mejor de los últimos resultados que se han visto más positivamente, como son Sonic Unleashed y Sonic Colours.

 

Ahora, nuestro Sonic más estilizado, como bien se hizo en esos dos juegos anteriores, combina ese avance desde las púas del erizo, cambiando la cámara a ángulos horizontales para ganar en plataformeo. Aunque esa dinámica ha mejorado bastante en jugabilidad, todavía presenta esas lagunas de no tener un completo dominio sobre el personaje. Dos caminos donde uno es el de la velocidad frenética que se deja jugar, mientras que el otro rail, cuando la acción se frena, muestra toda su imprecisión, obligando a Sonic a usar esas habilidades de ataque teledirigido que para mí no son más que métodos para camuflar sus carencias de control. No os lo negaré, hubiera preferido un Sonic completamente clásico con todo este buen trabajo que han hecho, abolir el nuevo, y ganar espacio para un número mayor de fases, porque los problemas los presenta el Sonic más actual.

Pero hay que reconocer que, romper la dinámica y alternar entre uno y otro, le sienta bien al juego. Y querer innovar sirviéndose precisamente del clásico, no es muy buena señal, pero la fórmula funciona. Cada erizo tendrá su propia habilidad: el clásico saltará y hará su mítico torbellino, y el nuevo dispondrá del “Dash” para correr a máxima velocidad y llevarse todo lo que se ponga por delante, además de su ataque teledirigido. Más habilidades de apoyo podremos ir comprando en la tienda virtual del juego gracias a las recompensas que iremos ganando tras superar cada nivel y desafío: como más velocidad, frenar en seco, o caer de pie tras recibir daños; e iremos desbloqueando los bocetos y melodías del juego que podremos visitar en cualquier momento.

 

Valorar el juego como el nuevo episodio de Sonic se hace algo raro viendo el montaje del juego. Con ese argumento tan testimonial y una estructura un tanto peculiar, cuesta hacerlo. Si lo vemos desde el punto de vista que estamos ante un juego tributo que rinde homenaje al personaje, se queda quizá en poca cosa. Celebrar estos 20 años debería hacerse por todo lo alto, y no es que nos obsequien con demasiado. Faltan muchos elementos del universo Sonic, que aunque presente a todos sus personajes, otros detalles se echan de menos: las míticas fases de bonus, los mencionados episodios de Sonic 3 y Sonic CD, karts, Sonic parties, Sonic R, Sonic Pinball (aunque de este tenemos un guiño en forma de DLC). Y es de agradecer que el juego nos traiga el Sonic the Hedgehog original de Mega Drive, pero podrían haberse estirado un poco y traernos una buena compilación del pasado de Sonic con toda su colección bidimensional. A estas altura, ocupan muy poco espacio. Todo eso deja a Sonic Generations como un gran reconocimiento a Sonic, aunque muy, muy justo y medido. Aparte de esos fallos que pueden pasarse por alto una vez los aceptamos, lo realmente que aflige al juego, es que llegaremos a pedir más, mucho más, porque con este título se tuvo la ocasión de ofrecer algo enrome. Si las cosas están así de bien hechas, queremos ver más, porque más allá de todo lo mencionado, este título divierte a un altísimo nivel.

A cualquier fan de Sonic y todo fan de Sega, le recomendaría que se hiciera con el juego a la de ya. Para los que queráis conocer a Sonic, sobre todo ver lo que fue en su día, sin duda esta es la mejor ocasión. Aun con sus fallos (que para mí sólo los trae el Sonic moderno pero divierte), no puedo más que decir que el juego me resulta excelente (aunque para los más escépticos, desconfiad un poco de mi entusiasmo). Pero siendo justos, el que se antoje un juego con poca sustancia, sobre todo por el motivo del aniversario, el cual debería darle un reconocimiento por todo lo alto al personaje, puede ser motivo de que se quiera esperar a otros precios. Aun así, esta obra goza del elemento clásico, rejugabilidad eterna, y Sonic Team ha desperdiciado la ocasión de ganarse alabanzas más destacables si hubiera mimado un poco más el juego, pero ha conseguido traernos una diversión formidable. No es la respuesta para alcanzar la maestría de Mario, pero sí un buen momento para que el erizo respire y tenga esperanzas. A saber como será el futuro, pero el clásico sigue siendo superior al moderno, y eso tiene que hacer reflexionar en si Sonic debería reinventarse desde cero.

18 pensamientos en “[Análisis] Sonic Generations

  1. Bueeeno, a mi Sonic nunca me ha terminado de hacer tilin, lo he intentado con algun que otro juego pero nada, para mi siempre ha sido muy lineal y sobre railes todo T-T A este le voy a dar una oportunidad cuando pueda (quizas en Diciembre tras Skyrim xD), y espero que me guste xD

    Para los que no somos tan tan fans del erizo ¿compra o alquiler?, porque si te lo has fundido en diez horas tranquilamente… Y bueno, yo me alegro que sea un buen paso para la franquicia y que vaya a mejor, a mas competencia mas creatividad y salimos ganando todos xD

    • Hombre… si me hablas del Sonic moderno, el aparecido en Dreamcast por primera vez, podría estar de acuerdo. Que yo lo digo claro, nunca me convenció el paso tridimensional, y menos si lo medimos con lo que consiguió Mario al hacerlo: incomparables. Si hablamos del clásico, eso ya es discutible. Sonic era un gran plataformas. Algo frenético por momentos veloces, sí, pero la plataforma no se perdía. Además de tener caminos alternativos que costaban de ver para acortar distancias hacia la meta: incluso podríamos hablar de exploración para encontrar las fases ocultas de bonus que nos llevaban a las Chaos Emerald. Linialidad muy poca, Mario lo era más.

      Para los no tan fans, quizá antes alquiler. Hay que destacar que, aunque me parece que hay un trabajo soberbio detrás, de originalidad hay poca. Han tenido que usar niveles existentes para empezar XDD. Si ya no hizo tilín el Sonic moderno, ahora tampoco lo hará. Y si tampoco lo hizo el clásico, mucho menos. No hay innovación a lo que ya se ha visto en toda la trayectoria de Sonic, sólo un buen trabajo detrás. Así que por si acaso diría que alquiler, y a ver como lo ve cada uno. Es que si nunca ha gustado Sonic, dudo que ahora vaya a ser distinto con lo que se ve en Generations

      PD: Bien hecho sí, pero lo de creativo no sé yo. En eso no se han esmerado te lo aseguro XDD. Para mí la innovación aparecerá cuando hagan a Sonic desde cero, olvidándose de la dinámica actual, que nunca me pareció correcta. Ahora de momento es siempre lo mismo, mejorando lo máximo posible la jugabilidad.

  2. Como le decía hace nada a Tiex, la única pega que puedo ponerle a este juego es que no puedo jugarlo, la velocidad y sus luces me provocan dolor de cabeza… y mira que iba a comprar la edición de coleccionista…😦

    • lol qué putada.

      Entendería que pase con el moderno, ¿pero incluso con el clásico te ocurre? Porque ahí no es tan frenética la cosa. Aunque bueno, te entiendo. Yo hay ciertos fps a los que no le puedo dedicar mucho rato porque me marean dependiendo de como se mueve la cámara.

    • Muchs gracias

      Entiendo que los tiempos son los tiempos y las cosas se adaptan, y quizá yo soy algo retrógrada. Por eso, no sé yo si la propuesta es un cimiento a lo que puede venir. Me encantaría que Sonic volviése al clásico visto lo visto, pero es posible que nos encontremos ante un hecho puntual que no vuelva a repetirse, y sólo porque es un claro homenaje al personaje, sale el clásico. No tengo muy claro que la compañía apueste otra vez por el concepto. A no ser que los fans reclamen en masa, entonces… quien sabe.

      Lo que yo creo, como ya digo, es que Sonic Team seguirá testaruda en vez de buscarle otra salida a Sonic, otra dinámica que le devuelva al lugar que le corresponde. Desde su caída consolera ya no hay ese ímpetu en Sega de querer irse hacia las obras maestras, y sólo se miran en entretener decentemente. Como distribuidora sí, pero como desarrolladora…

  3. Mi primer Sonic fue cuando me regalaron de “chavea” la Master System II que incluía en la memoria Alex Kidd in Miracle World y el cartucho más manual de Sonic The Hedgeogh. Imaginarse si no me voy a tirar de cabeza en cuanto ahorre un poco a por este Sonic Generations xD

    • Un Soniquiano!!

      Lo único que puedo decirte es que lo malo que le puedes encontrar al juego es que se te haga pequeño, el lamentar que pudiera haber sido enorme, porque se echan en falta muuuchas cosas en el universo Sonic tratándose de un aniversario. Y yo dejo de lado mis discrepancias con el Sonic moderno, cada uno tiene sus gustos. Pero bueno, la diversión es esa tan nostálgica que combierte al juego en algo rejugale eternamente. En partidas online, intentar sacar las mejores contrarreloj en cada fase y entrar en el ranking mundial, es un vicio.

  4. Buuuuuuuhhhh!!!!!

    P.D.Buuuuh!!!
    P.D. Nunca me ha entusiasmado el Sonic, ni he conseguido casar con el tipo de juego… eso de ir a toda leche y no enterarme de nada…. mas una movilidad un tanto extraña… nunca ha sido una saga que me guste. Es muy bonito, pero yo es un juego del que puedo prescindir… me alegro de que a los fans esto sea un buen juego de Sonic como dios manda, pero os lo quedais vosotros xD
    P.D. BUUUUUUHHH!!

    • Como le digo a arpi. Si me hablas del moderno lo entiendo, incluso yo no me siento satisfecho siendo fan. En el clásico… no sé que le veis de contrariedad. Y yo soy de los que por suerte ha disfrutado de las dos mascotas, Mario y Sonic, y para mí ninguno tenía que envidiarle al otro nada cuando nos referimos a lo bidimensional. Ahora es otro cantar.

      Aún no es como Dios manda hasta que no tenga otra idewntidad más acertada. Ahora sólo puedo decir que hay un buen trabajo detrás, y todo gracias a la presencia del clásico, porque si no, dudo que hubiera destacado como lo ha hecho.

      PD: BUUUUUUUUHHH TÚ!!

  5. Lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero
    Por fin parece que han hecho algo bien después de tanto bodrio!

    • Compra, compra, compra XDD

      Sí lo han hecho bien, pero no sé yo cuanto durará ni si les servirá para el siguiente Sonic. Lo dicho, me encantaría que fuera totalmente clásico, pero no es la respuesta para que Sonic recupere su grandeza. Que lo más innovador sea tener que volver atrás decorado con un gran apartado gráfico, es un poco raro XDD. En mi opinión, ojalá que después de esto reinventen a Sonic desde cero. Como han hecho ahora con Tomb Raider que está por venir, que tiene toda una pintaza después de haber quemado todos los cartuchos de Lara Croft.

  6. Nunca he sido fan de SONIC, yo era de MARIO cuando en los recreos del instituto discutíamos entre SEGA y NINTENDO xD Ahora no soy fan ni de uno ni de otro, sino de NATHAN DRAKE xD pero he de decir que este SONIC es el mejor con duiferencia que haya probado nunca.

    • Entonces ya me lo pones difícil, porque yo no sabría si recomendarlo a los no seguidores de Sonic😄. Al fin y al cabo no hay novedad alguna, y a los que no les gustaba antes, no sé si les llegaría a gustar. Bueno la novedad es que vuelve el clásico, y eso no es precisamente lo más alentador para innovar a Sonic precisamente😄

      Yo dentro de pocos días quizá también entro en ese selecto grupo de los de Nathan Drake. Lo más probable es que sí. Después de God 3 le tocará al bueno de Nathan

  7. Nota mental: Comprar Sonic Generations!!
    Nota mental 2: Felicitar al blog por éste análisis!!
    Nota mental 3: Matar a todos!!
    Nota mental 4: No olvidarse de tomarse la medicación antes de matar a la gente!!
    Nota mental 5: Ordenar mi lista de prioridades!!

    • XDD
      Mucho trabajo y poca diversión hacen de Laocoont un aburrido. Pero en tu lista de prioridades parece que te sabes divertir XDD.

      Espero que saques las mismas impresiones cuando te hagas con el juego. no me gustaría ser el sexto punto de la lista y donde en la misma oración aparezcan las palabras Sone y muerte XDD

  8. En mi etapa nintendera (porque hoy “no me caso con nadie” xD) quería jugar a Sonic, y cuando vi el Adventures aluciné. Es una lástima que el tiempo haga caer en desgracia a muchos de los grandes. Por éso ver un Sonic que, aunque podría ser mejor como mencionas, empieza a apuntar maneras, significa que caerá. En PC me han dicho que está peor optimizado porque pide mucha gráfica para que se vea igual que en consola, así que tiraré de PS3 o de 3DS.
    Una cosa: Cuando Mario quiere volver a sus orígenes se estanca porque creen que la esencia está encerrada en la tercera entrega para NES, y aunque bajo el enfoque clásico se hagan grandes juegos (Super Mario 3D Land es un buen ejemplo), no logran crear algo con “la esencia pero distinto”, como Super Mario World con respecto al 3. En el enfoque poligonal sí innova, véase S.Mario 64, el Sunshine o el Galaxy, pero cuando quiere volver a sus orígenes prefiere reflejarse en ellos en lugar de crear algo distinto pero con la esencia. Evidentemente el 3D LAnd es distinto por no ser de scroll lateral, pero los elementos son calcados a la tercera entrega, supongo que es un guiño por incluir el 3 en 3D (o no xD).

    • Ese dato es muy curioso. Que a fin de cuentas, que aunque he tenido a oportunidad de jugar a Mario en todas sus épocas, no sé ver. Yo fui de Sonic😄. Y creo que nos la hemos jugado valorando y buscando puntos negativos con nuestros héroes, a saber si despertamos la rabia de alguien XDD. pero es que siendo justos, es muy difícil (creo yo) saber innovar en un bucle cerrado como puede ser el concepto clásico bidimensional, que a mí me encanta, pero las acciones las veo más limitadas, y creo que allí se saca más partido con la creatividad en los niveles. Quizá estoy equivocado, pero no es que haya visto algo que me lo demuestre.

      En cuanto a Sonic, la primera vez que vi Adventure, flipé en colores, pero el juego en sí me generaba muchas dudas. Divertido, pero no lo veía algo maestro, y sabía que Mario 64 sí lo fue. Innovó y se reinventó bajo una fórmula que es como la que describes en los 3D, si practicamente era un ninja rebotando por paredes, saltos con voltereta, bailar break, subirse a la copa de los árboles, nadar… algo de esencia pero brutalmente novedoso. Pero Sonic creo que intentó ser 3D reflejado en un 2D de bajo nivel, o que no acababa de cuajar. Y creo que la trayectoria que hemos ido viendo con esa fórmula que no aguanta el paso del tiempo me da parte de razón en eso. Que me jode decirlo, es mi héroe😄 pero es lo que veo.

      En PC últimamente hay muchos problemas con los juegos “consolizados”. Y yo es que SEGA + PC nunca me ha cuadrado XDD. Además de que Sonic Team le hizo un motor propio a Sonic en Unleashed. Debe tener su complejidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s