[Análisis] Gears of War 2

No. No nos hemos equivocado. El análisis de Gears of War 3 llegará próximamente. Ahora toca analizar Gears of War 2 bajo el inflexible yugo de GungnirGames. Sabiendo que hemos empezado de la nada en mitad de esta generación, muchas cosas se han quedado atrás para nosotros, pero no está de más actualizarlas desde un punto de vista más. La trilogía de los Gears llega su fin, así que vamos a repasar qué nos ha dejado el hijo pródigo de Epic Games bajo el mando de Cliff Bleszinski.

En 2006 Epic Games lanzó su nueva licencia dejando de lado su serie Unreal. Creadores y máximos referentes del motor gráfico Unreal Engine 3, la compañía, hasta ese momento, había competido con id Software y su saga Quake en varios aspectos: desde el online, pasando por el apartado gráfico, y su género fps. Por aquel entonces, ambas empresas habían sido un referente online y las consolas eran noveles que se adentraban en ese terreno.

 

Un año antes, se presentaría en sociedad un púgil en exclusiva para Xbox 360 capaz de hacer sombra al propio Halo. Afortunadamente para aquellos que eligieron la consola de Microsoft, tendrían un motivo más para alegrarse de su adquisición, y los indecisos tenían ante sus ojos un vendeconsolas sin dudarlo. Nacía así un fuerte fervor gracias a unas exageradas campañas de marketing y unas imágenes ingame extraordinarias: nitidez, carisma, robustez, detalle y decoración impactaban en nuestras retinas. Claro que, en aquel momento, todavía nos engañaban con aquello que se nos ha hecho tantas veces de mostrarnos las imágenes desde un ordenador y no desde la consola, luciendo gráficamente muy por encima de lo que nos demostrarían las consolas de actualidad.

Cuesta saber decir qué es lo que hace tan especial la saga Gears of War, podrían enumerarse un montón de cosas, y aunque podamos debatir de si es o no para tanto, la verdad es que ha supuesto una fuerte influencia y una expectación sin precedentes para la generación actual de consolas. Ya sabemos bien su dinámica: corre, cúbrete, apunta y dispara, y dentro de este simple concepto, los pequeños detalles que concluyen el resto del resultado.

 

No es menos decir, que aunque Bleszinski diga que se siente inspirado por Shigeru Miyamoto, ha reunido en el mismo lugar lo mejor que se ha podido ver en los títulos de acción, perfilando y perfeccionando un estilo que ha marcado susodicho género en la actual generación, donde otros juegos, sin la misma fortuna, se han inspirado en lo que ha ofrecido sin ninguna originalidad patente. Bleszinski no es el mesías del concepto, pero sí que se le puede rendir tributo a lo que ha conseguido con Gears of War y su jugabilidad.

El detalle que ha logrado marcar las diferencias en un juego de mecánica tan simple es una fluida dinámica que constituye una jugabilidad ágil y precisa de cubrirse y disparar, ni más ni menos. Un apuntado de cámara sobre el hombro ya visto, y posiblemente inspirado de Resident Evil 4 (aunque con el detalle de dejarnos caminar), y un sistema de cobertura y acción ya visto anteriormente en Kill Switch de Namco. Es cierto que las coberturas existían desde hace mucho tiempo, pero casi siempre se habían usado como método de sigilo y ocultación. Pocas veces veríamos algo así con esa acción que sólo habíamos fantaseado en las películas de empezar a enzarzarnos en densos tiroteos tras un parapeto.

 

Pero Gears of War fue un resultado más vacío de lo que cabría esperar. Una vez finalizado, por mucho que se quisiera defender, sólo quedaba el sabor de una realidad menos dulce de lo que se esperaba, la droga del “hype” se desvanecía de las venas de muchos jugadores. Aun con sus excelentes críticas, se generó esa desconfianza que todavía hoy perdura en la credibilidad de los medios; no por el juego en sí, sino como uno más que se sumaba a lista de títulos posiblemente algo sobrevalorados. Y es que ese debate que nunca dejará contento a nadie, dejaba un juego con gráficos apabullantes y su tan bien pulida jugabilidad, pero también una experiencia con pequeños defectos en cada virtud. En resumidas cuentas, un gran juego técnico que dejaba una experiencia en las sensaciones de cada uno un tanto cuestionables.

Mucha furia despertó en los jugadores defensores contra aquellos que pudieran cuestionar la calidad de Gears of War, y tuvo que llegar su secuela, Gears of War 2, para demostrar que la primera parte carecía de fuerza en muchos aspectos, y que esos críticos contrarios no iban muy desencaminados. Esa obra maestra que se nos quiso vender quedaba en entredicho, un juego excelente, pero que siempre está allí el matiz que diferencia a unos de otros. Lo excelente te puede entretener durante una generación, pero es la obra maestra la que se recuerda y divierte durante varias generaciones convertido en una leyenda.

 

Gears of War 2 consiguió disipar todas las dudas que se pudieran tener con esta licencia, quizá no en su totalidad, pero sí hasta cierto punto. Porque si hay algo que todos sabemos, es que este título se ha ganado una fama de excesivo continuismo y, en modo sátira, el apelativo de Gears of War 1.5. Verdad o mentira, cada uno lo juzgará. Para mí lo es, es un más de lo mismo, pero es un más y mejor de lo mismo en todos los sentidos. Posiblemente, el problema de la saga Gears of War es que no puede o no se ha querido salir de contexto, manteniendo la identidad y esencia de lo que es su género de acción. Distorsionar esa realidad, podría haber desembocado en un juego que no se pareciera en nada a lo que se nos presentó desde un principio.

Y es que Cliff Bleszinski presentó la dinámica de Gears of War de forma tan precisa y perfeccionista, que poco más se podía mejorar. Pero lo consiguió, y lo hizo dedicándose única y exclusivamente a un detalle, el diseño de niveles. Lo único que le quedaba por mejorar de forma drástica a Gears of War 2 con respecto a la primera parte, era saber guiar la aventura de una forma más excelsa, directa e incisiva. En esta segunda parte veríamos que ningún momento flaqueaba, era sólido y ningún tramo se alargaba inútilmente más de la cuenta. La experiencia de juego al fin quedaba mucho mejor solventada.

 

Hasta cierto punto, este detalle que puede parecer tan insignificante, consiguió sacar del trono fácilmente al primer Gears. Y tiene mérito, porque si hay algo que aplaudir, es que no reutilizó ni uno de los grandes momentos de la primera parte: ni Berserks, ni avanzar por la noche encendiendo focos de luz, ni el uso de vehículos. Gears of War 2 omitió los grandes momentos de su predecesor, cosa que muchos otros no han hecho en sus secuelas, e introdujo momentos más desproporcionados con criaturas titánicas, y momentos más impactantes de forma constante. Definitivamente, no hay tramo en el trayecto de toda la aventura de Marcus Phenix y compañía, que no se haga agradable. Y ese es su secreto y poco más, pues las novedades, salvo nuevos enemigos, nuevas armas, usar a un enemigo de escudo humano, o iniciar un duelo con sierras Lancer, no tiene nada más que ofrecernos.

También, la situación argumental mejoró bastante, y eso que en sí, no es nada el otro mundo. Anteriormente, se nos presentaba el mundo de Sera, devastado por llamada guerra del péndulo, y en la que aparecían repentinamente de las entrañas del planeta los Locust. Se iniciaba así una guerra contra un enemigo común en la que debían unirse los humanos y dejar sus rencillas para ocuparse de estos monstruosos seres. Un argumento insustancial cargado de tópicos, beneficiado por el carisma de la apariencia de los personajes. Un universo que llenaría las posibles lagunas o enfatizaría con más detalle en libros y cómics. El juego se basaba en cumplir una misión que se iba complicando y alargando. En Gears of War 2, asumimos, una vez más, el papel de Marcus Phoenix acompañado de su fiel compañero Dom Santiago. La CGO estará contra las cuerdas, donde la ciudad de Jacinto es el único reducto que queda en pie para los humanos. Toca lanzar una ofensiva a la desesperada contra los Locust en su casa, donde descubriríamos pequeñas y nuevas sorpresas, además de un tono más dramático como tanto les gusta mencionar y temas personales paralelos.

 

Como ya hemos dicho, Epic Games es partidario de su Unreal Engine 3, motor que se ha convertido en el engine universal tan utilizado en esta generación (aunque difícilmente podrá competir contra un genio como John Carmack y sus motores id Tech). En esta segunda parte se mejoraba ciertos aspectos en este apartado, sobre todo en una paleta de colores más variada y viva, cambiando la gama cromática en algunos de los escenario subterráneos. Sin exagerar la mejora, pero algo palpable, todavía se notaban los defectos en las cargas de texturas.

El sonido, por su parte, mantuvo ese corte bélico y su melodía, bastante bien llevado en cada momento, y silenciándose cuando llegaba la calma tras un combate. Las armas y la brabuconería “marine” destacable (aunque para un servidor, sin mucha gracia ni inteligente) ponían la guinda a la guerra entre la CGO y los Locust. La verdad es que en este tema, como ya sucedía en la primera parte, no se puede reprochar casi nada. Todo a un gran nivel en su apartado técnico.

 

Si hay algo tan laureado en Gears of War 2 como su modo campaña, es su modo multijugador. Podremos jugar con un amigo en cooperativo al modo historia, y con más amigos podremos divertirnos durante mucho tiempo a cualquiera de sus modos de juego: Horda, guardia, en equipos… bueno, sobran las presentaciones, cada uno de ellos no tiene desperdicio. Su fama es tal, que de bien seguro, incluso con Gears of War 3 en la calle, el modo multijugador de Gears of War 2 seguirá divirtiendo y dando de qué hablar.

Recomendar Gears of War 2, incluso su primera parte, es obligado, sobre todo si se tiene una Xbox 360. A menos que se tenga especial aversión por los Gears, no tiene mucho sentido tener una Xbox sin la franquicia de Epic Games. Personalmente, no considero la saga una obra maestra, ni mágica ni memorable, pero sí es algo excepcional, divierte como pocos lo hacen. Bien seguro que, aunque para muchos carezca de algunos de esos detalles que convierten en leyenda un título, será recordado como esa saga que hizo vender millones de consolas.

15 pensamientos en “[Análisis] Gears of War 2

  1. Dejando un poco de lado ese intento de motin… rebelion… xD

    ¿En el dos no hay fases de vehiculos? ¿No esta la “querida” fase del tanque? Igual lo he entendido mal…

    Aunque lo comentare posteriormente, esta saga, en mi caso, con el tiempo ha ido “mejorando”. resulta que la primera impresion fue buena. Un poco chocante para mi esta mecanica sencilla. Y mi teoria de que el exito se basa en el lancer… pero si bien me gusto, no es un juego que me hiciera “flipar”. Eso en los aspectos generales, claro. Despues esta el factor clave. Es tremendamente divertido.

    Llegados a este punto. Paso del tiempo. Juegos y juegos con coberturas. Juegos y juegos copiando mecanicas. Y no lo hacian tan bien. Mi percepcion del juego cambia, evidentemente, y resulta que aun con sus defectos, solo hay que mirar que juegos tiene al ladico para ver que es claramente superior. Conclusion: posible error mio de percepcion, omision en extremo del factor online, no haber caido en gracia xD

    Practicamente un juego arcade que te asegura diversion. Demuestra su buen hacer aun con un online un poco cuestionable respecto a su estabilidad. Y tremendamente divertido, que no se si lo he dicho. Que a fin de cuentas, creo que es lo que importa dejando cientos de cuestiones al margen.

    • Error mío, atribuí el nivel a la primera parte XDD Pero bueno, me parecieron más dedicados los del primer Gears.

      En eso tienes razón. Ya no hay juego de acción que pueda vivir sin un sistema de cobertura, que siempre se agradece. Y cuando comparas resultados, pues la verdad es que el Gears se lleva la palma. Yo me divierto pero mi percepción no ha cambiado demasiado respecto al juego.

      Y en el caso del online, que tiene sus altibajos, al menos es bastante mejor que muchos otros que dejan bastante que desear.

  2. Para mi la segunda parte tenia ya bastante poco margen de mejora, por que estamos ante un juego casi redondo en todos los aspectos. El juego se volvia mas rapido, mas dinamico y ganaba en casi todos los aspectos en mayor o menos medida.

    ¿Cosas malas?, sin duda el matchmaking, algo terrible para un juego de este calibre, y es que lo mismo te encontrabas con una partida interesantisima que con una con lag, con bots, con ambas o incluso con cosas mas raras aun xDDD ¿Cosas buenas?, la Horda, partidas con muchos mas puntos de vista hablando como juego online, y una variedad de armas y situaciones que le daba muchisimo mas juego.

    La tercera parte no ha tenido que mejorar mucho para ser ya un juego redondo (y eso que hemos visto aun poco de el). Ahora la pregunta es si veremos mas entregas de esta saga xDDD Y dios si en el Gears 2 la escopeta ya daba candela, madre mia la de dos cañones xDDD

    PD: Si que hay vehiculos xD y en el uno no habia Brumaks… xD

    • Exacto, el sistema es redondo, y como no se ha querido salir de allí, pues se ve que poco se podía mejorar. Menos mal que al menos los niveles mejoraron bastante, aunque para mi gusto, un tanto tedioso cuando hubo tantos subterráneos, y una batalla final que dejaba un poco que desear en comparación a RAAM.

      El matchmaking tiene pros y contras, pero es bastante mejor que los onlines que ofrecen otros juegos. Y no he querido mencionar nada porque algunos están satisfechos.

      Ha sido fallo mío lo del tanque, se me iba al primer Gears la imagen. Ahora bien, de Brumack no digo nada D: Yo hablo de Berserk. Pero no sé si te refieres a “copiar” un momento del 1. Supongo que es cuestión de la percepción de cada uno, para mí es una bestia más como el resto de Locust XDD, nunca he sentido que sea un boss, y mucho menos más que el Berserk XDD

  3. A mí la saga Gears of War me encanta. Coge elementos de aquí y allá (survival, conducción, shooter) y los fusiona, a través de su excepcionales gráficos (unreal engine es, a pesar de las críticas, el gran motor de esta generación para lo malo y para lo bueno), en un gran juego. Y otra cosa muy importante: gracias a sus millonarias ventas y excelentes críticas trajo de vuelta la moda del “a dobles a lo antigua”, esto es, dos en una misma consola (amigo o familiar) codo con codo y dando caña. Jugar a este Gears 2 en máxima dificultad a las fases de (ATENCIÓN QUE VOY A DAR SPOILER) donde hay que aguantar hasta que llegue el helicóptero mientras llueven mil balas, dentro de la barriga del monstruo, los bestias esos con los escudos y tú gastando hasta la última bala y no caen, los de los arcos explosivos que en esta dificultad te llevan por delante a la primera son momentos impagables. Todo eso unido a un diseño artístico que mezcla elementos de la arquitectura centroeuropea renacentista/barroca con elementos de ciencia ficción a lo Mad Max es un acierto del “hamijo” Cliff y su equipo. Para mí la trilogía sí es una obra maestra por todo estos elementos. Esperando vuestro análisis de la tercera parte me despido🙂 PD: ¿Se nota que me gusta? xD

    • No… no se nota😄

      Es que a mí el UE3 me da sensación de colnación entre muchos juegos: mismo pixel, visionado, emborronado, sombras estriadas, carga de texturas… es como si el mismo artista pintara siempre los cuadros. Por eso prefiero a las compañías que trabajan con engines propios. Y en este caso, quizá el UE3 para Epic Games y los que lo saben utilizar. Porque al menos hay 150-200 juegos que usan este engine, y más o menos sólo una decena de juegos le ha sacado un bueno partido.

      Recuerdo ese momento que mencionas, pero ya lo he visto ese asedio en juegos como en RE4. A mi me parece muy bien que se rescaten momentos ya vividos, incluso lo considero necesario, pero no veo en Gears of War un momento destacado y genuino que no se haya visto. Hay que valorar y siempre buscar ideas nuevas que puedan ser reconocidas. Y ojo que me divierto como un enano con el juego, pero esa obra maestra que siempre me han querido vender no la se ver. Excelente sí, pero… Y aun así aplaudo que su simpleza pueda dar tanto de sí en diverión. Curiosamente, como digo al final, será recordado por esa saga que ha hecho vender millones de consolas. Pero eso son matices, hay quien lo considera una obra maestra, otros excelente, y a otros que no les gusta.

      PD: el diseño artístico es imponente. El carisma de esta franquicia es innegable.

  4. Siempre he visto a Gears of War con cierto escepticismo. Es decir, es un muy buen juego, tanto la primera como la segunda parte son grandes exponentes del catálogo exclusivo de la 360. Pero yo soy de los que piensa que definitivamente está sobrevalorado. Me explico, a nivel de jugabilidad y gráficos, es de lo mejor que hemos visto en la consola de Microsoft. Pero hasta ahí, la historia nunca me terminó de convencer y el modo campaña se me hizo de muy corta duración en sus dos primeras entregas y el factor de rejugabilidad se me hace que es bastante bajo.

    Claro que en mi opinión no puedo incluir la experiencia multijugador que de seguro es algo que le da mucho más valor a la saga. Eso no quiere decir que no se merezca los halagos que se le hacen, pero tampoco se le podría calificar como una obra maestra. A mi por ejemplo nunca me gustó Halo, pero en Gears of War si pude encontrar ciertos elementos que me gustaron mucho y es una saga muy recomendable.

    • Yo opino igual, sobre todo como obra maestra lo veo sobrevalorado. Hay muchos aspectos en los que el juego hace aguas. Pero es de aplaudir que con tanta simpleza pueda llegar a divertir tanto.

      En temas de argumento, la verdad es que es muy pobre😄. Por no mencionar las impresionantes lagunas que hay que se llenan con libros y comics fuera del juego. Y ya que te saquen un gusano gigante de la nada ni hablemos😄. Muy impactante, pero parece sacado de un porqué sí XDD.

      Pero en definitiva, obra maestra o no, con lo que divierte el juego, es esencial tenerlo en la estantería junto al resto de nuestra colección.

  5. “Personalmente, no considero la saga una obra maestra, ni mágica ni memorable, pero sí es algo excepcional, divierte como pocos lo hacen.”

    Para mí si que es una obra maestra (no de categoría máxima, pero lo es), tiene su “magia” y es memorable. Pero cada cual tiene sus gustos (por ejemplo yo no puedo con la saga Halo, otros no pueden con la saga Gears :roll:)

    De esta segunda entrega solo tengo un “pero”: que no esté RAAM para amargarnos el enfrentamiento final…

    • Supongo que es cuestión de percepción. Aunque que me divierta endiabladamente, hay muchos aspectos que para mí flojean considerablemente. Además, va requiriendo de una trilogía para perfilarse de la forma más perfecta posible, generando continuismo en exceso.

      Que sí, que hay más sagas, pero la diferencia es que hay títulos donde cada capítulo puede ser una obra maestra independientemente de lo que mejore su secuela, al menos tal y como yo lo siento. Por ejemplo, no creo que todo MGS sea una obra maestra, pero el 1 y el 3 para mí lo son, y no le hace falta el resto de capítulos para demostrar que MGS en su conjunto es una obra maestra. Para mí, Gears of War, ha requerido de tres partes para llegar al cenit.

      PD: la batalla final del 2 dejó mucho que desear en comparación a RAAM. Y eso que el diseño de Skorge era muy chulo con su arma

  6. Sintiéndolo mucho, creo que es el único motivo por el que me compraría una Xbox… Pero un amigo me lo enseñó y es una flipada! Había momentos que costaba saber si era una película o un juego. Gran trabajo!
    Y gran análisis😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s