[Análisis] Deus Ex Human Revolution

Deus Ex… un título muy poderoso, profundo, tanto como para que muchos lo consideren uno de los mejores videojuegos que se ha parido en la historia. La obra magna de Warren Spector fue el juego con el que siempre había soñado, su máxima expresión e idea que quería compartir con el resto del mundo. Casi una década después, Deus Ex ha sido desenterrado.

El retoño de Spector ha vivido, quizá, uno de los casos más extraños que existen en esta industria. Un culto como pocos visto desde todos los frentes, desde crear escuela, a una fama más bien discreta reflejada en las ventas de la época, que no hacían justicia a la inconmensurable calidad del juego. Ahora, todo el mundo conoce ese nombre, es difícil que nadie no haya oído nunca el nombre de Deus Ex que, durante el transcurso de una década, lo fans se han encargado de ir transmitiendo ese mensaje de encontrarse ante una obra maestra.

 

Pero, ¿qué es Deus Ex? Conocer su nombres no es lo mismo que saber lo qué es. Como dijo el buen Morfeo “existe una diferencia entre conocer el camino y andar el camino”. A día de hoy, aun con lo impresionado que me dejó el juego, todavía me resulta complicado saber valorarlo con la mejor de las palabras. Se dice que “Deus Ex es más que la definición de videojuego, es una experiencia” y creo que es muy acertado, las palabras sobran y sólo queda experimentar el concepto quimérico que quería expresar el señor Spector.

Por otro lado, este juego incluso ha servido para “reeducar” a los medios del sector durante estos años. Un juego al que le otorgaron unas buenas calificaciones, excelentes, pero sin hacer mucho eco tras el impacto inicial. Y ha sido el paso del tiempo el que, como al buen vino, ha reconocido a Deus Ex como uno de los juegos más importantes existentes a día de hoy por su destacable influencia, el videojuego del futuro.

 

Quizá muchos no conocen a Warren Spector. Algunos lo conocerán por el reciente Epic Mickey, y otros, empapados en la “old-school”, conocerán bien su currículum con obras a su espalda como Thief, System Shock o la saga Ultima. Es una eminencia del desarrollo, especializado en el rpg occidental y enamorado de la ambientación salpicada por el cyberpunk y la fantasía.

El “adiestramiento” de Warren Spector le sirvió para perfilar el estilo de Deus Ex, sólo faltaba que se presentara la ocasión para llevarlo a cabo. Fue entonces, cuando Eidos Interactive hizo un movimiento maestro y apostó por unir a los magnates del momento bajo el sello de Ion Storm: John Romero y Tom Hall de id Sorftware (Doom, Doom II, Quake…), y a Warren Spector para que crearan los mejores juegos posibles, pero bajo un mensaje entusiasta para los tres “haced el juego que siempre habéis soñado”. Eidos proporcionó una fuerte inversión, empezando por John Romero y su nefasto Daikatana bajo su peculiar campaña agresiva de “chupad como putas”, Spector sería el siguiente con Deus Ex y, más adelante, le tocaría el turno a Hall con Anachronox. El resultado, visto lo visto, no fue de lo mejor, sobre todo por la desconfianza del usuario generada por el mal hacer de John Romero, pero consiguieron sacar petróleo con Spector, y no se menospreció el título de Hall.

 

¿Por qué Deus Ex era el videojuego del futuro? Quizá si intentamos poner nombre a su género se puede entender: “aventura de acción fps y wrpg de espionaje táctico” (mola eh). El título es un híbrido de géneros cohesionados en perfecta armonía. Pero por encima de todo, un concepto casi revolucionario de libertad, el de actuar. Cierto que la libertad del videojuego es un tema de infinito debate, entre entornos abiertos o libre decisión, pero siempre acaba siendo una libertad con límites. Spector no quería ir mucho más allá de lo imposible en ese tema, así que orientó su popurrí genérico en la libre decisión en el modo de actuar. Además, de forma inteligente y sin querer complicar las cosas, tocaría todos los géneros y ninguno, es decir, que no profundizaría en ninguno más que en otro, sino que los llevaría equilibradamente usados de forma ajustada y sutil: un avance tipo aventura, un punto de vista en primera persona, un toque rpg que escalonara la experiencia de juego (sin olvidarnos de conversaciones y decisiones con sus respectivas consecuencias), y la libertad de acción (tema que veremos más adelante).

El resultado de aquella asombrosa y maravillosa experiencia, dio lugar al segundo episodio de Deus Ex, apodado Invisible War, juego que muchos consideran la mancha negra en el brillante expediente de Spector, ya que omitía demasiadas cosas que se mostraron en la primera entrega y para muchos había perdido su esencia. Para los defensores, es un gran juego que tildan de incomprendido. No obstante, cuando parecía que Deus Ex había quedado enmarcado para la posteridad, Eidos montreal (que se había quedado con los derechos de la franquicia) decidió revitalizar la saga a modo de “bypass” con Human Revolution.

 

Desde el anuncio, se han levantado tantas ampollas como alegrías. Corazones divididos felices por volver a ver este magnífico título, y temerosos por el resultado que se podría obtener sin que las manos de Warren Spector pudieran estar presentes, desvirtuándolo todo. Yo sólo puedo decir “bravo Eidos Montreal”. No era para nada insignificante el reto al que debían enfrentarse. Tenían que hacer un juego para todos, no sólo para unos nostálgicos y, además, mantener el espíritu de un juego con desafiante repercusión. Deus Ex Human Revolution es un buen heredero.

Sin embargo, el resultado logrado por Eidos Montreal, se queda en el medio camino de querer captar a nuevos jugadores y en el de contentar a los conocedores de la franquicia. Tenemos por un lado un encomiable intento de fidelidad con su predecesor, que no llega a rallar las virtudes del original, pero sí acercarse de forma plausible; y por otro lado, tenemos un resultado para los nuevos jugadores que puede llegar a sorprender o no, debido a que muchos otros juegos han aportado o han utilizado con el paso de los años lo que sembró el Deus Ex de Warren Spector. No es descabellado decir que puede recordar a Mass Effect, Metal Gear Solid y Splinter Cell. Aunque en este caso, Eidos Montreal también se ha basado en otros como el propio Rainbow Six las Vegas en su esquema jugable. Así que podríamos decir que, DEHR, quiere intentar ser tan fidedigno, que olvida dar un paso adelante, al menos significativo, en innovación. Es lo que conlleva querer ser fiel en algo que no corresponde por derecho, pero el resultado, aun sin Warren Spector, es fantástico.

 

Nos situaremos en el año 2027, 25 años antes de los hechos acontecidos en el Deus Ex original, en una época de gran innovación que empieza a marcar un antes y un después en la sociedad. El mundo lo rige la biomecánica gracias a los llamados “aumentos”, prótesis artificiales que permiten la sustitución de extremidades y órganos, donde la carne y el hueso pueden ser sustituidas por el metal. En un principio, estudiados para que la gente privada de vista, oído o la pérdida de una extremidad, pudieran llevar una vida normal. El problema, es que el paso del tiempo han convertido los aumentos en un capricho para la sociedad como lo es hoy en día la cirugía estética. Se llega a tal punto que la biomecánica de los aumentos es considerada el siguiente eslabón de la evolución humana.

No obstante, nada es tan fácil. Unos quieren innovar, otros quieren controlar y regular el poder que otorgan los aumentos, haciendo a los humanos superiores en fuerza y velocidad.  Muchos lo consideran una herejía al cuerpo humano, un pecado para los creyentes de Dios, provocando que la sociedad quede destinada a una división de dos especies que irremediablemente va dirigida a que unos sean más poderosos que otros. Pero el mayor de los problemas es que la mente y el cuerpo rechacen los órganos artificiales, haciendo necesaria la creación de una droga llamada neuropocina, una adicción de por vida para que nunca haya un rechazo en la prótesis biomecánica y que las clases bajas no pueden permitirse por su alto coste, haciendo resurgir también un síndrome de recelo por los aumentados, y una crisis social de adicción a una droga.

 

En medio de este caos social asumiremos el papel de Adam Jensen, un ex SWAT con un turbio pasado contratado como jefe de seguridad para Sarif Industries, empresa pionera en el descubrimiento e innovación de los aumentos. Y aquí empezará nuestra aventura, donde la compañía está en aras de un asombroso descubrimiento que podría eliminar la droga de la neuropocina para siempre, para que cualquier persona pueda elegir si “aumentar” su cuerpo o no sin miedo a una adicción y a un rechazo de los implantes protésicos. Tal hallazgo desembocará en un juego de conspiraciones épicas por el poder.

Eidos Montreal ha hecho bien sus deberes, ha sabido dar el trasfondo social y argumental que implementó el propio Spector y, además, de forma coherente en el tiempo. Ya que nos encontramos en una precuela del original, la tecnología también da un paso atrás. En Human Revolution todo se rige por las prótesis biomecánicas de los aumentos, mientras que en la obra de Spector, todavía con ese hecho presente, ya se utilizaba la nanotecnología. Warren Spector demostró un universo transgresor y crítico con la sociedad, los gobiernos, las corporaciones privadas, la religión, la política, la tecnología y la prostitución. Y todos y cada uno de estos temas y detalles están presentes en Human Revolution, así podremos verlo en la cantidad de documentos que encontraremos y que matizarán con más profundidad como son las cosas en la actualidad por la que nos moveremos en el juego.

 

No es menos poder decir que Eidos ha jugado a fondo a Deus Ex para saber captar toda su personalidad, que quizá no acaba de conseguir del todo, pero sí acercarse lo suficiente y hacer recordar lo que fue Deus Ex en su día: ambientación, argumento, libertad y diversión. En realidad, siendo sinceros, antes de enfrascarme en la nueva aventura quería volver a jugar a Deus Ex para llenar el hueco de toda posible laguna, pues hace años que no juego, y saber así apreciar todos los aspectos de Human Revolution. La falta de tiempo lo ha imposibilitado, pero ha sido el propio juego de actualidad el que me ha hecho recordar muchas de las cosas vividas hace diez años, con lo que demuestra el buen hacer esencial de Deus Ex, aunque también los pasos que le faltan para poder ser más.

La puesta a punto en términos técnicos es quizá el punto más flojo de Human Revolution. El juego nos llega, gráficamente, muy justo por no decir algo desfasado, realmente al juego le faltan un par de baños de texturas bien definidas cuando esperábamos que estuviera a la altura de algo como Mass Effect 2, pero al final no es el caso. Como es de esperar, le versión PC está bastante por encima con un acabado mucho más nítido. Aun así, el juego luce sólidamente, es muy vistoso y bien acunado por una ambientación soberbia que nos sumergirá cálidamente en la aventura. Es normal poder o querer darle un toque de atención a Eidos para que considere seriamente en dedicarse a un Engine propio, pues si no fuera por la no despreciable magnitud de los escenarios y del propio juego, parecería una obra de principios de generación. Pero desgraciadamente, los personajes sucumben frente a los magníficos escenarios. Parece que incluso en eso es fiel al original, pues Deus Ex también quedó algo desfasado en su día en comparación a Half Laife o Red faction, sacrificando ese aspecto por entornos enormes que sumergieran en la aventura.

 

Las animaciones también son pobres, recicladas y algo ortopédicas, no parece que haya ningún uso de captura de movimientos. Las expresiones faciales son un tanto de lo mismo, muy planas, casi inapreciables en la vocalización, y mucho menos si tenemos en cuenta que está adaptado al habla inglesa. Sólo en los personajes principales y secundarios es cuando veremos algo más de dedicación aunque no a un alto nivel. Pero por otro lado, serán los escenarios los que en mayor medida, aunque sin alardes, muestren su mejor cara. La ambientación cyberpunk es asombrosa, sustituyendo las tonalidades azules y negras del Deus Ex original por amarillas y negras, con decorados y detalles a lo Blade Runner que fusionan lo clásico con lo futurista. Escenarios que no son tan enormes como los del juego de hace diez años, pero siguen manifestando la impresión de que se son grandes, sin vacíos y plagados de elementos y ornamentaciones en ciudades recreadas fabulosamente. Sólo peca en los fondos que parecen demasiado fotográficos, un recurso que se utilizaba muy atrás y que resulta curioso que a estas alturas hayan usado un procedimiento tan antiguo y tan poco camuflado.

Las escenas de vídeo también dejan bastante que desear. Son algo pobres e insulsas, con una iluminación mucho más oscura que la del juego, y eso podemos comprobarlo tras ver una secuencia y regresar a controlar a Adam. Y es curioso que aquí Square-Enix no haya echado un cable, pues nos deleitó un trailer de visionado magnífico y siempre ha sido un tema con el que nos han impresionado. Podemos poner en tela de juicio el resultado que están teniendo sus juegos, pero como creadores de secuencias de vídeo, probablemente siguen siendo los mejores. El caso, es que no parecen haberse inmiscuido en el trabajo de Eidos salvo por hacer un trailer para el E3.

 

La IA es simple y cumplidora. Nos encontramos ante un juego que sopesa la acción en el mismo grado que el sigilo. Nuestros enemigos tendrán un patrón de patrulla que estudiaremos para no ser vistos, aunque en muchas ocasiones, a algunos de ellos les dará por darse le vuelta a echar un vistazo mientras hacen su recorrido, por lo tanto, hay que ser mínimamente minuciosos. Si se encuentran en un estado de alerta husmearán en las zonas sospechosas, y si esa alerta se contagia entre más soldados enemigos, intentarán flanquear varias rutas. Por otro lado, en el apartado de acción es más simplista, lo único que harán será buscar una cobertura y, si son varios, se separarán para dispararnos desde varios ángulos. Si abusamos de coberturas lanzarán granadas, así que hay que ir moviéndose por distintos parapetos sin que nos vean, y morir es fácil con pocas ráfagas enemigas certeras.

La banda sonora es extraordinaria, en especial el tema principal del juego, y cada una bien implementada para la ambientación del título. Pero veremos que no se dan a destacar demasiado a lo largo del todo el juego, son utilizadas en un bajo volumen para dar más bien un empuje ambiente que no otra cosa. Todos los efectos de sonido sobresalen, y el único punto débil aquí, quizá lo hallamos en el doblaje. Para contentar a todos lo mejor que se podría hacer es poder elegir el idioma que queramos cada uno, pues la voz de Jensen en inglés es genial. Pero aun así, el doblaje al castellano es muy bueno, que sólo falla en el cambio brusco de tono de voz de algunos diálogos, como si no hubieran sido grabados el mismo día.

 

Nos quedaría hablar del tema más complicado del juego, al menos a la hora de describirlo: jugabilidad y diversión. Estamos frente un juego que, como se ha dicho antes, no abusa de ninguno de sus géneros presentes. Que haya rpg, no significa que debamos esperar un juego que avance como nos tiene acostumbrados el género; que sea un fps, no significa que nos encontremos antes un juego de acción desenfrenada, para eso ya están los CoD. Ante todo, hay que verlo como una aventura con pinceladas de varios géneros, que nos invita a ser polivalentes y sacarle todo el partido al juego. Pero vayamos por partes.

Lo primero que salta a la vista, es que Eidos Montreal ha apostado por una juabilidad vista en Rainbow Six Las Vegas: un avance a lo fps, pero cuando hacemos uso de una cobertura, pasará a tercera persona, pudiendo ver mejor lo que tenemos delante para el sigilo, o bien para enzarzarnos en un tiroteo. A algunos no les gusta este uso en tercera persona, pero la verdad es que le da bastante dinamismo y solvencia al juego. Así que aquí tenemos la mecánica y piedra angular que hace de punto de partida para el sigilo o la acción.

El avance del juego es más bien una aventura con pocas misiones principales pero duraderas, apoyadas por algunas misiones secundarias que tocarán más directamente la vida personal de Adam, desmarcándose de nuestra misión. Y hay que decir que son misiones que en este juego se hacen necesarias de completar, porque no son muchas y están bien realizadas. Salvo por su corta duración podrían tener el calibre de una misión principal. Por lo tanto, tanto las inevitables misiones que argumentan el juego como las secundarias son importantes para enfatizar en la experiencia de juego.

 

Pero la grandeza de esta obra queda reflejada en la libre acción. Los escenarios están perfectamente recreados y estudiados para que nosotros decidamos el método de inserción que queramos. Liarnos a tiros o entrar en sigilo, da igual el modo, pues cada uno tiene su recompensa en la experiencia y ningún modo es mejor que otro. Lo que quiere el juego es que seamos versátiles para sacarle todo lo mejor en cuanto a experiencia y diversión. Así lo veremos con la gran cantidad de rutas alternativas y zonas secretas presentes. Si queremos pasar desapercibidos podemos buscar respiraderos por los que colarnos, o entrar desde las alcantarillas, o des del tejado de un edificio contiguo, o pirateando la entrada de una puerta trasera no vigilada, incluso hablar y convencer a un personaje para que nos deje entrar. Nosotros decidimos.

Y es aquí donde entran en juego las mejoras de nuestros aumentos, la parte rpg en la que ganamos puntos de experiencia de muchas maneras. Cada vez que ganemos experiencia llenado una barra de nivel, se nos darán puntos Praxis, que nos permitirán mejorar cada uno de nuestros aumentos: piernas, brazos, tórax, espalda…, nos darán habilidades nuevas como piratear sistemas, ser más sigilosos, volvernos invisibles, ser más fuertes, más precisos disparando, cargar con un mayor inventario siempre limitado, saltar más alto, correr más rápido y más tiempo, reforzar nuestros pulmones para soportar gases nocivos… Y la verdad es que, aunque ninguna de ellas tiene desperdicio, hay que estudiar cuales son las que nos convienen más según nuestra situación y “modus operandi”. También nuestro arsenal dispondrá de mejoras para nuestras armas predilectas e irán cambiando su apariencia (punteros láser, silenciadores, más cadencia de fuego, más potencia…).

 

Las habilidades y los métodos de inserción en los escenarios, guardan una relación directa. Por ejemplo, a lo mejor nos encontramos con un respiradero que está fuera de nuestro alcance, pero para poder llegar necesitamos más potencia de salto; o un camino libre de enemigos pero repleto de gas, que sin la mejora pertinente en los pulmones nos matará al cruzar; una inserción desde las alturas donde nos mataríamos por el impacto al suelo a no ser que tengamos la habilidad de Icaro en nuestros aumentos, que nos permite descender suavemente rodeados por un aura de energía; o una puerta trasera que requiere de un nivel mínimo de pirateo, o abrirla con una ganzúa. A veces incluso la fuerza bruta puede guardar relación con el sigilo, pues podemos encontrarnos con un conducto de ventilación obstruido por un objeto muy pesado que sólo con mejoras de fuerza podrá ser movido. Las posibilidades son abrumadoras, y es uno de los factores que podrá hacer rejugar la aventura de mil y una maneras posibles buscando nuevas rutas. El sigilo o la acción dependerá de nosotros gracias a todas las posibilidades en habilidades y entornos; podemos ser destrucotres o atacar cuerpo a cuerpo con estupendas animaciones, ser discretos o disparar, decidir quien vive y quien muerte, maldad o bondad de forma natural sin ningún medidor de puntos.

En comparación a Deus Ex, los cambios son de lo más palpables. El sistema de vida por botiquines se ha suprimido en pos de la regeneración automática, excusada por la parafernalia técnica de Jensen. En el juego de antes, el sistema de daños quedaba dividido por varias partes del cuerpo, como se pudo ver en Fallout 3: daños en el brazo empeoraba nuestra puntería, o en las piernas nos hacía ir más lentos. Ahora ha quedado suprimido para hacerlo todo más simple. También las mejoras han cambiado, Deus Ex (Dios desde), en alusión a Deus Ex Machina (Dios desde máquina) por los teatros grecorromanos cuando los actores se disfrazaban de dioses descendiendo con un sistema de poleas, tenía un doble sentido con un significado de “casi Dios”. En el Dus Ex original había que apostar más fervientemente por unas mejoras sacrificando a otras según nuestro modo de actuar para que no llegáramos a ser perfectos. En Human Revolution nos acercamos demasiado a esa perfección.

 

Las conversaciones, así como nuestros actos, también decidirán el transcurso de la aventura, que nos conducirán a cuatro finales establecidos. Todo es una línea recta, recargada de ramificaciones marcadas por nuestras decisiones, otro factor que invitará a rejugar el juego. Las posibilidades son considerables, haciendo que incluso podamos vivir un spin-off respecto a nuestra partida anterior ¿Cómo avanzaría la aventura si un personaje importante muriera? ¿O qué pasaría si hubiese tomado esta otra decisión? Las variables son considerables y nuestras misiones completadas de varias maneras. Pero no a la altura del Deus Ex original, donde las posibilidades eran casi infinitas, incluso decisiones que podían pasar inadvertidas y a las que no dábamos importancia, podían estallarnos en las narices más adelante. Human Revolution, aunque no ofrece tantas posibilidades, sí ofrece un buen número de variables.

En mi humilde opinión, Eidos Montreal ha hecho un trabajo sensacional. Un genial argumento de conspiraciones épicas, un buen trabajo de fidelidad al pasado, ciertas novedades que hacen más atractivos varios aspectos que acomodarán a los nuevos jugadores, y una ambientación apabullante. Aunque podemos pedir más esencia Deus Ex, y que dieran su toque personal sin miedo y algo más de innovación (la verdad es que es como si pudiera dar un paso adelante pero no quiere), creo que han superado el desafío con creces. Le podríamos cambiar el nombre impreso de Deus Ex por otro y nos seguiría quedando un juego magnífico. Han hecho su juego.

 

Es cuestión de esperar la acogida que tendrá Human Revolution, como Deus Ex necesitó de tiempo en su día. Ahora tienen unas bases establecidas y saben que han hecho un gran trabajo, sabiendo lo que podrían mejorar esta delicia que ya nos ofrecen. Y lo único que puedo decir, es que quiero más Deus Ex. Tenéis ante vosotros una experiencia de juego arrolladora, de lo mejor que podéis jugar en esta generación con este excelente título atesorado de posibilidades y diversión. Quizá no muy destacable por querer ser demasiado respetuoso con el pasado, queriendo satisfacer a todos, los jugadores de antes y los de ahora, y donde otros juegos ya han aportado el carisma y encanto que quiso reflejar Warren Spector. Impresionando hasta donde ha querido,  sigue siendo Deus Ex.

14 pensamientos en “[Análisis] Deus Ex Human Revolution

  1. Para mi hablar de Deus Ex es hablar de uno de los mejores de todos los tiempos, que redefinió el concepto mismo de videojuego, dándole al jugador una libertad de acción y decisión que pocas veces se ha visto. Como bien señalas en el texto, creo que los seguidores de la saga veíamos con cierto recelo esta nueva entrega, pues no se sabía a ciencia cierta que esperar, ni si se respetaría el planteamiento original.

    Luego de leer tu análisis debo decir que me quedo tranquilo, porque veo que se han mantenido todas, o casi todas esas buenas ideas y conceptos que nos trajo la primera parte. Claro que tengo mis reparos con algunos cambios, en especial lo de la regeneración, pues parece que borraron de un plumazo ese genial concepto de daños por área afectada. En cuanto a lo que comentas sobre la parte gráfica, no me parece tan grave, ya que por suerte las fortalezas del juego se encuentran en otras áreas.

    Ahora solo me queda esperar a ver cuando me lo puedo conseguir, si bien no creo que pueda superar a su gran antecesor (tarea muy complicada por cierto), creo que es un homenaje muy bien logrado al Deus Ex, como para que las generaciones actuales tomen contacto con una de las sagas que dejó un legado imborrable e incomparable.

    • Visto el renacer de Duke Nukem, más miedo me entró todavía XDD. Pero no puedo negar, aunque pueda parecer profano, que me entusiasmó la idea de que Deus Ex volviera aunque fuera sin Warren Spector. Revolución a la par con Zelda, podría considerarse el Ocarina of Time del PC entonces. Lo único que los diferencia es que uno tuvo una gran repercusión mediática y el otro no gozó de ese privilegio (ponga aquí John Romero como culpable).

      El juego está generando algo de discordia, hay conocedores de Deus Ex a quienes les está encantando y a otros no, y lo mismo para los que no lo conocían. Yo tiro a lo fácil. Sí, ha vuelto Deus Ex, pero más allá de comparaciones hay que valorar qué nos trae, y si le cambiamos el título impreso por otro, sigue quedando un gran título.

      Yo tampoco le doy importancia a los gráficos, sobre todo por la experiencia y satisfacción que pueda dejar el juego, pero hay que mencionarlo. Aun así, ojo, que es muy vistodo y sólido todo lo que se puede ver, pero nunca está de más exigir lo que falte. Yo creo que cuando puedas comprarlo, te dejará muy satisfecho.

  2. Yo aun no me lo he terminado de pasar (mas que nada por estar grabandolo), pero me parece un juego bastante acertado, no un excelente como te parece a ti pero si bastante notable. Para mi tiene algunas carencias en algunos aspectos, que pueden ser tonterias pero que no terminan de convencerme.

    Que haya varios caminos es una chulada enorme, aunque a veces quizas haya demasiados (en una de las zonas me encontre con hasta cinco formas de entrar xD), y sin duda piratear es lo mas burro xDDD yo diria que es un juego al que ir directamente le sienta muy mal (vamos, que siendo un destroyer pierde el encanto), pero ir a lo sigiloso, o hackear torretas y robots, moola xDDD

    El sistema de habilidades me parece una pasada, aunque tambien es un poco putada que si no te paras a mirarlas todas y a pensar un poco sobre que coger igual acabas haciendo un frankenstein que no vale para nada… Sin duda uno de los mejores juegos de este año (yo no me atrevo a decir de la generacion) y que es una compra obligada si o si D:

    PD: Las mejoras no tienen precio, chulisimas, una pistola con balas chungas, mira laser y silenciador, soy letallll :3

    • Ya discutimos largo y tendido sobre el asunto😄. En mi opinión me dabas demasiados detalles puramente rpg’s, o al menos que suelen verse en este tipo de juegos, y esto es más una aventura compuesta por mecánicas de varios géneros.

      Otra cosa es que a mí la nostalgia por este título me tire como los colores a un equipo de fútbol, que puede ser😄. sí, se le puede exigir más, y más que nada porque quiere ser tan fiel (supongo que había temor en satisfacer a los fans), que parece que en muchos aspectos Deus Ex ha quedado congelado en el tiempo. Yo noto que falta ese pasito, y un toque personal por parte de Eidos, que aunque algo hacen, podrían hacer más y no tener que esperar la crítica o aprovación de Spector (que aunque no pueda participar, es lo que parece). Una década después, y en el fondo no frecen mucho más de lo que se vio, es más, se queda algo por debajo del de hace diez años, y ya ves que calidad no le falta, yo creo que va sobrado. Imagínate lo que fue Deus Ex que su experiencia de juego era más que este, y en el momento que apareció sin nada equiparable antes visto. Si a eso le sumas que en este tiempo otros juegos han copiado ya todas esas dinámicas (los híbridos están en muchos juegos), pues el impacto es nulo, pero sorprende que el paso de los años siga dejando un gran juego.

      Por poner un ejemplo, tenemos el remake de Ocarina of Time, ya con sus años, sigue siendo el mismo juego, sin nada nuevo, pero se le sigue valorando igual. Este Deus Ex, como diferencia es que es un nuevo episodio, pero han querido transmitir como han sabido, lo que fue Deus Ex, inalterable y básicamente nulo en novedades salvo los pequeños detalles que le ha puesto la propia Eidos. Si túno castaste el impacto de Deus Ex en su día, y con los años han pasado por tus manos, Metal Gear, Splinter Cell, Rainbow Six Las Vegas, Mass Effect, Fallout 3 y los “felatios” que le dedicas a The Witcher XDD, pues es difícil que puedas verlo como lo ven otros ojos, cosa que es totalmente comprensible, a mí me ha pasado, y a todos con algún juego.

      El handicap que se le presenta a Human Revolution es querer ser fiel con el pasado, y no lo consigue completamente, y trae novedades que no gustarán a los más puristas, cosa que para mí roza lo extremista porque nada me ha desentonado en lo que le han quitado y lo que le han incorporado. Quiere contentar a todos y no lo conseguirá, lo hará con unos y no con otros. Y por otro lado, como puede ser tú caso, para los que no lo conocían, el impacto no va a ser como el que se vivió hace una década porque ya se ha visto en otros lugares. Pero para un fan, revivir de alguna manera esa experiencia algo modenizada, como pasa con un fan de Ocarina, no tiene precio. Y valorar este juego va a ser duro y necesitará de tiempo, seguro.

      Pero bueno, son por casos como estos en los que tú, rapso y yo no creemos que las calificaciones que se le dan a un juego estén carentes de subjetividad.

  3. Me resulta interesante lo que he leido. Puede que se hayan quedado muy a medio camino del Deus Ex original en cuestion de opciones (circunstancial), pero parece que lo añadido lo han hecho a conciencia. Imagino, que en consola, era hacer eso o renunciar a mayores opciones a favor de un apartado grafico mas “apetitoso”.

    Me llama mas la atencion por eso, han construido un escenario grande, con distintas posibilidades segun cuentas, y una variedad de opciones que como minimo te permite sentir curiosidad a como seria seguir otros caminos.

    Igualmente no creo que mi entusiasmo fuera similar al tuyo, pero ya solo sabiendo que es mas que satisfactorio para los que lo jugaron en su momento, y profanos como yo pueden disfrutar igual, hace que lo tenga en cuenta.

    • El problema, es que si fuera así, entonces los PCros tendrían derecho a criticar “consolizaciones”😄. A mí el apartado visual, lo último a valorar, a no ser que me llame muchísimo la atención para bien o para mal, al menos para mencionarlo. En HM notas los fallitos, o mejor dicho, carencias, pero se te hace un juego bonito de ver, hay mucha solidez, y el ambiente que te rodea es cojonudo.

      En mi opnión pueden disfrutar todos, pero como digo más arriba, el intento de fidelidad desmesurada (algo bueno y algo no tan bueno si no le ponen valor para implementar detalles más innovadores), que hablamos de hace una década, hará que el impacto sea más bien inexistente. Pero también se consigue saborear una de las experiencias más alabadas de todos los tiempos.

      En tú caso, tal y como está montado, no creo que ni el concepto fps te disguste, como ya digo, no abusa de nada. las mejoras del protagonista hacen que el juego vaya a más con sus habilidades, y las posibilidades de abordar los escenarios son alucinantes. El concepto de sigilo entre MGS y Splinter Cell, es muy agradable, igual que las partes de acción.

  4. Muy buen articulo, mucho mas completo del mio que no deja de ser mas una opinión personal sobre el juego que no un análisis riguroso.

    La verdad es que jugar a Human Revolution me ha dado ganas de jugar a los elementos mas antiguos de la saga que en su época no disfrute como debía.

    • Yo creo que el tuyo era mucho más sobrio y digerible, además de perfectamente redactado a través de tus sensaciones. Yo suelo pecar de tocho y densidad XDD.

      Me cuesta ser consejero de probar algo que ya tiene tantos años, creo en que cuesta que sean valoradas igual que el primer día (ya hasta hace daño a la vista XD), o apreciables al mismo nivel. Pero nunca está de más conocer la hisotria del videojuego, especialmente algo tan importante como Deus Ex, el “Zelda del PC”, en el sentido de que es considerado uno de los mejores de la historia pero sin la ventaja mediática de Link. Así que, si HM te ha inspirado, adelante y pruébalo, que con un poco de paciencia irás apreciando sus bondades y ver qué tenía tan especial como para ser tan alabado. No sé si sabrás verlo igual, pero lo que ofreció no se vio en ningún otro lugar.

  5. Wolas!! Muy buen analisis!! Vaya currada xD. Yo este juego lo estoy jugando y me está encantando. Sobretodo es ese argumento que engancha y las posibilidades de juego, está muy bien (y cosas como el hackeo me encantan xD). Lo único que me decepcionó es tecnicamente hablando que tiene muchos truquitos y fallos (y en tarjetas nvidia no han testeado mucho, que eso que tesselación+ antialias provoque errores graficos es grave…), y después de ver tantas cgs en los trailers uno tiene en la idea algo muy diferente XD( cgs, que luego ni salen, que gracioso xD). Pero el juego es una pasada y me tiene enganchado.

    Saludos!
    ———–
    PD: Si, habia desaparecido en combate xD, pero ya he vuelto… y tengo ya de nuevo el blog operativo por si interesa megaotakus.co.cc .

  6. Bienvenido

    En PC ni idea, eso arpiman lo sabrá mejor que lo ha jugado en dicha plataforma, yo lo he jugado en Xbox 360, y como puedes imaginar, algo por debajo. Pero bueno, cambiando impresiones con él, vimos que gráficamente no era su fuerte, por no mencionar las sosas escenas de vídeo. Te viene Square Enix con cipote de trailer en el E3 y luego ves esto, da un poco de bajón. Podrían haber hecho los vídeos mientras Eidos desarrollaba.

    Pero bueno, en ese aspecto me quedo con la brutal ambientación y que tampoco luce nada mal el juego. El juego tiene mucha fuerza y es una pasada como para no disfrutarlo por carencias técnicas.

  7. No conozco el juego original, pero lo cierto es que desde el mismo instante en que vi el primer vídeo del juego, junto a comentarios de los desarrolladores explicando las posibilidades de la aventura, lo apunté como un indispensable. Tras leerte, más de lo mismo. Muchas ganas de hincarle el diente. Sobre todo porque le veo unos aires a blade runner que tiran de espaldas, y todas esas movidas de investigación e implantación cibernéticas futuristas me molan una barbaridad. En cuanto baje un poquito de precio y despache mis asuntos “videojueguiles” actuales, caerá.

    • Hay que reconocer que ese trailer tiene una calidad que genera un hype pocas veces visto. Lo dicho, Square Enix sigue siendo la mejor, al menos, en crear vídeos de estos: calidad, nitidez e impacto, y e que encima lo clavan con el tema musical principal del juego. Ojalá para el juego final hubieran sido ellos los que hubieran hecho los vídeos, porque dejan bastante que desear en el juego.

      Pues en el juego, hay dos metrópolis donde una de ellas es quizá el mayor guiño a Blade Runner, toda la ambientación es brutal. Dejaré que lo descubras cuando adquieras el juego. Los implantes protésicos también son una pasada cuando los vas mejorando todos. Al principio parece que no puedas hacer mucho, pero esa es la gracia del juego, ver como mejoras y las habilidades que te van dando al mejorar cada parte del cuerpo, la experiencia aumenta bastante.

      Creo que sé cual es el vídeo que dices de cuando explicaban las decisiones de infiltrarte por varios caminos, y sólo puedo decirte, que en esa demostración, se queda pequeño con las posibilidades que te ofrecen después. Y eso también es para aplaudir, porque no sólo está currada la primera fase, sino que han mantenido el tipo en todas ellas, muy bien estudiadas. Cuando puedas hazte con el juego que no te arrepentirás.

  8. Ya me loo han recomendado y dado lo que tu dices, creo que no me quedará otra que probarlo. Personalmente no tuve la oportunidad de jugar al anterior, como tu o mucho de los aquí presentes, sin embargo y considerando tu comparación con Rainbow Six Vegas, creo que sigue valiendo la pena darle una oportunidad más alla de no poder seguir al pie de la letra el hilo conductor de la historia.
    Por cierto me encanto este análisis.

    Saludos😉

    • Bueno, yo sí jugué al juego del pasado, pero hacía años que no jugaba y quería volver a hacerlo para apreciar mejor el nuevo Human Revolution. Este, es una precuela del original, así que argumentalmente va antes que el de hace 10 años, así que no vas a empezar desorientado para nada.

      No es que ahora yo vaya a exigir que juguéis a una obra de culto de hace una década. Es una obra maestra pero no tuvo repercusión mediática ni mucho marketing, además de la desconfianza del usuario con un juego muy malo de la compañía que salió antes, y por eso Deus Ex es menos conocido de lo que merece. Durante todo este tiempo se ha hablado mucho y casi todo el mundo lo conoce por el nombre, pero no lo ha jugado. Pero tal vez el final del juego, la sorpresa que hay tras los créditos consigan que quieras saber más, y te intereses por el Deus Ex original de Warren Spector.

      Así que yo te recomiendo que cuando puedas juegues, que argumentalmente no estarás desorientado por la trama, va antes que el original en sucesos.

      Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s