[Análisis] Alice: Madness Returns

A saber qué diría Lewis Carroll si viera su cuento de “Alicia en el país de las maravillas” convertido en una masa sanguinolenta de la mano de American McGee. En este caso, no hablamos de desarrolladores, pues de eso se ha encargado Spicy Horse, sino el responsable en el apartado de diseño creativo de la obra que protagoniza nuestra heroína Alice.

Fuera de la tónica del libro o de la imagen visual que podemos tener de la película Disney, nunca me ha parecido una historia del todo apta para un niño aunque siempre haya ido dirigido a todas las edades (conste que en este caso hablo de forma muy personal). Por poner un ejemplo, tengo siempre presente a la irritante reina de corazones que se pasa todo el día hablando de decapitaciones como si fuera su fetiche, y eso siempre ha sido para mí una imagen bastante perturbadora. Por no hablar de que la intención de Carroll era la de mostrar juegos lógicos y matemáticos dentro de metáforas, alegorías y frases hechas convertidas en imágenes visuales que el lector pudiera imaginar como algo tangible.

 

La creatividad de American McGee se suelta la melena una vez más. Como ya hizo anteriormente,  vuelve a quitar el manto del tabú y borra todo sentido de la censura para mostrar el lado más oscuro de este cuento, siempre a su modo de ver claro, pero para nada creo que desentone con la propuesta del paranoico mundo del país de las maravillas aunque podamos pensar que no tiene nada que ver. Esta historia en las travesías de Alice puede moldearse de muchas maneras donde no hay límites para la imaginación, donde cualquier elemento tiene lugar sea cual sea su forma.

Pero no estamos frente una propuesta gancho donde cualquiera puede tener en mente un cuento para niños convertido en algo bizarro para llamar la atención de todos (para mí ya era bizarro pero sin sangre). Sino que han querido que la historia de Alice continúe ahí donde lo dejó el autor tras “Alicia en el país de las maravillas” y “A través del espejo y lo que Alicia encontró allí”. Y podríamos decir que, hace más de una década, el videojuego continuó su periplo con American McGee’s Alice y su peculiar forma de ser contado y plasmado. Juego que se ganó un sinfín de adeptos.

 

Si tenemos en cuenta la desbordante imaginación de Alice al quedarse dormida y soñar (cosa que sabríamos al final del libro) con el país de las maravillas y sus raros habitantes; y que en el otro lado del espejo se enfrentaría a una curiosa partida de ajedrez con un sorprendente mensaje final, queda claro que Alice tenía una mente de infinita fantasía. American Mcgee le dio una vuelta de tuerca al concepto para forjar la psicodélica mente de Alice, donde el mundo de los sueños queda relegado por demenciales locuras de la protagonista a la que acompañaremos en su surrealista viaje.

Lo que una vez fue un sueño, se ha convertido en la viva imagen que compone la frágil mente de Alice. Hace 10 años, recordando el primer juego, Alice viajaba a su mente, a su país de las maravillas subyacente para enfrentarse a sus temores que provocaron su autismo debido al trauma causado por la pérdida de sus padres en un incendio. Pero parece que el abandono del psiquiátrico y su cura fue algo efímero. Ahora, años después, surgen nuevos temores que atormentan a Alice, pesadillas que muestran visiones de su mundo de fantasía en decadencia, desmoronándose poco a poco en un mar de sangre y vísceras. Y un nuevo misterio turba sus pensamientos: cómo y por qué murió su familia.

 

Alice no puede borrar esos sueños ni sus macabras imágenes de su cabeza. Por ello, acude a un doctor que intenta hacerle olvidar todo aquello, pero para eso tiene que viajar a su subconsciente para saber qué ocurre en el país de las maravillas. Así empezaremos nuestro viaje, conociendo a personajes de lo más pintorescos y extraños, no sólo en el país de las maravillas, sino también en Londres, pues en esta aventura deberemos vivir la realidad y la pesadilla para descubrir la verdad que atormenta a Alice.

Si hay algo a destacar en este título, es el llevar la sensación de locura y demencia a su máximo exponente en una paranoia continua. Es muy normal si el jugador empieza desorientado por relatos sin sentido de los personajes, o frases complejas que intentan ser filosóficas y uno no sabe a donde conducen, tan desconcertante como lo que podemos ver en pantalla. La verdad es que todo está bien preparado para que interpretemos un intrincado juego que quiere dar forma a una mente, y que nos conducirá a un final que poco a poco pondrá orden y sentido a nuestras dudas. Y todo sea dicho, un argumento estupendo con un desenlace sorprende y macabro como el propio juego.

 

Alice: Madness Returns se presenta tal y como es nada más empezar. Sin preámbulos ni protocolos veremos qué pie calza su bizarro concepto en una sangrienta escena introductoria, y acto seguido, pasaremos a degustar la mayor virtud del juego: la impresionante creatividad de su apartado visual. Cada área del juego no tiene desperdicio y es sencillamente un decorado maravilloso y rebosante de belleza sea cual sea su manto, porque pueden ser tan preciosos como siniestros, pero nos veremos fascinados y absorbidos por su imaginación que parece no conocer límites. Es algo hipnótico para el jugador, tan alucinógeno como la temática del juego. Decorados irreverentes y sin sentido, y que a la vez concuerdan con la temática del escenario, ya que iremos viajando por distintos decorados, desde bosques y fábricas a paisajes orientales. La verdad es que no hay que buscarle un sentido, sino disfrutar y deleitarnos con lo que vemos.

Londres, sin dar mucho juego y ser un pequeño prólogo en cada capítulo, también es digno de ser nombrado en cuanto a su realización artística. Si en el país de las maravillas todo es una fantasía de un sinfín de colores y gamas cromáticas, la ciudad inglesa es una representación gris y barroca que parece sacada de la mente de Tim Burton: un híbrido tan oscuro como Sleepy Hollow, y de formas y diseños tan esperpentos e hilarantes como Pesadilla antes de Navidad. Y es que los habitantes de Londres son feos de narices, pero no por mal hechos, sino por la expresa fealdad de su diseño. Alice a su lado, aun viendo que es como una perfecta muñeca de porcelana, está de muy buen ver en comparación al resto, es la flor entre la mala hierva… pero está como una regadera.

 

Y hablando de personajes, esta historia no tendría ningún sentido sin las míticas celebridades que Alice conoció en el país e las maravillas. Volveremos a ver al tan famoso Sombrerero Loco, así como el sonrisas del gato Cheshire, la reina de corazones, etc. A ellos se suman los enemigos a los que nos tendremos que ir enfrentando, también de un gran diseño a ser destacados, con sus propios patrones de ataque que tendremos que ir aprendiendo, además de la diferencia de tamaños y su dureza. Si bien el bestiario es bastante generoso en diversidad, se queda en poca cosa debido al hecho de que cada escenario es una temática distinta, y para cada uno, se le ha dedicado dos o tres enemigos distintos que hacen que se repitan demasiado y se difumine la variedad. Algunos serán enemigos que coherentemente sólo veremos una vez para no ser vistos más en el juego, porque van irremediablemente atados a la decoración de cada nivel, y darán paso a otros nuevos a medida que avancemos por otros lares del país de las maravillas.

El apartado sonoro no se queda atrás y, aunque son temas distintos, puede estar perfectamente a la altura del mimado apartado gráfico. La banda sonora es fantástica, con temas bellos, potentes y lúgubres, melodías profundas y épicas que ayudan a sumergirnos todavía más en este mundo de fantasía y locura. Puestos a pedir, quizá podamos echar en falta algún tema musical más, pues iremos notando que el repertorio se va repitiendo a lo largo del juego. Aun así, la cohesión con los momentos del juego es extraordinaria, nunca falla en los momentos clave. Los efectos de sonido ya son otro cantar, son muy buenos, pero algunos quedan tapados por otros que suenan por encima del resto, con más estridencia, y notaremos que sucumben frente a esos más destacados. Todo queda redondeado por un doblaje muy bueno, aunque peca del reutilizado de voces para varios personajes.

 

La jugabilidad es quizá el principal dilema que presenta esta obra dependiendo del jugador. Alice se permitirá el uso de cuatro armas, dos para el cuerpo a cuerpo y dos para ataques a distancia, y en cada uno de estos grupos, un arma será la rápida como la espada Vorpal o el molinillo de pimienta, mientras que otras serán un poco más lentas pero más potentes para mermar las férrea defensas enemigas, que serán el caballito y la tetera. Originales armas que sirven de forma básica lo que se proponen, donde cada una podrá ir siendo mejorada a lo largo del juego gracias a la moneda de pago que iremos adquiriendo en cada nivel, que son… dientes.

Alice, al igual que el enemigo, también tendrá sus métodos defensivos, como un paraguas que nos sirve de escudo al desplegarlo, o un sistema de evasión en el que desapareceremos dejando un rastro de flores y mariposas para esquivar los ataques. Y si nos vemos en las últimas a punto de morir, podremos pasar al modo histeria, donde Alice no llorará precisamente un mar de lágrimas en el que ahogarse, sino que sacará a relucir una psicosis interior que acabará con todo lo que tenga por delante. Además, para poder reflejar la máxima fidelidad con la obra de Carroll, también gozaremos de la habilidad para disminuir nuestro tamaño y poder pasar por diminutas puertas, y que también nos servirá como recurso para localizar zonas secretas y caminos ocultos que nos llevarán a encontrar los muchos secretos que se esconden. El uso de armas y cada habilidad, acaba siendo un uso muy intuitivo con el que nos moveremos con soltura.

 

Si bien estamos hablando de una aventura de acción y plataformas, aquí se presenta la primera barrera dependiendo del jugador. La jugabilidad está muy bien, ágil y dinámica. Pero su propuesta es un tanto simple, una jugabilidad clásica y muy encasillada que no se aleja un ápice de su propuesta de hace diez años, cosa que es comprensible, pero tampoco se aleja de lo que ya han ofrecido otros juegos con el paso del tiempo. Cada uno puede interpretarlo a su modo de ver, sigue siendo un apartado bien hecho aunque le pueda faltar limarle algunas esperezas, pero a algunos puede conducirlos a la pesadez y la reiteración, donde el misterioso argumento y la fuerza de la creatividad artística será lo que nos empuje a seguir. Las primeras horas nos pueden abducir fácilmente, pero con el paso del tiempo quizá las sensaciones ya no son las mismas.

A la hora de valorar un juego se tienen en cuenta cada unos de sus apartados. Y para mí es un error querer comparar esta obra con la calificación que se le pueda haber dado a un CoD. Son juegos muy distintos, donde cada uno debería ser valorado dentro de su género y ver si Alice es un púgil que pueda competir con los de su especie. Madness Returns es un juego que se divide en dos componentes que le confieren su virtuosismo. Uno es su incuestionable fuerza artística y un apartado técnico que, si bien tiene sus altibajos, raya a un gran nivel. Y por otro lado tenemos su propuesta jugable que, dependiendo de cómo seamos, nos proporcionará una diversión u otra, más pesadez o no. La verdad es que la experiencia de juego queda bastante camuflada gracias a su visionado, y acunada por un argumento de peso que perderá su factor sorpresa en segundas partidas.

 

No obstante, es una obra a tener muy en cuenta, necesaria en nuestra estantería junto al resto de nuestra colección, que esconde infinidad de secretos que encontrar en cada uno de sus largos niveles, y por ello puede ser fácilmente rejugable. Como dice Arpiman, es un juego desintoxicante, y la verdad es que uno no puede estar más de acuerdo al gozar de un juego que nos alivia un poco y nos aparta de tanto clon genérico. La duda es queda reflejada en como valorarlo. Una obra maestra en cuanto a su excepcional concepto artístico rebosante de imaginación que nos cautivará, pero como juego se queda en algo decente y cumplidor, que funciona pero no se arriesga, un clásico en exceso que lo deja en una obra notable que podría haber sido dotada de más matices (cosa que podremos comprobar gracias a la descarga gratuita de su primera parte si no conocemos las aventuras de Alice). Un título esencial, al menos a ser jugado una vez, donde sus virtudes y flaquezas harán que el jugador decida si querer esperar a otros precios, o si no puede esperar a tener esta joyita.

16 pensamientos en “[Análisis] Alice: Madness Returns

  1. Joer muy guay el analisis. Pues un poco mejor de lo esperado por lo que comentas. Al principio tenia cierto interes por el juego, pero no se porque paulatinamente (seguramente al no poderlo alquilar) se me fueron quitando las ganas y lo estaba viendo como uno mas.

    Tampoco es que la tematica ayudase demasiado, esta pelicula de pequeño me daba bastante miedo. Aunque en mi caso, era mas por los dos gordinflones que por la reina. En realidad, la reina me hacia bastante gracia. Pero el momento con esas dos bolitas con patas me parecia demasiado psicodelico en su momento😄

    Pero vamos, que me resulta una pequeña sorpresa el resultado final y tus conclusiones. Mejor. y mejor aun que no solo sea un ejercicio visual este juego.

    • Gracias. Empieza muy bien el juego, fácilmente te absorbe, pero le falta algo, y eso que lo intenta ofreciendo fases con una mecánica distinta en alguna ocasión, como un arcade matamarcianos, o un plataformas de scroll horizontal. Incluso podría decirse que tiene fases de bonus (si las encuentras).

      No creo que sea un ejercicio visual, pero creo que hay que reconocer que le ayuda mucho a que el juego tenga una personalidad distinta, porque si no te dejas llevar por eso, ves que el juego es muy simple, y la complejidad se basa en lo que ves en el decorado. Hay más esfuerzo creativo que experiencia de juego. Pero bueno, es un conjunto de cosas que hacen del juego algo muy especial. Cuando puedas, te recomiendo un alquiler, porque ahora mismo estarás ocupado económicamente con otras cosas de interés que ya sabemos XDD

  2. El diseño del juego es una pasada, por ahora voy por el Capitulo tres grabando la guía y estoy flipando con cada nivel y cada diseño de absolutamente todo. El juego como ya te comente para mi no es una obra maestra, es un juego con el que te lo pasas muy bien y lo disfrutas, ni mas ni menos.

    Yo por ahora solo le veo un pero a la hora de los saltos, que a veces te pegas el guantazo irremediablemente. Las armas me gustan mucho y los combates son muy dinamicos al poder esquivar practicamente todo. Me lo estoy pasando muy bien jugandolo, y yo lo recomendaria sin dudar para pasar muy buenas horas de juego, y bizarras a mas no poder xDDD

    Y la gente de Londres, real como la vida misma, todos feos como el infierno, y los niños con camorcios enormes xDDDDD

    • Pues sí, la muerte se da más en los saltos que por los enemigos. Yo creo que el juego es incluso facilón, Posiblemente sea un desafío más ameno con el nivel de dificultad más alto. Yo tampoco lo veo obra maestra, bueno sí, pero sólo en su apartado creativo. Creo que en eso es brutal en cuanto a originalidad, y le da una personalidad bestial al juego. Pero como experiencia de juego, le falta algo, se ha encasillado en lo que era después de 10 años respecto a la primera parte. Quizá le faltaba un poco más de tiempo en planificación para darle más distinciones.

  3. okok, tengo q admitir caballeros, ustedes juegan excelente primero q todo, en cuanto al juego me parece la historia mas original de alicia en el pais de las maravillas, hubiesen sacado un libro yo hubiese sido la primera en comprarlo, ademas de que es muy refrescante su modalidad de juego estamos acostumbrados a los primera persona y a formas de combate basadas en ese estilo, demostro totalmente ser nuevo en trama y tensionante en modalidad de juego yo le auguro demaciado porvenir, eso si espero!!!! q no alla secuela debido a que termino perfecto, ademas el manejo de personajes esta bien, tiendeeeee a veces ser un poco aburrido solo porq los enemigos son un poco repetitivos y el estilo de combate igual, pero al igual de devil may cry, te tienen pegado como pendejo jugando pa ver q paso despues y porq se desenvuelve todo asi, asi q como gamer veterana le doy mi avalo y lo recomiendo mucho, perfecto su analisis, y sigan trabajando duro para nosotros como siempre, FELICITACIONES

    • Exacto, lo que se agradece mucho de este juego es que nos aparta de tanto shooter clonado. Que aunque sea una mecánica clásica, que está bien hecha, y junto a su excepcional apartado artístico, nos tonifica de la pesadez de juegos que se repiten.

      Se le podría poner final, pero American McGee tiene imaginación de sobras para sacar más partido de la mente de Alice. Dependiendo del éxito del juego, una tercera parte no se puede descartar. Eso sí, se arriesga mucho con su mecánica tan simple, y yo te digo que ya han habido bastantes juegos a lo largo de estos 10 años que han ofrecido este estilo de juego de Alice, pero lo podemos pasar por alto fácilmente porque hace tiempo que no se ve algo así, y es un juego que nos desintoxica de otros géneros que no paran de dominar el mercado hasta aburrir (los fps). Ojo, no creo que deba perder su concepto jugable, pero tiene que saber ofrecer bastante más para el futuro, si es que lo tiene. Es como la evolución natural que va teniendo Mario en cada entrega en Nintendo, y Alice, para no perder este privilegio que ha conseguido, también tiene que saber evolucionar como juego. En el apartado creativo, no creo que haya que preocuparse.

      Después mencionas Devil May Cry, pero su género es bastante distinto. Alice es una aventura de acción y plataformas. Y DMC junto a otros de su estilo (God of War, Ninja Gaiden…,) son Hack’n Slash. Y aquí, en mi opinión, aunque nos podamos confundir, los conceptos son muy distintos aunque ofrezcan algo simple. Estos juegos son muy veloces en la acción, requieren cierta habilidad por parte del jugador, y no son tan simples a la hora de atacar, hay un sinfín de combinaciones de botones para realizar combos y se requiere pericia, además de ser bastante difíciles en cada grado de dificultad. Prueba a poner DMC en nivel Dante must Die, o Ninja Gaiden en Maestro Ninja, y quizá nos tardamos meses en pasarnos el juego. Los juegos de Alice no tienen eso, atacas con simpleza y una mecánica muy prefijada y sin complicaciones, y destila a género de aventura y plataformas pro la cantidad de saltos que hay que realizar.

      Muchas gracias por tu comentario. Saludos

  4. El juego original me ha dejado un poco frío, es cierto que ya tiene sus añitos, pero qué mal lo han adaptado. Respecto al nuevo nada que objetar, me lo compré, lástima que después llegaron otros y lo dejé un poco abandonado, siempre me pasa lo mismo.

    • ¿Lo han adaptado mal? Yo le echaba unas partidas de vez en cuando en su momento en casa de un amigo, o sea en la época que debió ser jugado😄, que yo en estas cosas soy bastante reacio y siempre tengo dudas de que la gente aprecie las cosas como fueron en su día, o sea, jugar a algo que debió ser jugado hace 10 años, y a veces esta persona quizá no entiende el porqué se mitifican ciertas cosas. A mí me sorprendió gratamente. pero vamos, que no he podido probar esta adaptación en DLC gratuito (al menos esto se puede felicitar).

      Hombre, si no lo has pasado, yo te diría que te pusieras, porque a mí el final me ha sorprendido bastante. Y ojo que quizá no es para tanto, pero comparado con lo que hay hoy en día, no te deja frío.

  5. Debo jugar a este juego, debo jugar a este juego…repica una y otra vez en mi cabeza mientras leo todos los análisis y la gente me empieza a hablar sobre las bondades de la “calva” de Alicia. Así que cuando acabe de escalar esta montaña de crisis monetaria y pueda hacerme con él, le meteré su merecido vicio y análisis propio!!

    Gran texto señor!

    • ¡Muchas gracias buen hombre!😄

      Hombre tranquilo que el juego no saldrá por patas, cuando puedas le das un intento. Aunque si te corre prisa pues siempre puedes mirar de alquilarlo y ya llegará el momento de comprarlo.

      Sé que muchos lo ponen como obra maestra, a mí, particularmente me ha entusiasmado, sobre todo, abducido por su creatividad, pero también le he visto flaquezas en la parte jugable, clásica y estancada, y para mí es un juego notable la mar de refrescante. Que obviamente es como debe ser, no creo que deba perder su identidad, pero le falta evolucionar, como lo puede hacer Mario en cada entrega. Ahora es clásico, con un estilo que se ha visto mucho a lo largo de esta década. No obstante, es cierto que hace tanto que no vemos algo así, y hay tanto shooter, que se acaba agradeciendo que te saquen algo fuera de lugar y que esté bien hecho.

  6. Yo tuve la suerte de encontrarme, casi por accidente, con el Alice original que salió allá por el año 2000. Y tomando en cuenta que la obra de Lewis Carroll siempre me ha parecido enigmática, verla nuevamente retratada en un videojuego es más que un motivo de alegría para mi.

    Creo que a lo largo de tu análisis destacas por encima de todo lo demás su apartado artístico y visual, que ciertamente es lo más impactante y una de las señas características de este libro. Pero no solo eso, y a pesar de no haberlo jugado todavía, algo que también me parece muy bien conseguido es esa atmósfera sombría, envuelta en un halo de misterio, en el que sabes que hay algo terrible que se oculta y que tarde o temprano saldrá a la luz.

    Para mi el universo que creó Carroll tiene un inmenso potencial para ser adaptado en un videojuego, y al menos superficialmente yo diría que en este retorno a la locura, sus creadores lo han conseguido. Sé que este es un juego que lo disfrutaré de principio a fin, incluso diría que tu texto ha reafirmado todo lo bueno que ya esperaba de él. Espero poder conseguirmelo próximamente porque es un juego que vale muchísimo la pena. Genial texto Sone, un saludo…

    • Lewis Carroll, como muchas otras cosas en cualquier ámbito, puede servir de manual para crear videojuegos, sobre todo para espolear la imaginación en este caso. American McGee es un genio, así de claro, pero retrata muy bien el concepto de Carroll, lo respeta y a la vez lo profana a su manera😄. Pero lo curioso, es que su peculiar y visceral modo de ver no desentona. Y yo creo que a él, le pasaba como a muchos otros, que vemos que el mundo de Alicia en el País de las Maravillas ocultaba algo oscuro que sólo tenía que explotar de alguna manera. Claro que eso es presuponer y especular demasiado por mi parte XDD Pero siempre me ha parecido algo perturbador aunque lo etiquetaran de cuento infantil, que ocultaba más madurez de lo que parece.

      Cierto que hablo mucho del apartado artístico, es que es una pasada en serio. Y he querido dividir el texto básicamente en dos partes fundamentales donde está la virtud y la debilidad del juego. Mencionado el impresionante aspecto creativo, que te deja atónito e hipnotizado, luego te queda el juego en sí, y en ese caso, y aun intentando ofrecer bastante y algo de diversidad, algo le falta. No es una evolución natural, es falta de planificación. Lo han intentado, pero es encasillado al pasado, muy anclado al primer American McGee’s Alice y su sistema aunque ha madurado. Pero sobre todo si has jugado a ciertos juegos, ves que no es nada excepcional, bien hecho sí, pero el estilo ya es existente y clásico. Y yo creo que agradecemos más que hace tiempo que no vemos un sistema así, y que nos separa un poco de la pesadez y tenacidad del shooter clonado. Está muy bien, pero hay tramos a los que les falta cierta fuerza también, y en ese aspecto no hace tanta justicia como lo que ves en pantalla.

      Sé que del sonido casi nunca se habla, pero de verdad que apunto otra vez, que no tiene desperdicio y es tan bueno como el apartado visual. La banda sonora, si te gusta el estilo, puede poner los pelos de punta.

  7. No era suficientemente perturbadora la historia como para añadirle el modo histeria (o como se llame) y el diseño de todos los personajes!
    Parece un juego a tener en cuenta, me lo apunto!

    • Esas imágenes que ves en blanco y negro con Alice llorando sangre y como si hubiese sumergido los brazos en una bañera de sangre, esa es la Alice histérica. Ya ves que no da muy buen rollete la tía XDD

  8. Una vez más Sone, has hecho romper mi barrera de los prejuicios con este fantástico análisis y has hecho que me entre el gusanillo de probarlo. Sobre todo el contraste de color y locura del “país de las maravillas” con el gris “Burtiano” londinense que me ha recordado a lo que ya hizo el propio Tim en la novia cadáver, donde la vida “normal” era un claro-oscuro triste, y el mundo de los muertos, alegría luz música y color. Muy bueno.
    Un saludo!

    • Pues a saber si American McGee y Burton tienen algo en común, porque de verdad que parece salido de la misma mente. Para mí es un juego a tener en cuenta realmente, pero es cada jugador el que debe juzgar “cuando tenerlo”, porque quizá lo que ofrece puede esperar, pero quizá para otros no y lo quieran ya. Para mí, muy clásico, y eso me gusta, pero algo de innovación le hubiera dado bastante más caché.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s