[Análisis] Prince of Persia

Ubisoft es una de las compañías de actualidad que más ha dado de qué hablar en muchos ámbitos, para bien y para mal. Tenemos ya bien sabidas las graves acusaciones de presionar a ciertos medios para “comprar” una nota de sobresaliente en su tan abanderado Assassin’s Creed; las razonables quejas del usuario por sus movimientos pérfidos a la hora de preparar DLC’s, donde se convierte en uno de los principales representantes a la hora de mutilar sus juegos para venderlos luego a un precio lamentable por su contenido y duración, aunque eso suponga dejar una laguna antológica argumental en su juego del año.

También, y quizá propiciado por los hechos anteriores, las aventuras de Altair y Ezio se han convertido en tema debate entre jugadores. Y es que si en algo destaca el trabajo realizado por la empresa gala, es en querer exprimir su franquicia de los huevos de oro hasta la saciedad. El tema trae consigo uno de los factores clave que más controversia genera en esta generación, explotar en demasía un juego que el tiempo todavía no ha asentado en su lugar. A saber cuantas vidas y telediarios le quedan a la guerra entre asesinos y templarios.

No es que nadie quiera que estas aventuras no continúen, sencillamente algunos ven que no se le da el tiempo suficiente para asimilar. Ahora nos traen una trilogía de la segunda parte (AC2, AC: la Hermandad, AC: Revelations), una trilogía dentro de una trilogía intentando sacar el máximo beneficio aunque se arriesguen a que salga malparado. La sensación continuista entre cada entrega es innegable, solventando los pequeños defectos donde caían los juegos anteriores, añadir las cuatro ideas nuevas que se les ocurren, y marear la perdiz argumental.

 

Parece que los chicos de Ubisoft tienen contratados a buenos guionistas para hacer las delicias de los jugadores que se han visto atrapados en ese apartado, y que necesitan saber como continúan y concluyen estos periplos. Pero el dilema se perfila ahí donde se otorga la experiencia de juego, el escaso tiempo de desarrollo entre cada parte imposibilita que se dé un salto significativo entre cada capítulo y que innove el juego como merece: más relleno argumental, más de lo mismo en cada juego. La innovación en estos casos, es nula, y se ve muy mermada. Claro que, en este caso, aquí depende de cada jugador cuan importante sea el tema “evolutivo”, si importa o no que el juego sea continuista al haber disfrutado anteriormente, o si ya supone un cansancio para otros. Pero siempre existirán esas dos clases de jugadores que valoran los juegos de una forma u otra por estas exigencias.

Lo que queda claro, es que para Ubisoft parece ser indiferente. Sus declaraciones en las últimas entrevistas que se les hace a los máximos mandatarios (si alguien se ha fijado), la palabra más utilizada es “fans”: los fans de la saga…, para los fans…, a los fans….). Sí, tenemos muy claro que Assassin’s Creed tiene fans, pero parece que no les preocupa volver a ganarse a los que se han perdido cansados  de jugar otra vez a lo mismo en una secuela, o a los que nunca han llegado a sentirse atraídos por su saga, mientras otros esperan ese supuesto tan prometedor y olvidado juego que ha quedado congelado llamado “I Am Alive”. No parece que sea su objetivo intentar contentar a cuantos más jugadores posibles. Es una lástima que sus buenas maneras a la hora de desarrollar un juego, donde ahí apenas se les puede reprochar nada, no vayan en consonancia ni se vean apoyadas por ideas más significativas que sean más innovadoras.

No hay que ir muy lejos para ver cuanto ha cambiado Ubisoft desde la última vez que mostró su mejor faceta y donde vivió uno de sus mejores momentos. En la pasada generación demostraron ser auténticos prodigios en su “reboot” de una de las franquicias más consagradas de la historia, Prince of Persia. No sólo volvieron a dar vida a uno de los mayores mitos de esta industria, sino que consiguieron que su juego se valorara tan a lo grande como el que apareció años atrás convertido en un icono. Las Arenas del Tiempo fue una idea tan fresca e intensa que acabó convertido en un capítulo independiente más allá de ser un simple reinicio, reivindicándose en una de las trilogías más míticas existentes, una subsaga para recordar.

 

Si el juego aparecido a finales de los 80 hubiera tratado sobre las Arenas del Tiempo (ya hubiera sido demasiado eso cuando el juego ya era atemporal de por sí), no hubiese habido problemas en moldear esta saga como se quisiera. Pero no era la piedra angular en la temática del juego, así que Arenas del Tiempo destilaba esa fragancia de ser una especie de universo paralelo que debía tener un final, y que nuevos episodios futuros debían tocar otros temas alejados de ese recurso. Al final así ha sido, ¿pero qué sabor nos ha dejado el Prince of Persia de esta generación?

Nos encontramos ante la intención de iniciar una nueva trilogía, un nuevo protagonista, un nuevo universo y un nuevo viaje que lleve impreso dicho título. Pero es posible que nos encontremos ante un juego que sirve de atracción, de reclamo especulativo y tentativa comercial, un intento de Ubisoft para empujar sus ganancias. Porque si venimos contentados por su espléndida trilogía pasada, leer Prince of Persia es como ponernos sedal para que piquemos. Y el resultado que quizá nos deja es el de sospechar (infundadamente por supuesto) de cómo actúa Ubisoft, de poder ser recriminada fácilmente.

 

No es que nos encontremos ante un mal juego, todo lo que nos ofrece está a un alto nivel en cada uno de sus apartados desarrollados, como ya he dicho, en eso apenas es criticable en Ubisoft, pero nos deja una experiencia un tanto descafeinada. Y es que Ubisoft tenía como reto el tener que competir con ella misma y superar una subsaga tan poderosa como Las Arenas del Tiempo, seguida por El Alma del Guerrero y Las Dos Coronas, todas atadas entre sí por el famoso poder de las arenas del tiempo que fueron escribiendo el argumento de la trilogía.

No sólo era un argumento a superar que, aunque bien hecho, tampoco era nada fuera de lo común mientras se tuviera un mínimo de imaginación, en sí, una hazaña fácil de lograr. Su excelente control y jugabilidad como plataformas frenético han impregnado al propio Assassin’s Creed en sus acrobacias y estilismos. Pero allí se hallaba la influencia del poder de las Arenas del Tiempo que podíamos utilizar, relentizando el tiempo o volviendo atrás si hacíamos un paso en falso. Un concepto tan simple como virtuoso que llenaba de matices enriqueciendo a un nivel sin precedentes toda la aventura.

 

Ahora, teniendo que dejar atrás esa mecánica y piedra angular de las arenas que tanto vanagloriaba al juego, el nuevo Prince of Persia tenía un desafío a cumplir sin la ayuda de esa valiosa característica. En resumidas cuentas, hay que decir que sin ese recurso ha logrado hacer un gran juego, pero difícilmente llega a ese nivel como para ser recordado de las misma forma. Es como un juego al que le falta una mejor planificación para superar lo que ya conocíamos si quería rebasar las expectativas. Podría decirse que la experiencia que nos deja es como un Prince of Persia que debió ser concebido antes que Las Arenas del Tiempo para ser apreciado.

En esta entrega tomaremos el control de un personaje que podemos deducir que en el futuro llegará a ser el príncipe de Persia (al menos si como mínimo se le quiere dar un sentido al título del juego), como viene siendo habitual, sin saber su nombre. Asumiremos el rol de un protagonista aventurero y vagabundo saqueador de tumbas que ha perdido a su burra en mitad de una tormenta y que cargaba con grandes cantidades de tesoros. Mientras realiza su búsqueda, se topa con Elika, la princesa del reino que se encuentra huyendo de unos captores. Más allá de ayudar a una damisela en apuros, seguro que por el buen ver de la chica, nuestro protagonista se ofrecerá a ayudarla metiéndose de lleno en una guerra entre dioses.

 

Sin revelar el siglo en el que nos encontramos, lo que lleva a un nuevo universo de las aventuras de la saga, nos irán poniendo en situación. El reino de Elika rinde culto al Dios de la luz, Ormazd, y en sus dominios mantienen encerrado al Dios de la oscuridad, Ahriman. El reino de Elika está en plena decadencia, los habitantes han ido abandonando el lugar después de que su padre, el rey, llorara la muerte de su esposa. Así que las responsabilidades del pueblo de mantener a Ahriman en su cautiverio quedan olvidadas. El sello se debilita y el rey libera intrigantemente las fuerzas de la oscuridad.

Los esbirros de Ahriman son liberados y empiezan a corromper el reino para que su Dios oscuro huya de su encierro. Nuestra finalidad será viajar a los distintos lugares donde se hayan los terrenos fértiles y sanarlos de la corrupción de la oscuridad gracias a los misteriosos poderes de Elika y volver a sellar a Ahriman. Para lograr tener éxito, nuestro intrépido protagonista y la princesa tendrán que colaborar para superar todos los obstáculos.

 

Con las bases asentadas, veremos que nuestro escenario se divide en varios lugares que podremos visitar cuando queramos, es decir, que tenemos un mapa abierto, bastante amplio por el que viajar. Las formas de una aventura lineal donde no hay vuelta atrás en cada nivel, se pierden. No obstante, habrá zonas inaccesibles que sólo podremos desbloquear al ganar ciertos poderes gracias a las semillas de luz, orbes que nos servirán de moneda de cambio para adquirir estas habilidades que nos permitirán el acceso a las zonas más restringidas.

Aunque todo parezca un escenario abierto, la verdad es que es más un efecto, la aventura se convertirá en algo muy lineal, sin secretos ni pérdidas laberínticas. La única salvedad es la de poder viajar al lugar que queramos del reino señalado en el mapa, aboliendo el viaje continuo de las entregas del pasado donde no había vuelta atrás después de alcanzar ciertos lugares y escenarios.

 

Para ello contaremos con la ya conocida habilidad del protagonista por la que al parecer vienen dotados todos los príncipes de Persia, una agilidad y acrobacias que rompen toda ley física. Sin embargo, en esta entrega pareceremos más vulnerables al requerir de la ayuda de nuestra compañera la princesa. Los poderes de Elika nos servirán tanto para combatir como para hacer saltos imposibles. Es obvio que el recurso de Elika es un intento de sustitución de las propias Arenas el Tiempo, una habilidad especial que nos dé más que el simple plataformeo que conocemos de esta saga. No obstante, aunque interesante, no llega a causar una sensación equiparable a la grandeza de las arenas.

Porque es bien sabido, que la fama que se ha ganado este juego es la de un título de gran facilidad. La principal reseña es la de no poder morir, ni en combate ni en caídas por pasos en falso. Cada vez que caigamos al vacío, Elika hará uso de su poder para volvernos a llevar a la última plataforma segura que hemos pisado. En sí no deja de ser lo mismo que morir y regresar a un punto de control cercano, ¿pero qué sería del videojuego sin la muerte? Ya hemos pasado del limitado número de vidas a los puntos de control como para que nos nieguen esa sensación. Además, esos emuladores puntos de control, se encuentran en cada paso que damos, nada de volver a principio de nivel. Debido a eso, este PoP nos niega de dificultades, jugamos tan cómodamente que nos es indiferente errar en nuestras acciones cuando antes hacíamos gala de nuestra habilidad y precauciones para no morir en el intento.

 

Los combates también son una de cal y una de arena. Tienen su qué y su encanto, pero también se pierden grandes rasgos que antes se hacían mucho más memorables. En cada escenario, además de los cuatro jefes finales que nos encontraremos en más de una ocasión, como mucho sólo aparecerá un enemigo “menor”, donde entraremos en modo batalla. Si antes hacíamos usos de acrobacias beneficiándonos de las paredes del escenario y rodeados de enemigos, en esta ocasión, pasaremos a un combate que intenta ser más profundo, que sigue siendo bueno, pero tampoco acaba de ser convincente por sus limitaciones. Los enemigos utilizarán distintos patrones de ataque para que nos veamos obligados a utilizar distintos combos (y algún QTE) que, si bien se hacen entretenidos, acaban siendo muy repetitivos. Junto con la escasez de enemigos y el modo de combate, se pierde bastante fuerza en este atributo, dejando a esta entrega en un juego mucho más centrado en la plataforma.

La jugabilidad sigue siendo muy buena. Los escenarios hacen que se pasee agradablemente por ellos y no se puede negar que en ese sentido plataformero, cada tramo está muy bien trabajado. Sin embargo, el juego ha ganado en demasiados automatismos que se suman a la facilidad del juego. Ahora saltando directamente hacia una pared, hará que el protagonista corra por ella automáticamente. Personalmente, odiosas son las comparaciones, pero cuando te dejan un legado tan referencial, cuesta no mirar de reojo, y la verdad es que prefería tener que pulsar un botón por cada acción que tenía que hacer para sobrevivir, y en este capítulo, no es el caso. Si bien en algunas acciones, sí que tendremos que pulsar el botón que corresponde, en otras acciones todo pasa a un modo automático. Por suerte, se han añadido acciones nuevas para superar las plataformas y nuevas animaciones, aunque tampoco llega a ser nada del otro mundo.

 

Nos quedaría analizar el tan llamativo apartado gráfico. Un diseño artístico que ha cambiado su tono oscuro por algo mucho más colorido, casi sacado de un cuento mágico y de fantasía. Los escenarios rebosan de belleza e impacta ver como cambia la oscuridad de un terreno corrupto por la vegetación y la vida tras sanar un terreno. Aun con sus pequeños defectos y el buen diseño de personajes, es un apartado a elogiar. Si a ello le añadimos un gran doblaje y melodías muy acordes a la temática del juego, los apartados técnicos quedan a un gran nivel donde apenas hay negativas.

Algo a tener en cuenta es el transcurso de la historia del juego, en este caso, bastante bien trabajado (cosa que no es referirse a la calidad del argumento). Ya que el juego peca de algo de vacío, nuestro protagonista y la princesa son los encargados de dar un poco de calor al título. Para ir desvelando los interrogantes que se ocultan, habrá numerosos diálogos entre los dos, donde cada uno se mostrará como es y dará su opinión en temas que se debatirían sin tener una respuesta clara. Se da a conocer así, la personalidad de cada uno, muy remarcada y bien elaborada. Lo único molesto en este caso es tener que estar pulsando el botón constantemente cuando nos aparece el icono de diálogo, donde bien podrían decirse todo lo que hay que decir sin tener que estar pulsando el botón todo el rato. Es una tontería, sí, pero es que sólo se dicen una línea de diálogo, vuelven al juego y acto seguido nos aparece el icono de conversación para hablar, es decir, que todavía les queda algo por decirse.

 

Es muy desconcertante qué futuro le espera a esta supuesta nueva trilogía. Ubisoft ha hecho unos movimientos muy extraños y poco esclarecedores. Un DLC llamado epílogo que continúa el final del juego que se quedaba muy abierto. Que si bien sigue dejando un final para continuar, es un DLC bastante triste y lamentable porque pudo y debió ser integrado en el juego original para acabar cerrando el episodio, o en su defecto, contenido descargable sobrante. Aun así, repito, aún queda un final abierto. Pero es una incertidumbre cuando vemos que se ha dejado este nuevo viaje de lado para apostar otra vez por las arenas, sacando un capítulo aparte llamado las Arenas Olvidadas. Difícil es saber el futuro de esta nueva subsaga. Por un lado, visto el resultado, está bien hecho, pero poco convincente, está bien que lo dejen reposar mientras surgen ideas mejores para una secuela, y demasiado renombre tiene esta franquicia como para dejarla morir. Mientras tanto, tenemos un Prince of Persia interesante, aunque falto de fuerza, no es malo ni deja indiferente, pero es una excusa más para poner en la lista de exigencias a Ubisoft para que dé más sí y no se aproveche tanto de miles de jugadores.

14 pensamientos en “[Análisis] Prince of Persia

  1. El problema del juego es su nula dificultad, por que es que es imposible morir aunque te esfuerces xDDD A mi el juego me agrado bastante, pero por que a mi me gusta mucho explorar y donde otros ven mal recoger estandartes o semillas en titulos como Assassins Creed o este Prince of Persia, a mi no me molesta tanto…

    Los combates son una pasada, pero los enemigos normales son muy faciles y los jefes de cada fase al final te sabes sus pautas de memoria. Pero lo mejor sin duda son los escenarios, el estilo a mi me encanta, y tiene una belleza que simplemente te corta la respiracion.

    Putada enorme que fue tener que pagar para poder saber el final real del juego, pero lo hice y aunque el contenido descargable es horroroso, habia que cerrar el titulo si o si. Yo creo que Ubisoft no seguira con esta saga y posiblemente la proxima entrega sea otro reinicio chusquero, y es una pena, por que a mi me habria molado que siguiera esta entrega, saludosh.

    • Hombre, para mí hay una diferencia bastante palpable entre un juego y otro en eso de recoger semillas y estandartes. Mientras en uno muchos están ocultos y tienes un mapa enorme, casi imposible de encontrarlos todos sin la ayuda de una guía, el otro tiene las semillas enmitad del camino. Están puestas para que recorras bien los mapas haciendo uso de odas las filigranas posibles. Suelen ser sólo un par en cada escenario que cuesta saber como llegar a ellos. Pero la diferencia es que con uno necesitas guía, con el otro no hace falta, con lo cual es más ameno y entretenido.

      Los combates ya es a gustos, pero puestos a elegir prefiero los antiguos, rodeado de enemigos, haciendo piruetas y usando el escenario. El de este PoP es combate bien hecho, con combos intuitivos, pero pudieron meterle más matices. Una mezcla con la mecánica de las Arenas del Tiempo y éste, donde podías subirte por las paredes y usar el escenario para atacar, entonces estaríamos hablando quizá del mejor tipo de combate en la saga. Pero no hay enemigos apenas, solamente te enfrentas a uno solo siempre, nada de multitudes, muy fáciles de eliminar, y todos usan el mismo patrón de ataque.

      Ya no sé cuales son las intenciones de Ubisoft, a lo mejor nos aparecen más adelante con un nuevo PoP que no tiene nada que ver. Sé que la intención inicial era la de una nueva trilogía, pero me da que el éxito y la crítica no le ha sentado muy bien al juego como para que sea viable. Además de que han sacado ese anecdótico capítulo aparte de las Arenas Olvidadas. Encima han metido el DLC de épilogo, que puede acabar allí mismo, pero no sería difícil continuar la historia (así lo hicieron con Arenas del Tiempo tras su éxito). No sé, muy desconcertante el futuro de la saga. Aun así, es demasiado famosa y tiene demasiada repercusión como para que no le den más intentos. En mi opinión, sin estar nada mal, no termina de convencer el juego, así que me parece bien que lo aparquen hasta que surja una idea más sólida. Pero no lo tiene nada fácil midiéndose con las Arenas del Tiempo, ahí siempre surgirán comparaciones.

  2. si te digo la verdad, para mi ubisoft nunca ha sido santo de mi devoción. aparte del far cry, creo que por lo demás no me han gustado demasiado los juegos de esta compañía. en especial luego de la tremenda decepción que supuso para mi el Assassin’s Creed definitivamente he procurado más bien alejarme de los títulos de ubisoft.

    en cuanto a Prince of Persia, yo me quedé estancado en la saga original y desde ese entonces no he vuelto a tocar ninguno de los nuevos juegos, aunque debo reconocer que el aspecto visual del juego que analizas si me ha llamado la atención. en general parece ser un título pasable, aunque mis reparos en cuanto a la forma de actuar por parte de ubisoft me hacen desconfiar un poco.

    algo que no termino de entender de los juegos de esta generación es ese pavor que tienen de que el personaje muera, yo en lo personal extraño mucho las pantallas de Game Over de generaciones pasadas. y en cuanto a sus DLCs y sus DRMs hacen que le tenga cierta aversión a esta compañía, definitivamente no es de mis favoritas. y no sé si este Prince of Persia pueda cambiar esta visión…

    • Si te refieres al primer Far Cry, eso es puño y letra de Crytek, Ubisoft sólo lo distribuyó y se quedó con los derechos. Cuando hicieron el Far Cry 2, ahí sí que era desarrollo de Ubisoft, y a mí no me gustó nada de nada el juego😄. Era tan pesado que se me hacía injugable.

      Largo camino tiene la trayectoria de PoP, supongo que te refieres a los primeros juegos de avance horizontal. Sí no has jugado a la saga de las Arenas del Tiempo, yo te lo recomiendo. El primero y el segudo son grandiosos. Y el tercero, las Dos Coronas, también está muy bien, pero me dejó un sabor a tirón comercial para aprovechar el éxito. Vamos que estuvo muy bien pero no me sorprendió tanto como las Arenas del Tiempo ni el Alma del Guerrero.

      Lo de las vidas, eso ya empezó a ser así bastante antes con el PC al guardar partidas, y desde la PSX, Sega Saturn etc,. ya había juegos de todo tipo, de puntos de control o número de vidas. Al final ha acabado siendo esta la moda. Y ojo, que no deja de ser lo mismo que morir y volver al punto de control en este juego, lo que pasa es que en realidad no mueres ni hay tiempo de carga. Y mentalmente, pues sienta como si te privaran de la muerte, y eso es algo esencial el el videojuego. Además, decir punto de control es dcir mucho, porque vuelves ahí donde has saltado la última vez, o sea inmediatamente antes de “morir”.

      Entre Ubisoft y Capcom, dos que siempre había admirado, y en el fondo sigo admirando, lo que pasa es que me han decepcionado bastante últimamente, me tienen “contento” con su política del DLC😄 mutilando juegos o vendiéndote tonterías como la ropita a precios altísimos. Pero vamos, así unas tantas otras, yo ni siquiera le veo la gracia a tener que pagar por los mapas de un shooter, ni a tener que pagar para jugar online.

  3. yo juge este prince of persia y no me gusto para nada, ni que no pudieras morir,que si los jefes eran repetitivos, y lo que mas me molesta era cojer las mierdas de semillas nunca me a gustao, las misiones de recojer cosas en general,y tampoco creo que vayan a hacer una secuela porque no se vendio el juego mucho creo yo xD

    Y sobre el AC yo que me los e comprao todos los de ps3 (que ahora soy de xbox por culpa de la mierda de luz amarilla en la ps3) me seguire comprando los AC para saver como acava y porque la libertad y la ambientancion son impresionantes aparte de que va acompañado de algunos echos reales bastantes buenos.

    Y si toi visitando el blog porque lo dijiste en un video de la guia y me dio curosiead o como se escriba. y cuando vi este analisis no me pude resistir, bueno un abrazo y suerte

    • Ojo, que nadie dice que los AC sean malos juegos, para nada. Yo creo que son muy buenos. El problema es que creo que Ubisoft se está aprovechando del éxito mareando la perdiz argumental, que seguro que NO tenían planeada desde un principio. Yo vengo acostumbrado a otras generaciones de concolas y valoro mucho la evolución de un juego, especialmente en sagas. Te puedes seguir divirtiendo, clari que sí, pero que me estén ofreciendo más de lo mismo y pagar por un argumento que se sacan de la manga para alargar la historia, es como si me la metieran doblada. Aquí hablo de un modo de actuar, espero que no se mal interprete.

      Yo creo que una saga como AC sería valorada a un nivel superior si se esperaran a tener todas las ideas claras, en vez de estar sacando un juego nuevo continuamente porque se les ha ocurrido algo mínimamente interesante que no incorporaron en el anterior juego. Fíjate que en esta generación, las nuevas IP’s se han convertido en trilogías que se cierran en esta generación, quizá estas franquicias no vuelven a verse más en el futuro, ni Altairs, ni Gears, ni Killzone. Antes alguna vez pasaba, pero hay sagas que han sacado un solo juego por generación y a la siguiente ha salido la secuela. Mientras, la compañía desarrollaba otro juego distinto que podía ser igual de grande. Problemas económicos y falta de ideas sin duda, pero con lo grande que es Ubisoft para mí es demencial que sólo se dediquen a un juego solamente en vez de desarrollar nuevas ideas, y que la secuela de un AC sea realmente significativa por ideas potentes e interesantes, no solamente arreglar los falos del anterior, cuatro acciones nuevas y más guión. En el fondo es demandar más calidad que lo puramente comercial a lo que se dedican.

      Mario sería un buen ejemplo, Nintendo saca uno por generación, pero tras el tiempo de desarrollo que se resume en bastantes años, han surgido ideas enormes, desembocando, de momento, en este Mario Galaxy 2, donde ha llegado a la cumbre. Siguen siendo grandes juegos, que gustan, pero siendo nosotros los jugadores podemos exigir más aunque nos dejemos llevar por el tirón comercial. Es una opinión que tenemos muchos jugadores.

      Sin alejarme más del tema. No sé com ocontinuará PoP, quizá vuelven a empezar de cero con una idea más interesante que la mostrada. Pero hay que reconocer que no es fácil medirse las Arenas del Tiempo. Aunque haya tenido malas ventas (cosa que no sé), PoP es de las franquicias más importantes que existen, además de histórica, dudo mucho que la entierren.

      Saludos

    • XDD

      Era difícil, muy difícil. Yo incluso cuando veía el anuncio no lo tenía nada claro. Y curioso que la estética me encanta, pero fue el primer punto que me dio mal rollo, sin poder evitar pensar en la trilogía pasada.

      Se hubiera valorado más si hubiera salido antes de las Arenas del Tiempo. Es que usar las arenas para jugar con el flujo del tiempo, era mucho. Pero desde luego, hablamos de un juego de nueva generación, que te esperas que todo sea más enorme; y superar las expectativas respecto a los antecesores. Al final ni una ni otra. Una consola más potente donde todo debería ser grandioso, resulta que te sabe a pequeño; y la calidad del juego, además, se queda por debajo que el impacto del pasado.

  4. A mi el principito en general, me llama un poco la atencion cuando lo veo. Imagino que tendra cosas buenas para interesarme un poco. Y al final acabo jugandolo y dejandolo a medias porque tiene algo que me aburre.

    Y al final, con la coña, no he probado el primero de todos. Y eso me da por saco xD Y aqui entre que es muy facilon, la voz de Hugo de Perdidos, y las pintas de Principe Perroflauta… pues no, a mi nome motiva el juego -.-

    • Es un juego agradable, pero si no recuerdo mal, creo que tú ya jugaste al Alma del Guerrero…, ¿no?. Habiéndolo hecho, estando impregnados por ese juego, el actual PoP se queda a poco, a demasiado poco diría yo. No es que ni haga falta comparar, porque tienes ya en el cuerpo la experiencia latente de los anteriores PoP, y en seguida ves que este a juego le faltan motivaciones e ideas. Sabe a juego puramente comercial para engatusar a fans sabiendo que hay buenas críticas detrás por lso juegos del pasado.

      El 2 quizá se hace más ameno que el 1, está mejor montado, pero el impacto y la sorpresa se lo llevó el primero. Creo que para que lo entiendas, entre las Arenas del Tiempo y el Alma del Guerrero, es como hablar de MGS y MGS3

  5. Yo jugué la trilogía de las Arenas y recuerdo que cuando terminé la segunda entrega pensé: “Así deberían ser todos los juegos de PS2”. Cuando terminé de jugar este Prince of Persia, sin embargo, pensé: “Ha sido como ver una película”.
    Hace ya mucho que lo jugué, pero sigo pensando lo mismo, me parece una película. Eso sí, una de las películas más impresionantes en cuanto al apartado visual. Me sigue gustando y de vez en cuando echo alguna partida (aunque juego más al Sands of Time), pero sería interesante que en una próxima entrega diesen una sorpresa como hicieron con “El alma del guerrero.”
    Buen análisis. Un saludo!!
    PD: No me he leido todos los comentarios, pero ¿soy el único al que le parece fatal que el protagonista pueda “caminar” cabeza abajo por los techos?

    • Creo que hay muchos títulos en PS2 que nos dijeron “así deberían ser todos los juegos”. Es más, creo que muchos juegos de PS2 todavía gritan a la actual generación “así deberían ser todos los juegos, aprended” XDD

      No me lo he pasado mal con este Prince of Persia, pero no me ha ofrecido nada, salvo un buen montaje jugable y mantener su buena jugabilidad aunque no es de mi agrado tanto automatismo de acciones. Los combates están bien pero se me quedan en poca cosa.

      La realidad es que lo tenía muy difícil como para competir consigo mismo, debería haber venido con una propuesta que pudiera equipararse a las Arenas del Tiempo. Pero entre que en PS2 volvía PoP, con una idea sensacional, fresca y una jugabilidad exquisita que nos dejó torcidos por el impacto, el juego de esta generación no tiene esa fuerza.

      ¿Resultado? que un buen nombre impreso en la caja no te garantiza el éxito. Por eso ahora, entre el éxito de Assassin’s Creed y un resultado no muy convincente, que no malo, de este PoP, parece que se ven obligados a dejar aparcado Prince of Persia hasta que sea necesario darle uso otra vez. El problema es que no se sabe como continuaría, porque esto se suponía que iba a ser una nueva trilogía, pero entre el DLC epílogo, un título posterior llamado Arenas Olvidadas como si quisieran redimirse y volver al éxito asegurado, y el cuestionable éxito cosechado, no se sabe si continuarán la travesía o volverán con un nuevo comienzo.

  6. Me considero gran fan de esta serie, concuerdo con sus opiniones en cuanto al penultimo título, a mi parecer tiene un gran arte y diseño de niveles muy bien elaborados. El apartado gráfico ha ido creciendo con cada lanzamiento, pero, es lamentable el final de la saga, Forgotten Sands no fue buen juego, solo compilaron los éxitos de la primer trilogía.

    Yo pongo aparte el titulo hecho en cell-shading, ya que la historia trata de conectar con Sands of Time sin lograrlo del todo, y pues, no tiene acción, hay mucho freestyle y visuales por todos lados.

    En resumen, Prince of Persia evolucionó y ahora se llama Assassin’s Creed, y que bueno por eso.

    • Yo creo que forgotten sands, por mucho que nos digan que no, confirma que Prince of Persia no acabó de agradar a la mayoría. Ubisoft utilizó un título que quedó en auge gracias a un gran éxito en la trilogía de PS2, y para sacar beneficio de ello pues sólo tienes que escribir ese nombre para que te compren el juego en masa. Ahora lo han dejado como algo anecdótico, bien hecho en todos sus apartados, pero la experiencia de juego queda en entredicho. Sólo espero que les sirva para aprender y venir con una idea mucho más interesante y no mancillar esta franquicia que es histórica en la industria del videojuego.

      Además Forgotten Sands se nota que es un intento de redención ya que no acabó de gustar este intento de nueva trilogía. ¿Qué sentido tiene si no, el sacar un juego que sobra cuando al arco argumental de las arenas del tiempo estaba cerrado? Y creo que lo hicieron con prisas y, una vez más, con oportunismo como disculpa del nuevo PoP, y encima sólo han conseguido empeorar la situación de la franquicia.

      Yo siempre he dicho que la repercusión de las Arenas del Tiempo fue esplendorosa, Assassin’s Creed recicla mucas cosas con su vertiginoso sistema plataformero, sobre todo en animaciones de Altair y Ezio, calcadas a las del príncipe. Claro que sin saltarse con tanto exceso las leyes físicas😄. Supongo que es una nueva forma personal de Ubisoft. Pero no me gustaría ver que una marca tan importante como PoP muera y se sustituya por AC, espero que los dos tengan cabida, y sepan ofrecer diferencias y personalidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s