[Análisis] Sherlock Holmes versus Jack el Destripador

No sé cuanto interés despertará el título del juego que hoy nos ocupa analizar, pero si de mí dependiera, le pondría luces para llamar vuestra atención. Por la trayectoria de las varias entregas basadas en el famoso detective que vieron la luz en el PC, es fácil que os siga pasando por la cabeza dicha plataforma, y así es, pero en esta ocasión, XBOX 360 también recibe su correspondiente versión.

Se sabe que desde hace mucho todos consideran que la aventura gráfica está de capa caída, el género parece perdido. Algo que quizá sólo un asiduo del PC puede confirmar o no. El problema es que la publicidad y el marketing no acompaña al género y no está popularizado en las consolas; además de que LucasArts, siempre tan destacable en esta tendencia hace unos años, ya no apuesta por uno de los géneros más clásicos y entrañables de la industria del videojuego. Pero siempre acaba saliendo algún título interesante.

Mientras esperamos poder poner las zarpas en alguna de las novedades más recientes para analizar (algo que nos está costando un poco), tenemos que tirar de fondo de armario. Hace apenas unos días que me hice con el juego, necesitaba algo distinto y sosegado que me apartara de la pesadez de tanto disparar y disparar. Dicho de otra manera, necesitaba un juego distinto al pan de cada día que no se ve en la consola, así que me decanté, entre otros varios motivos, por la aventura gráfica.

Otro de los motivos, es que una de las aventuras de Sherlock Holmes fue mi primera aventura gráfica en mi época de cachorro inocente , curiosamente, también centrada en atrapar al famoso asesino Jack el destripador. Y debo decir, que nunca superé el juego, quizá por su dificultad y donde un niño difícilmente sabe como solucionar los problemas, y porque otras aventuras gráficas como las de LucasArts llamaron mi atención dejando de lado a Sherlock Holmes con el caso del asesino más espeluznante que ha existido jamás. Todavía me quedaba una tarea pendiente…

 Encantador… ¿verdad? qué tiempos…

Personalmente, siento especial admiración por el personaje creado por Sir Arthur Conan Doyle, y eso que no soy un purista, porque no me he leído ni una sola novela del detective. Pero esa fascinación se debe a que me hablaron en muchísimas ocasiones del personaje siendo pequeño, además de ver alguna que otra película antigua y serie televisiva. Así que son muchos los motivos que me han hecho tomar la decisión de comprar el juego de Sherlock Holmes contra Jack el destripador. Además, y no menos importante, es de esos juegos donde el jugador lo califica mejor que el medio especializado.

Frogwares ha hecho un trabajo más que digno, muy elaborado, al menos si nos referimos a todo el trabajo documentado que hay detrás para dar vida y despertar la morbosidad del juego. Qué mejor manera de captar nuestro interés que atrapar al criminal que hasta ahora no tiene identidad ni rostro, el asesino en serie más famoso de la historia, alias Jack el destripador. Frogwares ha estudiado minuciosamente documentos reales facilitados por Scotland Yard porque, actualmente, todavía se sigue investigando e intentando descubrir la identidad del personaje autor de los más macabros asesinatos que atemorizaron la ciudad de Londres en el siglo XIX. Más de 120 años después, este juego nos pondrá tras los pasos de una de las muchas hipotéticas teorías sólidas a las que se han llegado, aunque, claro está, siguiendo un guión para la aventura de Sherlock Holmes. En el juego veremos los nombres reales de las víctimas, como fueron asesinadas y los lugares reales de los crímenes y, si queréis comprobarlo, una vez superado el juego podéis tirar de wikipedia para comprobar la veracidad de los hechos y la fidelidad del juego.

 

Así que tenemos ante nosotros la oportunidad de presenciar un choque entre uno de los más célebres personajes de ficción intentando atrapar el mayor reto criminal para las autoridades de todo el globo. Sin identidad y sin rostro, Jack el destripador es una leyenda a la altura del mejor detective del mundo. Pocas veces se nos presentará la ocasión de fantasear en atrapar a uno de los criminales más famosos de la historia y triunfar donde nadie ha podido. Toca viajar a Londres de 1888, al 221B de Baker Street e investigar los crímenes de la zona londinense de Whitechapel.

Ya se sabe que Sherlock Holmes es un personaje muy peculiar, excesivamente complejo. No hay película ni serie donde el actor haya hecho justicia a la imagen y personalidad del personaje, al menos, eso según los más entendidos, que dicen que alguno se ha acercado a interpretarlo dignamente, pero no ha conseguido mimetizarlo a la perfección. No obstante, si conocemos mínimamente al personaje, tenemos una idea preliminar y básica de lo que nos esperamos: alto, delgado, frío, irritante, irónico, excéntrico, ingenioso y de intelecto inquieto y asombroso tanto positiva como negativamente. Capaz de elogiarte e insultarte en la misma frase. Y como no, no podía faltar su don del raciocinio y su increíble poder de deducción. A lo largo del juego, cada uno sacará conclusiones en cuanto a la fidelidad del personaje, pero en mi opinión, el comienzo es como cabría esperar: un Sherlock Holmes aburrido a la espera de un caso que esté a la altura de su intelecto, junto a su fiel y querido amigo el Dr. Watson, esperarán el nuevo reto.

 

El deseo de Holmes no tarda mucho en cumplirse aunque no sea de una manera deseada. Un crimen atroz y espeluznante llama su interés después de que Watson le lea la prensa en voz alta. Empieza a forjarse la leyenda de Jack el destripador. Sin embargo, presenciaremos el nacimiento del perturbado sujeto, cuando todavía no tenía un nombre y los distintos motes que se fue ganando hasta convertirse en el definitivo criminal con el nombre que todos conocemos. Antes, tendrá que llevar a cabo más crímenes y empezar a ganarse esa reputación. Si para Holmes, Moriarty era el Napoleón del crimen, Jack el destripador también fue llamado el Genio Independiente.

No obstante, en los primeros compases del juego empieza la incertidumbre y la controversia del juego. Llamar aventura gráfica al título es más bien porque no existe otro género que se le acerque, pero no acaba de ser lo que uno espera en el género en cuestión. La aventura gráfica más pura y clásica solía ser un reto de endiablada dificultad. Quedarse atascado hasta que se nos hinchaba la vena de la frente y enervarnos hasta que nuestra cabeza estaba en plena ebullición, era a lo que estábamos acostumbrados, pero también era lo que hacía encantador esta clase de juegos. Viajar por los escenarios dando vueltas observando cada detalle y coger cualquier objeto posible; utilizar nuestra pericia para superar cualquier obstáculo era lo que nos hacía quedarnos atascados en más de una ocasión y, dependiendo de nuestra paciencia, si no podíamos dar más de sí, algunos recurríamos a una guía.

 

El juego de Sherlock Holmes se salta todo el canon de la aventura gráfica por excelencia. Para empezar, no se nos permitirá salir de un escenario hasta que no hayamos resuelto todo lo que hay en el lugar, haciéndolo un juego de clase “cerrojo” (de ahí no sales hasta que no hayas hecho todo lo posible). Además, los objetos que a veces necesitamos para sortear los obstáculos, suelen encontrarse en el mismo lugar, se utilizan y se desechan en ese momento. Por si no fuera suficiente, se nos dirá constantemente a donde debemos ir para continuar, llevándonos de la mano a cada paso. Y por último, todos los puntos de interés de observación y objetos que se pueden recoger, se nos señalará sin necesidad de observación. El juego de Sherlock Holmes se convierte en una extraña aventura lineal que, en términos generales, hace que sea excesivamente fácil de superar.

Me gustaría preguntarle a Frogwares el porqué de esta orientación. Si me dijeran que es para acercar al jugador de consola y a los nuevos jugadores que no tuvieron el privilegio de conocer este género, lo entendería. Pero si me dijeran que así es como se moderniza el género de la aventura gráfica, les pincharía las ruedas del coche y les rallaría las puertas. Sin embargo, Sherlock Holmes se guarda otras cualidades de interés: poder actuar como investigadores y ver como se las apañaba un arcaico detective sin aparatos CSI, y una cantidad de puzzles muy interesantes de solucionar.

 

Los puzzles presentes, para algunos pueden ser fáciles. Yo diría que no son ni fáciles ni difíciles, sino accesibles a cualquier jugador. Y se quiera o no, nos obligan a detenernos a pensar en la solución. La gracia de estos puzzles es que saben sacar partido a la deducción, porque habrá que ser observadores y entender el funcionamiento del acertijo. En ocasiones tendremos documentos y notas que nos ayudarán, pero en otras ocasiones, sin explicación previa, dependerá de nuestra pericia y don deductivo, emulando el privilegiado poder de Sherlock, quizá no al mismo nivel, pero la sensación de superar cualquier código es innegablemente satisfactorio cuando lo hacemos por nosotros mismos.

Por otro lado, la mayor gracia del juego se haya en actuar como un auténtico detective estudiando los crímenes. Aquí entraremos en la sección de deducción de Sherlock Holmes dividido en tres apartados. Para empezar, estudiaremos la escena del crimen e iremos sacando conclusiones de todo lo que vemos. Después, pasaremos al apartado cronológico, donde deberemos hacer uso de las notas que hayamos recopilado según las declaraciones de los personajes con los que hayamos hablado, y situaremos los hechos en un orden según la hora y el día para determinar la hora de la muerte y los sucesos. Y por último, pasaremos al apartado de conjeturas para ir haciendo un perfil del asesino según lo que hayamos descubierto: si Jack el destripador es hombre o mujer, como mató a la víctima, si movió el cuerpo, si es diestro o zurdo, etc.

 

Esta es una de las mayores virtudes del juego. Sin embargo, también es un concepto guiado y muy lineal, porque se nos señalará si nos equivocamos o no, así que obligatoriamente se nos empuja a llegar a la conclusión del argumento del juego. Si alguien ha jugado a algún juego de CSI, sabrá que al final de cada caso hay una estadística que nos indica el ratio de acierto de nuestra investigación, y ese recurso, en esta aventura de Sherlock Holmes, le habría venido estupendamente para hacerlo mucho más rejugable y aprender a ser mejores detectives.

Pero además de todo esto, los asesinatos reales que se atribuyen a Jack el destripador son relativamente pocos, insuficientes para sacarle partido al juego. Por ello, además de este peculiar modo de avance como aventura gráfica, también hallaremos pruebas que nos conducen a crímenes que al final se desvían del hombre al que buscamos, conduciéndonos a casos paralelos que descartan la sospecha de nuestro antagonista. Además, realizaremos favores a otros personajes a cambio de información de interés que puedan facilitar nuestra investigación. Podríamos llamarlo el relleno del juego, pero bien llevado para alargar de forma correcta la duración del título. También y como recurso inteligente, nos pondremos en la piel del Dr. Watson y su bombín para investigar paralelamente con Holmes, demostrando que definitivamente es demasiado bonachón y se deja mangonear y ofender por Holmes (usted no es un iluminado mi querido Watson, pero trae iluminación a otras cosas – “¿elogio o insulto?”).

 

En términos gráficos hay que decir que hablamos de un juego humilde en desarrollo, y no es precisamente el apartado más llamativo. Pero desde luego no hace daño a la vista y está cargado de detalles. La ambientación es fantástica y los escenarios son fieles a la época ayudando a sumergirnos en la aventura de buena manera. Apreciaremos los detalles de todo el universo “holmesiano”, como las iniciales de la Reina Victoria grabados a balazos en las paredes de su vivienda, el violín Stradivarius de Holmes, la pipa y el tabaco, los disfraces, el desorden, las cartas y notas clavadas en cuchillo y muchos guiños a los casos solucionados por Holmes y especial alusión a modo de sátira del perro de los Baskerville. Nota aparte, me hubiera gustado ver más guiños como la incursión del hermano mayor de Sherlock, Mycroft.

El sonido es más bien ambiente, donde nos acompaña casi todo el rato la melodía de un violín agradable, aunque algo pesado cuando llevamos un rato con el juego. El doblaje al castellano es muy bueno, aunque la voz para Sherlock Holmes no es de mi devoción para el personaje, demasiado estridente aunque intenta ser calmado como él (Fernando de Luis, Earl Hickey en Me llamo Earl). Y juraría que la del Dr. Watson es la del jefe de policía Wiggum en los Simpson (conste que en este tema de doblaje me refiero a la versión española y no latina donde ambas difieren bastante).

 

Se nota que el juego está hecho para un “click and point”, pero ha sido llevado al pad de forma más que correcta, salvo entrada y salida del menú quizá. Y lo único negativo es que las cámaras son fijas y pasar de una perspectiva a otra puede desorientarnos al principio, por no mencionar que si pulsando el stick hacia delante, al cambiar a otra cámara, el personaje cambiará de dirección a la que íbamos. Afortunadamente, si la desorientación supone un problema, tenemos la opción de pasar de tercera a primera persona, y esto también será útil para localizar objetos o puntos de interés que no se nos mostrarán a simple vista.

En conclusión, Sherlock Holmes contra Jack el destripador, nos ofrece una experiencia de juego muy interesante, que intenta ser un acercamiento entre plataformas y jugadores poco habituales al género. Para un apasionado purista al género quizá despierta cierto descontento, pero eso no significa que no se vaya a disfrutar. ¿Y que nos queda tras terminar el juego? Sencillamente nada; sacar el juego, guardarlo en la caja y dejarlo en la estantería empolvándose hasta que su aura vuelva a llamarnos a gritos que juguemos con el juego cuando haya pasado un tiempo, como solía pasar con las aventuras gráficas que superábamos antaño. Su insignificante precio, y sobre todo, si os pasa como a mí que necesitáis algo que os relaje y os desmarque del género que frecuenta en vuestra consola, este Sherlock Holmes es una recomendada opción que os hará pasar un gran rato.

15 pensamientos en “[Análisis] Sherlock Holmes versus Jack el Destripador

  1. Tenia interes por ver que sacabas de ahi leñe. Me extraño que fueras ya decidido por el juego, ya ue tampoco tenia mucha idea de él. Lo creas o no, creo que me podria gustar bastante mas este juego que el L.A. Noire… cosas de la vida eh?

    Lo unico es que por lo que veo esto me parece una experiencia mas experimental que otra cosa en mi caso. Las aventuras graficas nunca han sido mi fuerte precisamente. Siempre tuve la espinita clavada por no poder jugar al de Indiana Jones, y creo que eso me marco para siempre. Y a corto plazo no lo jugare… tengo mi libro por fin!!!

    P.D. Otra vez el aspecto “clasico” de Sherlock. Creo que no te has atrevido a mojarte mucho con lo acertado o no de la caracterizacion eh xD No porque la sepas (dices que no has leido las novelas, ok pero podrias haceruna apuesta arriesgada hombre xDD), pero viendo la que se monto con la caracterizacion de Robert Downey Jr. en su pelicula… tampoco te culpo. Representa que esa es una vision mas real del personaje (si quitamos lo payaso tal vez) que la que teniamos “de toda la vida”…

    • Lo recuerdo, lo recuerdo XDD. Recibiste palos y escudos por partes iguales. Todavía recuerdo a uno que parecía bastante entendido en el canon holmesiano y te defendió al entender lo que querías decir. O sea, en la película no se puede negar que utiliza la descripción de Holmes para “expresarse”, lo que pasa que es tan irreverente que cuesta captarlo, y es un modo de expresarse muy diferente para el siglo pasado (bueno, ya toca decir dos siglos atrás).

      Es frío en la peli, sí, extravagante también, al igual que es un experto boxeador y cierta arte de combate defensiva, aunque ahí va con otro estilo. O sea se puede reflejar como es pero algo tergiversado a la imagen.

      No me mojo porque me ha recordado a alguna peli, y ya se sabe que ninguna es fiel al personaje, al menos no del todo como califican los más expertos. Aunque también es una clase de Sherlock que me esperaba y, personalmente, no me ha desentonado para nada, pero esperaba un tono más inglés y refinado en el doblaje. Incluso se pasa con el pobre Watson XDD. Hasta que no me digne al menos a leer una novela, no me acabaré de mojar.

      No sé qué decirte en el tema LA Noire, no tengo ni idea, no lo he probado y son muy distintos en cuanto a ritmo. Supongo que te refieres en el tema investigación, y tampoco sé cuanto difiere el uno del otro en ese tema. Yo ya digo que en este Sherlock Holmes es muy guiado, no tienes ocasión de fallar porque te “obligan” al señalarte si te has equivocado o has acertado. Aun así, la propuesta es interesante y solvente.

      A mí me ha parecido un juego satisfactorio y puede que sí, que como dices, es un trabajo experimental para perfilar un nuevo tipo de aventura gráfica. Pero para el más purista no gustará. Eso sí, si te lo pasas y dices que una aventura gráfica no es para tanto en cuanto dificultad, te podrían caer collejas a raudales, porque no hay ni punto de comparación con una aventura añeja XDD

  2. Interesante análisis (y muy extenso, que algunos tenemos el tiempo limitado en la agenda y ya me he saltado unos cuantos minutos de más eh?).

    PD: Aun no he probado el L.A. Noire para que conste en acta😄

    • Ya estamos, venga a recordarme que soy un tochacho XDDD. Vale sí, es mi mal. Pero oye, he conseguido reducir mis extensiones de texto a una media de 3-4 páginas (esta entrada 4), cuando antes eran de 5-6 páginas de media. Ya es un avance, y una mejora considerable XDD.

      Yo tampoco he probado LA Noire. Supongo que Rapso se refiere a temas de investigación de crímenes, y quien sabe y no es coña, si los juegos de CSI son de lo mejor en esto XDD

  3. Impresionante, muy currado el análisis, y por lo menos aquí hay uno que si le interesa todo lo relacionado con el famoso detective. Es bueno tener estas alternativas para relajarnos después de salvar por enésima vez el mundo de cualquier amenaza a base de tiros.

    Cuanto Amor jeje en esa imagen de la aventura gráfica de Sherlock, y cierto es que es un poco complicada, y en la época no tan atractiva como otras del género, pero siempre tendrá mi hueco en el corazón y me animó a comenzar la lectura de las novelas, mira para que luego digan que los videojuegos son la encarnación del mal…

    Salu2!

    • No soy muy asiduo a la lectura pero creo que no puedo morir sin leer las novelas de Doyle. Ahora estoy con Canción de Hielo y Fuego (a mi ritmo), pero cuando termine me estoy planteando seriamente empezar a leerlos.

      Me encantan las aventuras gráficas pero debo reconocer que no han sido nunca mi fuerte, Siempre había llegado el momento de usar una guía. Creo que los que me he pasado yo solo sobran dedos de las manos para contarlos XDD ahora mismo que yo sepa: Day of the Tentacle, Full Throttle, Prisoner of Ice, the Curse of Monkey Island, Blade Runner (no sé si se la puede considerar aventura gráfica), Eternam… y quizá podemos parar de contar XDD No sé si habrá alguno más. Me gustaría incluir Broken Sword pero esa tan jodida y famosa cabra me privó de la gloria XDD

      O sea, si me he pasado este juego del tirón es que es sinónimo de fácil😄. Los puzzles son lo único que frenarán unos minutos hasta hallar la clave. Si al menos no pusieran tanta linealidad en la resolución de conjeturas, o escoger nivel de dificultad, ya ganaría enteros aunque fuera una aventura de avance lineal. Y este Sherlock Holmes lo he disfrutado, pero no me ha quitado la espina de atrapar a Jack el destripador hace años con la aventura añeja. Nada… tendré que darle al SCUMM y volver e meterme de lleno. Y creo que me está entrando el mono de darle a más aventuras gráficas XDD.

      Yo pienso igual, el videojuego pude enseñar y estimular el conocimiento. Vale sí, también hemos aprendido en armamento, sabemos como es un AK-47 y un M-4😄, pero también hay muchas otras cosas, y al menos espolea la imaginación.

      Saludos

      • Pues ya es buen curriculum aventurero, Blade Runner!! que buena es leñe, algo caerá seguro… en cuanto a las novelas una vez se empieza con Sir Arthur Conan Doyle, es difícil parar jeje

        salu2!

  4. Las aventuras gráficas siempre me han resultado atractivas, y creo que la historia de Sherlock Holmes se presta muchísimo para un juego de este estilo.

    Llevo algún tiempo sin jugar una de estas aventuras, y no sé porqué pero me has dejado pensando en el Blade Runner que le has comentado a baito100…

    • Prestar se presta, y muy bien, creo que es el género que le va. aunque siendo un experto boxeador y no se qué arte de combate defensivo, quizá una sutil incursión de la acción le sentaría bien. El dilema se presenta en si supone un problema o no para el jugador que esta entrega sea tan lineal.

      ¿No has jugado al de Blade Runner? Es muy peculiar como aventura gráfica. No es lo que esperas, es más un juego que te mueves por lo que investigas y vas a los lugares por lo que vas averiguando. No hay menús de objetos ni atascos destacables. Aunque no por ello significa que sea del todo fácil. La gracia es que trae consigo muchos guiños de la película, como cambiar el ángulo de las cámaras de seguridad cuando investigas, y el escaner para interrogar al personal y ver si son replicantes o no.

      Saludos

  5. Ayns que recuerdos de la juventud con series de dibujos de Holmes, peliculas chusqueras de Holmes (en la que era joven y habia una piramide o algo asi xD) y como muchos, tampoco he leido nada del detective xDDDD

    Pues menos mal que los acertijos son facilillos, por que si no te dejan salir hasta resolver o terminar cada zona, si fueran muy complejos yo por lo menos me cabrearia un poquito xD En su salida tengo que admitir que me lo mire, y estuve a puntito a puntito de pillarmelo, pero como en esta generacion la pobreza me acompaña… xD

    Ya me lo dejaras algun siglo para quitarle el polvo y tal, me gustaria pegarle un tiento, pero como que ahora no tengo tiempo casi ni para respirar xD Aleeee D:

    • Eso es la aventura gráfica, y hay que aceptarla aunque se hinchen las venas de la impaciencia XDD.

      Yo sólo digo que los acertijos no son fáciles ni difíciles, pero están bien hechos porque tenemos que sacar a relucir nuestros dotes deductivos. Y lo de la linealidad puedo perdonarlo, sólo creo que falla en que nos dan demasiadas ayudas. No sólo de puzzles puede vivir la aventura gráfica, la deducción también debería verse jugando y observando el entorno.

      Hay aventuras gráficas que están hechas a mala conciencia, con muy mala leche. Otras tienen un equilibrio exquisito, donde las pistas son más sutiles, pero que si la ves, empiezas a hacerte una idea de como salir de atolladeros. Al fin y al cabo siguen siendo pistas, pero no te llevan de la mano como un niño pequeño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s