[Análisis] Red Faction: Guerrilla

Tras un leve retraso donde algunos apuntan a los problemas de PS3, a expensas de que se calmen las aguas si ese fuera el caso, tenemos prácticamente a la vuelta de la esquina el nuevo capítulo de la saga Red Faction apodado Armageddon. Un título que pinta muy interesante y apunta alto, sobre todo por los conocedores de la compilación Red Faction. No está de más echar un vistazo atrás y rememorar esta franquicia que nos sigue con cierta discreción desde el 2001.

Sin duda nos encontramos ante uno de los universos más difíciles de valorar y catalogar. Para empezar, tenemos un trasfondo argumental entre capítulo y capítulo separados por una línea temporal considerable. 100 años separarán la nueva entrega respecto a la primera, 95 años con la segunda, y 50 años desde el último capítulo conocido, Red Faction: Guerrilla. Y además, un argumento que por el momento no tiene una conexión destacada entre cada parte, únicamente un escenario en común y que es símbolo de los seguidores de la facción roja, el planeta Marte.

Pero no todo es tan inconexo. Cada parte que hayamos podido jugar, es un lance, un conflicto que solventamos con actos y sus respectivas consecuencias, con resultados que se reflejan en el futuro. Distintas épocas donde se disputan guerras en el planeta rojo desde la revolución de los mineros carmesí, eso es Red Faction. Todo lo que hayamos podido hacer a lo largo de un siglo se verá manifestado en Armageddon (al menos a priori). Cada protagonista y cada suceso pasado hacen que todo lo acontecido se convierta en un mito cuando jugamos a cada capítulo. Parker (protagonista del primer RF) ya era considerado una leyenda en Guerrilla cuando liberó a Marte medio siglo atrás; Alec Mason (protagonista de Guerrilla) quizá también sea un apólogo en la nueva entrega que está por llegar. Y más si nos fijamos que el nuevo protagonista se llama Darius Mason, seguramente descendiente directo de nuestro antiguo héroe guerrillero.

Por otro lado, más allá de todo esto, hay un factor clave que hace difícil saber como valorar esta franquicia. Quizá debido a su discreción, quizá por ser una saga estupenda que no alardea, quizá por la longeva línea temporal entre cada parte… o tal vez todos estos apartados unidos han hecho que Red Faction se convierta en una colección que haya tenido el privilegio de ser proyectada de varias maneras, así lo hemos visto como fps, sand box y, próximamente, una aventura de acción. El poder finiquitar cada capítulo sin necesidad de continuar permite llevar a cabo tal hazaña, haciéndolo una franquicia erudita que no le ha sentado nada mal ir cambiando el género. Incluso se la respeta por ello, por ser una especie indescifrable y única. Toda posible relación entre capítulos llega a ser tan sutil y todo elemento destacado tan tenue, que hacer de cada parte un título independiente no cuesta nada. El único vínculo es Marte y su trayectoria bélica histórica creada para Red Faction.

Hablar de Red Faction es sinónimo de destrucción. La tecnología del “engine” GeoMod permitió crear uno de los juegos más creíbles en cuanto a destrucción de escenarios de refiere. Nació un fps que no dejó indiferente a nadie, de gran jugabilidad, arsenal envidiable y enorme diversión causando estragos a todo lo que nos rodeaba. Con un argumento simple pero sólido, se nos contaba como Marte era una nueva oportunidad para abastecer las necesidades de la Tierra en un momento precario de recursos. La minería volvía a estar en auge y el planeta rojo era una oportunidad de oro para generar una empresa llena de beneficios. La corporación Ultor entró en juego para llevar toda la organización del planeta rojo convirtiéndolo en una colonia obrera. Sólo había dos tipos de habitantes, los mineros y sus familias, y la fuerza militar de la corporación Ultor.

 

Ajeno al ojo observador de la Tierra, la Ultor podía hacer lo que quisiera. Era dominante de Marte y con toda impunidad podía mangonear a los obreros con una dictadura tiránica; condiciones inhumanas, abusos y palizas que destrozaban los sueños e ilusiones de los mineros que venían a ganarse la vida. La cuerda se tensó demasiado junto a una epidemia de origen desconocido, y el asesinato de un obrero delante nuestro inició el levantamiento de armas de los mineros uniéndonos a la Red Faction (mineros rebeldes) y posteriormente a la EDF (Earth Defense Force) para liberar nuestro nuevo hogar. Así se dio a conocer el protagonista, Parker, convertido en el legendario libertador de Marte.

En Red Faction 2 asumíamos el rol de Alias, un soldado con menos renombre que el que se ganó Parker. En esta ocasión el escenario cambiaba y luchábamos en la Tierra en un capítulo conectado directamente con la primera entrega, donde todo giraba en torno a un experimento que originó la epidemia en Marte. El juego no tuvo la misma acogida que su anterior debido a una campaña excesivamente corta y un multijugador manchado por un lag constante que lo hacía injugable. Aun así, los medios lo calificaron como un gran título al igual que la primera entrega.

 

Las dos primeras entregas fueron fps, y ya quedan muy atrás (aun así aconsejaría jugarlos). Pero la saga empezó a perfilarse de esa manera singular en su tercera entrega, capítulo que llegó en esta generación y que quizá interesa más mencionar. Volition revolucionó su franquicia con arrojo al cambiar el género por una aventura de acción y sand box en tercera persona (y lo agradezco para alejarse de tanto fps en el mercado), con un salto temporal de 50 años iniciando una nueva odisea y manteniendo los antecedentes clave, la Red Faction y Marte.

Es casi imposible no pensar en el sello Rockstar al mencionar Sand Box, es el amo y señor del género, y merecido lo tiene pues se lo ha ganado a pulso al dar nombre y vida a la tendencia tan de moda hoy en día. Pero existe vida más allá de Rockstar cuando nos referimos a su género dominante, y Red Faction: Guerrilla hace una demostración encomiable de buenas maneras que, con un poco más de credibilidad y dedicación, quizá no sólo hubieran podido rivalizar, sino desbancar a Rockstar del podio.

 

Que tampoco se mal interprete, hacer comparaciones  a estas alturas es trivial, y ya digo de antemano que desgraciadamente el resultado final no está a la altura. Pero yo califico el último episodio conocido de RF como el “excelente de los notables”, descripción que creo que patentaré y que ya he usado alguna vez. Esta categoría la atribuyo a juegos en sí notables a primera vista, pero que están realmente cerca de cruzar ese umbral de la excelencia, y que no resulta descabellado para quien quiera darle ese reconocimiento (yo por mis gustos se lo doy). Posee virtudes excepcionales, sobradas como para ser tratada de obra sobresaliente, sin embargo, otros apartados hacen que el conjunto decaiga y no acabe de alcanzar el cenit.

¿Qué falla en Red Faction Guerrilla? Básicamente todo lo que se tiene que trabajar sobre papel fuera de la programación: argumento y psique de personajes (aunque también le podríamos sumar aspectos técnicos si a alguien le preocupan los gráficos). ¿Realmente un GTA tiene un argumento soberbio? Yo creo que no, todo es una estructura llamativa escalando en el mundo del crimen, y dotado de mucha fuerza gracias a la personalidad y carisma de los personajes. Guerrilla falla en eso, personajes planos y sin razones que motiven una empatía y le den el empuje necesario que le falta al título. Pero por otro lado, y quizá más importante, la jugabilidad y la diversión rozan cotas altísimas.

 

Tomando el control de Alec Mason, han pasado 50 años desde la rebelión minera. Mucho ha llovido durante todo este tiempo y parece que los conflictos han cesado calmando las cosas… hasta ahora. Nuestro protagonista es un minero que llega a Marte para buscar trabajo y de paso reunirse con su hermano, aunque desconoce la realidad que impera en Marte. Lo que una vez fue un planeta dominado por una corporación poderosa que oprimía al pueblo, vuelve a surgir. No obstante, el tiempo ha querido que los hechos den un giro inesperado. La EDF, grupo al que se unió la Red Faction medio siglo atrás para luchar contra la corporación Ultor, ha ocupado ese lugar tan codiciado. Nuevos dirigentes y el asegurarse de que la Tierra sea la dominante y evitar que se repita lo ocurrido en el pasado, vuelven a oprimir a los obreros con actos deleznables y más sadismo.

Poco tardaremos en ver esa realidad y las duras condiciones que tienen que soportar la gente de Marte. Mientras, el hermano de Mason intentará convencerle de que se una a la Red Faction, que ha vuelto a resurgir para luchar por los derechos de los habitantes del planeta rojo. Alec no quiere meterse en líos pues ya huía de ellos, hasta que la muerte de su hermano y acusación de terrorismo le obligan a luchar junto al movimiento de resistencia contra la EDF, esta vez como enemigos. Sin embargo, las cosas no son tan fáciles, la Red Faction no es ni la mitad de lo que era, es una pequeña escaramuza, como el título indica, una guerrilla carente del poder que se ganaron al principio, y esta vez están solos, sin ayudas externas de nadie. Es decir, ahora somos una resistencia débil a la que hay que devolverle todo el esplendor de antaño.

 

Con las piezas situadas en el tablero, dispondremos de una porción del terrenos de Marte divido en cinco sectores. Es posible que para aquellos que conozcan esta saga, no vean una elaboración de escenario que cuadre con la decoración vista en el pasado. En esta ocasión, parece una zona que lleva poco tiempo habitada, que apenas se ha colonizado y que Marte está en plena expansión. Por ejemplo, los edificios parecen módulos temporales mientras se construyen edificios de cemento que expresen la colonización y una civilización ya asentada. Cabe decir, que en este tercer episodio, el escenario pasa a ser completamente exterior en vez de los interiores a los que jugamos anteriormente.

Marte ha pasado a ser terraformada, permitiendo que se convierta en un planeta respirable, incluso el estéril y asfixiante rojo de fondo dará lugar a gamas cromáticas más verdes donde empieza a erigirse la flora, y efectos climáticos como la nieve. El agobio por un panorama de rojo infernal se ve atenuado por estos cambios, lo cual lo convierten en un planeta agradable y acogedor. Estos aspectos quizá no acaben de convencer a muchos, sobre todo al encontrarnos frente a un juego centrado en el exterior del escenario sin interiores reales. Esos edificios “temporales” que expresan la cultura actual de la zona, no son siquiera interiores palpables. Son pocos edificios, algunos reunidos en pequeños pueblos y capitales de cada zona. Sin embargo, si nos fijamos bien, la decoración interior luce un detalle trabajado. Podremos ver estantes, libros, luces, lámparas, mesas, sillas, ordenadores, muebles, etc. Pero no acaban de dar la dinámica ni el efecto consistente necesario que nos borre la imagen de estar siempre en el exterior de Marte. Así que para disfrutar, en primera instancia deberemos aceptar eso, y tal como está ensamblado el juego, no supone ningún problema.

 

Como en toda guerra, el arma fundamental es la moral de la gente, y eso marcará las diferencias en el choque de fuerzas entre la RF y nuestros enemigos, la EDF. Nuestros actos serán los responsables de que la balanza se vaya equilibrando, pues como es obvio, nuestro débil bando tendrá un medidor de moral bajísimo. Destruir asentamientos de la EDF, las estructuras más emblemáticas de éstos, o la baja de soldados enemigos, inyectará una dosis de moral a nuestra gente. Aunque tenemos cierta libertad para actuar causando caos y destrucción por doquier, ya tenemos un bando preestablecido, y matar cualquier ciudadano de a pie hará que la moral de nuestro grupo descienda.

Con una moral alta iremos consiguiendo que más gente se una a nuestra causa, y eso lo veremos reflejado en el juego. Cuando empecemos a luchar contra la EDF, los ciudadanos que pasen cerca bajarán de sus vehículos y sacarán sus armas para ayudarnos a combatir. Las misiones principales que siguen la trama van relacionados con los ánimo de nuestros seguidores, altos registros de moral, volverá a nuestros partidarios más decididos y confiados en la victoria, seremos más fuertes. Y las misiones más complejas y avanzadas requieren de una moral férrea de la Red Faction para ser desbloqueadas y seguir adelante con nuestra travesía.

 

También dispondremos de misiones secundarias que, aunque son de una variedad ajustada, son tremendamente divertidas: nos encontraremos con carreras a contrarreloj, destrucción de estructuras sometidos a un límite de tiempo, persecuciones, preparar emboscadas, liberar prisioneros, defender posiciones y atacar bases de la EDF. Variedad no muy longeva, pero precisa, y son misiones secundarias bien llevadas que se hacen muy divertidas. Estas misiones y practicar la minería nos proporcionará chatarra que usaremos como moneda de cambio para comprar y mejorar nuestro arsenal.

Y hablando de armas, ese es uno de los puntos fuertes de Red Faction: Guerrilla. Un arsenal amplio y distinguido. Desde armas comunes como pistolas, escopetas, rifles y lanzacohetes, a armas de descargas eléctricas y un uso importante de explosivos, algunas de ellas centradas en la destrucción de toda arquitectura presente en el juego. Sin olvidarnos de nuestro fiel martillo como el mejor amigo del minero, un arma básica de corto alcance pero poderosa. La variedad de armas y sus efectos devastadores se verán potenciados por las mejoras que podremos comprar. El único lastre en este apartado es que solo podremos llevar cuatro armas con nosotros, y echaremos de menos poder llevar otras.

 

En Red Faction no podía faltar la seña de identidad que le da mayor personalidad, la destrucción. Cualquier estructura podrá ser demolida, arrasando con cualquier edificio. Una física muy trabajada que al debilitar los pilares clave harán que los edificios caigan por su propio peso. Ver una imponente base enemiga levantada y acabar derruida por los suelos, no tiene precio. Efectos y explosiones alcanzan un gran nivel, aunque tampoco nos encontramos frente a un juego de gran apartado visual, los gráficos son sólidos y detallados gracias a la poca vida y vacío que faltará en nuestra zona. Como ya he mencionado, Red Faction: Guerrilla representa un mapa que apenas se está colonizando, haciendo coherente la presencia de poca vida. Quien espere un ánimo lleno de vida como en Liberty City, no va a ser el caso, aquí primará la desolación.

En un sand box no pueden faltar vehículos, y en esta entrega los encontraremos representados por un diseño muy personal y desmarcado. La gran mayoría de ellos serán vehículos mineros y obreros al tratarse de una colonia de trabajadores. Pero nos encontraremos con zonas de ocio donde ya habrá una representación distinta y vehículos más orientados al ciudadano normal y corriente, y también los vehículos militares de la EDF. La física y conducción del transporte, además de poseer unas dimensiones mastodónticas, será un poco extraña, quizá por los efectos y gravedad de Marte en diferencia a la Tierra. Aun sí, divertido, y junto a la inestabilidad del terreno impracticable daremos grandes saltos conduciendo. Lo único que echaremos en falta serán otros transportes como los voladores, los cuales no estarán presentes como para ser manejados.

 

El modo multijugador es de los más divertidos elaborados en esta generación. La jugabilidad del juego normal y las dosis de destrucción están garantizadas en los distintos modos de juego. Apuntado desde el hombro, practicar coberturas en los tiroteos y todas las armas junto a un jet pack, etc. Todo, absolutamente todo lo visto en la campaña será también llevado al multi con una jugabilidad exquisita. Todos contra todos o en equipos, modos de juego que se han bautizado como modo anarquía. También modos basados en destrucción y control de daños así como el mítico de capturar la bandera, entre otros que aún tengo que descubrir. El multijugador llega a ser tan bueno que incluso hoy, y siendo un título sin mucho eco, todavía encontramos partidas fácilmente de hasta 16 jugadores.

 

Red Faction: Guerrilla es un juego que recomendaría muchísimo, actualmente a un precio rebajado y fácil de encontrar. Su mayor virtud, diversión directa, algo carente de profundidad y lagunas que serán de cierto peso dependiendo del jugador, pero adictivo y para nada monótono. Para los que puedan estar interesados en el nuevo Armageddon encontrarán una primera toma de contacto que sirve de puente entre lo viejo y lo nuevo, y tal vez, las ganas de conocer una franquicia magnífica y silenciosa que no ha dado muchas voces. Es una saga excelente y por ello es un caso raro en el mundo del videojuego.

14 pensamientos en “[Análisis] Red Faction: Guerrilla

  1. Quizas el mayor problema de esta saga haya sido su promocion, nula y poco relevante. Hay que ser francos y admitir que si un juego no tiene una publicidad media, el juego pasara sin pena ni gloria.

    A mi el juego e incluso la saga en general me interesan, y a ver si puedo ir haciendome con ellos con el tiempo, pero es que hay tantos juegos… Que todo se pueda destruir mola, y tiene que ser un puntazo tirarle encima un edificio a alguien encima xD

    El multijugador no se como sera, aunque lo pintas muy bueno, nunca nos lo has comentado para jugarlo asi que no se no se ¬¬ Y si nada lo impide pronto veremos la cuarta entrega que por lo visto por ahora tiene pinta de pelotazo pero a la vez de locuron xD

    • Pues creo que no tuvo demasiado marketing. La primera parte tuvo cierto éxito pero no recuerdo que el segundo tuviera demasiada publicidad. No sé si es que dieron por sentado que la inercia de la fama del primero harían el resto, pero el segundo no tuvo tanta acogida.

      A Guerrilla tampoco le dieron mucho bombo. No obstante, tantos años sin saber de esta franquicia llamó la atención, y la sorpresa fue más que agradable.

      Seguramente no dije nada porque creo que tenía el juego antes de conocerte XDD, luego estábamos con los multis del Gears y el juego lo dejé atrás, además que el multi no es mi mayor vocación😄

  2. Leyendo el análisis debo decirte que el juego me ha parecido interesante. La verdad que poco conocía sobre Red Faction y su historia. Creo que lo que más llamó mi atención fue lo de los escenarios destruibles, eso de poder ir destrozándolo todo a nuestro paso siempre me ha parecido un elemento extremadamente divertido. Incluso diría que el modo multijugador tiene mucho potencial y eso que por lo general es algo que no me preocupa demasiado. Si bien la historia puede no ser muy profunda y bien trabajada, mientras la jugabilidad y el nivel de diversión se mantengan constantes, creo que es un título a tener en cuenta.

    PD: como evaluarías el modo campaña, crees que vale la pena?

    • Te diré, aunque yo no llego a ese extremo, que muchos consideran que se merienda a GTA como Sand Box. Y además su jugabilidad mezcla muy bien el toque de aventura y acción (apuntar con la cámara en el hombro, coberturas y armas curiosas). En ese aspecto lo único negativo es la falta de vehículos aéreos y personajes planos, cosas simples pero que le hubieran dado por un lado profundidad, y por otro, algo más de variedad.

      Yo veo mejor hecho GTA IV (lo más reciente de la franquicia por excelencia de Rockstar) pero no más divertido. Me he divertido más con Guerrilla. Misiones principales bastante variadas y todo más directo. Cierto que no tiene esa variedad para hacer vida social como en GTA: minijuegos, ir de compras o tener una casa, pero no hace falta, se va a lo que se va y es bastante preciso sin que te sobre ni una sola misión ni momento.

      A mí personalmente me encantó la campaña. Las misiones principales son en cierta medida bastante variadas. Su diversión, aunque el centro de atención sea destruir, hace que no se caiga en rutinas ni monotonías, en todo momento te diviertes. Y si has jugado a Mercenaries por el tema destrucción, no hagas ni caso, este Red Faction es muchísimo mejor. Las misiones secundarias son cumplidoras y te retan a conseguir la mejor puntuación. Conducir es divertido, a campo a través pegando saltos debido al terreno, etc.

      Sólo hay que saber apreciar, y es un tema que genera controversia, que no te esperes un paraje tan “animado” como Liberty City, Vice City o San Andreas. La zona de Marte en la que jugamos es desoladora, es más bien desértica para representar una colonia en plena expansión. Las urbes son pequeñas y son cuatro edificios. No es que lo haga mejor, ni tampoco peor que el juego de Rockstar, solo es un enfoque distinto que te puede gustar o no. A mí me gusta. El paisaje es sobrecogedor. Al precio de ahora y lo que contiene, de verdad que lo recomiendo como un “must have”.

      Red Faction en todo su conjunto ha sido un trabajo sólido y prácticamente excelente. Cada parte era un “must have” silencioso como yo lo llamo, seguramente y como dice arpiman, por su escaso marketing y comparaciones con otros títulos del momento con mejor suerte en sus anuncios.

      • Tremenda respuesta compañero!

        Si me quedó alguna duda con respecto al título creo que las has resuelto todas. Solo me queda decir que desde ya me he apuntado el Red Faction Guerilla para conseguirlo cuanto antes, aunque en este momento estoy jugando un par de otros videojuegos, me parece que se merece una oportunidad y me late que me voy a divertir muchísimo.

        Gracias por tan completa respuesta Sone, saludos…

      • No hay de qué Pixfall. Sólo espero que te agrade y acabes satisfecho. Seguramente verás las mismas cosas que yo, te divertirás lo suficiente como para no tener ni en cuenta los puntos débiles. Es más, te lamentarás de que no haya llegado a lo magnífico, porque está cerca, cerca, incluso hay quien así lo considera.
        Al precio que está actualmente, creo que lo considerarás una buena inversión en cuanto a calidad/precio

        Saludos

  3. El Excelente de los notables… asi que al final es un juego notable? o un juego que casi es excelente? O un juego excelente por los pelos? el buen sone busca un sello personal… Arpi a veces hace alguna comparacion culinaria… el buen yo (a.ka. buen rapso) usa el pudrete de dentro hacia fuera… y al buen sone no le basta con “me como todos los shooters” (hay cosas peores que podrias comerte, deberias dar gracias).

    Sobre el juego en si (no, lo de arriba no era broma xD), como tambien sobre la saga, mi ignorancia sin fronteras ha hecho que lo ignorase sin ningun tipo de rubor. Lo unico es que siempre que me has hablado de los juegos despiertas cierto interes por la diversion directa que ofrece. Nunca me has hablado mas de los juegos. Y bueno, un excelente de los notables a fin de cuentas me imagino que es algo muy bueno.

    Eso si, estoy con arpi. Vaya huevos que un multi tan bueno nunca haya sido oido por los otros miembros del equipo… lo quieres para ti xDDDD

    • “Posee virtudes excepcionales, sobradas como para ser tratada de obra sobresaliente, sin embargo, otros apartados hacen que el conjunto decaiga y no acabe de alcanzar el cenit.” Joer macho… más claro no sé decirlo XDDD

      Es de esos juegos a priori de segunda fila, notables en los que te dejarías el dinero si te sobra y no sabes qué comprar. Esa sería la calificación justa. Si no fuera por los puntos débiles llegaría de sobras a ser de esos juegos que hay que tener sí o sí.

      Es cierto, eso es lo que pasa con todos los juegos así. Ahora bien, los puntos fuertes del juego son los que realmente valen la pena e importan: buena jugabilidad y gran diversión. Los débiles son: falta de profundidad (unas cuantas ideas más no le hubieran ido mal), personajes planos, y será una tontería pero se nota mucho la necesidad de manejar vehículos aéreos, y no los hay.

      Lo que se queda en incertidumbre ya depende de cada jugador y como se acepta. Como ya digo, no te esperes Liberty City, la zona de Marte es más “triste” en comparación, pero no por ello peor en concepto, sólo otro enfoque. Como le digo a Pixfall, los trabajos de Rockstar como GTA IV o Red Dead están mejor hechos, pero yo me he divertido más con este, es directo y preciso, sin que te sobre nada.

      Creo que el juego lo tengo desde antes de que tuvieras la Xbox, y antes de conocer a arpi. Tal vez ese es el motivo. Y como le digo a él, estábamos en época de Gears of War y que yo al multi pues no le presto mucha atención.

  4. Muchos son ya los que me han recomendado este juego, pero aun no me lo he comprado, creo que finalmente, cuando visite mi Game favorito, me agenciare una copia ya que con este análisis poco más me queda por decidir.

    • Si te lo pillas espero que te guste. Es un juego notable siendo justos, porque no me importaría ponerle excelente por todo lo que tiene, pero se notan esas carencias que le harían llegar a más. No obstante, lo importante es la diversión, y te aseguro que de esto no le falta nada.

      Al precio que está, ya sea de primera o segunda mano, no te arrepentirás. Si no fuera el caso… pues nada aquí estoy para que me pongas a parir XDDDD

      Saludos

  5. El problema es seguramente la falta de marketing y tres partes con historias no muy conectadas. Los que lo han seguido desde sus inicios seguramente te hablarían maravillas del juego, de cualquiera de ellos. Si quieres Sand Box y alejarte un poco de Rockstar, esta es quizá la mejor alternativa. Notarás que le faltan cosas pero todo lo bueno que tiene es sorprendente y los puntos débiles se vuelven indiferentes.

    La primera parte en el 2001 tuvo mucho éxito, y toda la franquicia Red Faction siempre ha demostrado un muy buen hacer, trabajos muy sólidos y divertidos. Como repito, al precio que está, nadie se arrepentirá si se lo compra.

    Hablaremos de Duke Nukem Forever, no te preocupes, pero espera a que salga antes XDD

  6. Excelente review, es bueno porfin encontrar a personas que deverdad aprecien este juego, he sido fan desde el primer juego en el PS2, no dudo que estaba algo exceptico al ver que estaban cambiando a 3ra persona pero con solo jugar el demo tuve para ver que capturaba todo lo bueno que tiene las series que son las explosiones, destruccion, armas unicas y el multijugador y lo hizo mejor, creo que me gusta mas este juego que a la mayoria, que bien encontrar a alguien que le guste igual.

    Lastima que en Armageddon cambiaran demasiadas cosas y quitaran el multi unico que la saga siempre ha tenido :S

    • Creo que realmente es una saga magnífica. La primera parte, si no recuerdo mal, fue uno de los shooters del año. Me parecía raro el cambio, pero me llevé una grata sorpresa. Lo único que no le acompaña son fuertes campañas de marketing que sí tienen otros juegos. Si fuera así, creo que tendría un éxito mucho más grande. Calidad no le falta, y tiene una diversión de la que pocos pueden presumir.

      Yo hasta que no pruebe el nuevo, no digo nada. Solo espero que no me decepcionen y sepan contentarme como lo han ido haciendo hasta ahora con cada entrega.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s