[Review] Metro 2033

“Nací en Moscú. Pero no recuerdo nada de aquella época, no era más que un crío cuando las llamas del fuego nuclear devoraron el viejo mundo. Cuarenta mil personas nos salvamos refugiándonos en las estaciones del metro… en las entrañas de la ciudad. Ahora, veinte años después, sólo un puñado de valientes se atreve a subir para recibir el abrazo de un invierno eterno… el metro era nuestro hogar y la fortaleza que nos protegía de los monstruos mutantes que vagaban por los túneles… Aun así, nunca renunciamos a la esperanza de volver a la superficie. Pero un día, se presentó una nueva amenaza que nos empujó a una guerra por la supervivencia de nuestra especie…”

Así se presenta Artyom, el protagonista de Metro 2033. Un joven muchacho bondadoso y tranquilo, curioso por el mundo que radica fuera de su hogar, de los misterios que se hayan en la inhabitable superficie de un páramo radiactivo y helado en los vestigios de la ciudad de Moscú. Una buena forma de empezar a llamar la atención del jugador para adentrarse en un mundo post-apocalíptico diezmado por un holocausto nuclear.

El juego está basado en la novela homónima del escritor y periodista ruso Dmitry Glukhovsky. Quien haya tenido el privilegio de leer el libro podría sacar mejores conclusiones del juego, sobretodo para apreciar si se puede considerar a la altura de éste o no. No va a ser el caso del que escribe esta entrada hacer tal comparación, pues no me he leído el libro, así que sólo me queda poder valorar el juego en sí, y a veces es bueno no venir influenciado por cultos anteriores para no nublar el juicio crítico. Por otro lado, por norma general, me imagino que el libro va mucho más allá de lo que se pueda ver en el juego, narrando los hechos con mucha más profundidad y en proporciones más colosales.

Cabe decir, antes de nada, que el argumento está orientado de una forma que la gente quizá no espera, haciendo que éste pase a ser un poco insulso. No porque sea malo, pero es cierto que le falta un poco de picante. En resumidas cuentas, hay una cantidad considerable de preguntas y enigmas que no reciben respuesta o son de respuesta superficial. El porqué de nuestro enemigo se resume en información bastante vaga, carente de un raciocinio profundo. Todo lo que nos rodea son misterios, un mundo que para la gente del Metro resulta normal. Un entorno ya establecido a causa de una devastación y así son las condiciones a las que se han acostumbrado. Sencillamente, lo que se nos mostrará, serán las experiencias que Artyom viva de primera mano en su epopeya desde un punto A de inicio hasta un punto B final.

 

Pero por el contrario, reafirmarse en los misterios inconcluyentes dejan lugar a la imaginación del jugador, y dotan el argumento de un poderío distinto a lo que estamos acostumbrados. No es que esta falta de dedicación deje al juego en poca cosa, hay los suficientes detalles como para ser una historia enriquecedora por la multitud de elementos presentes, pero del mismo modo está presente la falta de conclusiones en causa y efecto. Uno puede notar que Metro alberga un número inmenso de características que el juego no llega a abarcar lo suficiente, le queda grande tal y como se ha orientado. Aun así, cabe destacar que, hallar toda la verdad, se lleva a cabo de un modo muy original. No se basará en secuencias cinemáticas ni documentos que puntualicen los hechos, sino en elegir por nosotros mismos detenernos un momento a escuchar conversaciones de la gente que rellenan ciertos matices, y así llegar a dos posibles finales que podemos elegir.

Aunque a Artyom le resulte fascinante lo que se haya fuera de su estación, no es alguien que tenga unas ganas férreas de abandonar su cobijo, es un lugar seguro de los peligros que merodean en las vías del Metro y en la superficie. Las historias que se cuentan de hombres curtidos que han salido fuera son bastante pavorosas. Pero nuestro protagonista, sí es alguien con un fuerte sentido del honor y el deber. Empezaremos viendo a un padre adoptivo sobreprotector con Artyom y la llegada de su amigo Hunter, un experimentado veterano de la supervivencia en el Metro.

 

Los momentos que vive la gente del Metro empiezan a ser puras penurias. Los mutantes se hacen más persistentes, y lo que parecían fortalezas inexpugnables donde habita la población humana empiezan a mermar y caer una a una. Hay algo más allí fuera y se alzan los rumores cada vez más sólidos de unos seres a los que llaman Oscuros. El padre de Artyum los bautiza como “homo novus” (hombre nuevo) en un tono desalentador y poco esperanzador, resignado a la extinción de la raza humana para ser sustituidos por estos seres. Estas misteriosas criaturas no suponen unas bestias titánicas de fuerza bruta, sino que su arma consiste en poderes psíquicos que atacan y destrozan la mente de los hombres. Son tan peligrosos como una deidad. Pero Hunter, es un hombre que se niega a darse por vencido y prefiere llevarse por delante todo lo que suponga una amenaza. Es un personaje que Artyom admira.

Cada estación en el Metro es un asentamiento, la representación de distintas ciudades para los pocos humanos que quedan. Ahora, las estación de Artyom se ve amenazada por ataques constantes de criaturas mutantes y la presencia de los Oscuros. Hunter decide adentrarse en la tenebrosa zona y deja su última voluntad en manos de Artyom en el caso de no regresar al día siguiente. Como es de esperar, nunca regresa, y nuestro protagonista de impone la misión de contactar con la gente de Hunter tal y como él quería, del mismo modo que su misión supone una decisión de obligatoria voluntad para salvar su ciudad.

 

Estos serán nuestros primeros pasos antes de adentrarnos en la eterna oscuridad del metro, un simple prólogo. Pero el juego no se inicia de ese modo y utiliza un recurso poco implementado en los videojuegos, el uso de un “flashforward”. Es decir, que lo primero a lo que jugaremos será un momento avanzado en el juego que acaba de un modo poco alentador. Es entonces cuando nos remontaremos ocho días antes de ese suceso e iremos jugando hasta llegar a ese punto para saber como concluye. Sin duda es un recurso poco implementado en un videojuego, pero si es bien utilizado, puede llegar a ser muy conveniente.

Nos encontramos ante un título que se centra única y exclusivamente en una historia principal, no hay ningún tipo de multijugador, lo que le convierte en un juego clásico, rejugable si uno quiere. Superar la aventura, aparcarlo y volver a jugar cuando apetezca. Hay quien aplaudirá esa decisión y habrá quien no. Pero no podemos olvidar lo que es un videojuego y mucho menos ponerle modas obligadas.

 

La temática y estética del juego no ha podido evitar que éste pasara inadvertido a la hora de ser comparado con otros títulos. Por un lado, tenemos Fallout, donde ambos poseen la misma piedra angular, la destrucción del mundo mediante guerras nucleares. No obstante, quedan muy alejados el uno del otro, no sólo como género fps y enfoque, sino en representación escénica y social. Y por otro lado, por la desarrolladora del juego, 4A Games, compañía fundada por gente que partió de GSC Game World, los desarrolladores de S.T.A.L.K.E.R. Shadow of Chernobyl. Debido a este hecho, era inevitable que el juego fuera seguido a cada paso que daba. La obra de GSC Game World creó la Zona, uno de los escenarios más increíbles y brillantes jamás elaborado en un videojuego. Un entorno brutalmente inmersivo, rebosante de vida tan fascinante como misteriosa y, presumiblemente, inigualable. Difícil es describir lo que hace sentir al jugador la Zona de S.T.A.L.K.E.R..

 

Es una labor encomiable el universo conseguido en Metro 2033, pero no llega a estar a la altura de la representación escénica de S.T.A.L.K.E.R. ni a experimentar las mismas sensaciones. Aun así, no hay que menospreciar lo que ha conseguido 4A Games. La ambientación y entorno de su juego es asombrosa a su manera, y no tiene porque mirarse al espejo de nadie ya que posee su propia identidad y lo desmarca de los cánones de otros. No obstante, no han evitado mirar en el otro lugar en el que trabajaron para traerse ciertos elementos que podían tener lugar en su universo, como son la aparición de las famosas anomalías o dedicar un guiño mencionando a los Stalker. Y aunque se mantiene alejado en esencia del título de Bethesda mencionado anteriormente, sí que utiliza un recurso similar como es el de un protagonista que nunca ha salido de casa para adentrarse en un mundo desconocido lleno de sorpresas y misterios.

Metro 2033 no deja de ser un fps al uso, lineal y clásico. Sin embargo, aunque quede a la sombra de muchos otros títulos del género, utiliza bien sus cartas, demostrando que tiene sus bazas para mostrarnos ideas propias y recursos que no se suelen utilizar. Por ejemplo, en vez de encontrarnos sorpresas monstruosas, no se cortan un ápice en hacer que un personaje nos narre lo que nos encontraremos en cierto lugar y el respeto que inflingen ciertas criaturas. A veces no hacen falta las sorpresas y unas pocas palabras bastan para sacar un resultado muy superior que nos deje tensos e inquietos, e incluso temerosos, porque Metro 2033 se sirve del género fps tanto como del survival horror.

 

A parte de criaturas grimosas, las cuales no son un bestiario precisamente longevo, también nos toparemos con enemigos humanos. Deberemos enfrentarnos a bandidos así como a dos facciones que todavía hacen que la raza humana se extermine los unos a los otros, los fascistas y los comunistas rojos. Del mismo modo, resulta curioso que en nuestra supervivencia ante todos estos conflictos, veremos como se fusionan los hechos supuestamente científicos en la ciencia ficción del poder del átomo con momentos más espirituales y espectrales. Habrá momentos en los que nos encontraremos con un bucle fantasmagórico donde se proyecta una imagen continua de una tragedia pasada, sombras que nos miran y sonidos que nos harán dar la vuelta en varios momentos. Ideas que van atadas a auténticas leyendas urbanas que se cuentan en el intrincado laberinto del metro de Moscú. Un buen trabajo en concepto terrorífico y misterio, no a altos niveles pero sí considerablemente resultón.

La cantidad de elementos, ambientación y escenarios hacen de Metro 2033 un juego al que no le falta personalidad. Practicaremos el comercio y nuestra moneda de cambio serán balas limpias, munición que no ha quedado dañada tras el desastre, las cuales también podremos utilizar para disparar. La munición convencional siempre está dañada, corroída y es poco fiable. Utilizaremos armas curiosas, maqueadas y reconstruidas como representación cultural de los supervivientes tras el desastre, como si se hubiera vuelto hacia atrás. Por ejemplo, tendremos armas que funcionan mediante válvulas a las que tendremos que dar presión con palancas para que adquieran su máxima potencia. Armas silenciosas para infiltrarnos sin ser vistos y armas más centradas para la batalla. Pero el juego tiene una dificultad lo bastante ajustada como para estar preocupados por la munición.

 

Sin duda, el subsuelo del Metro es el escenario recreado que define al juego, oscuro y siniestro. Y una vez superada la aventura, veremos que el mapa por el que hemos ido pasando sólo es una nimia parte de toda su magnitud. Tal vez, en un hipotético Metro 2034, podamos ver el resto de lugares que no se han explorado y qué secretos y peligros ocultan. Pero si el jugador piensa que salir del Metro es para recuperar el aliento, nada más lejos de la realidad. Salir a la superficie entraña una incomodidad diferente y quizá más agobiante. La penumbra se sustituye por luz diurna, pero el aire de arriba es irrespirable y deberemos salir al exterior con máscaras de gas, y eso conlleva a otro tipo de munición, los filtros. Deberemos ir cambiando dichos filtros cada vez que se agote el aire. En ocasiones tendremos en abundancia, pero en otras nos podemos pasar el rato suficiente en el exterior como para empezar a preocuparnos por los suministros que nos quedan, darnos prisa y esperar poder encontrar repuestos tirados por el escenario. El único remanso de paz en el juego es llegar a algún asentamiento de cualquier estación, incluso nos resultarán lugares acogedores.

El sistema de vida y daño también puede merecer cierta mención ya que combina los dos métodos conocidos, el de recuperar la vida al cabo del tiempo y el uso de botiquines. Por un lado, cuando nos hieran, podemos cubrirnos y recuperarnos, pero la recuperación será bastante lenta y puede suponer un riesgo que haga que nos maten fácilmente. Pero tenemos la opción de curarnos al instante si usamos un botiquín. Es de aplaudir esta precisión para que puedan tener cabida los dos elementos característicos de los fps en este apartado.

 

Lo único que quedaría destacar es que la versión PC del juego posee un apartado gráfico asombroso si tenemos la suerte de poseer un equipo de gama alta, mientras que el de consola se queda en un correcto y bastante sólido y que al menos utiliza un motor gráfico propio sin el efecto clónico del UE3. Lo habitual en estos menesteres. Pero ambos poseen un efecto pasmoso de luces y sombras. Y nos quedaría señalar algo insólito, además de agradecer la cantidad de idiomas a elegir tanto en subtítulos como en diálogos, el nivel de doblaje castellano podría estar por encima de la VO inglesa, eso sin contar que posiblemente sea la rusa la auténtica VO. Lo único negativo es el alto número de voces reutilizadas una y otra vez. Pero quizá iría siendo hora de celebrar este hito histórico.

Metro 2033 es un juego obligado a quien le guste un fps bien trabajado, más ahora que se encuentra a 10 míseros euros. No se apreciará ningún tipo de evolución, pero posee una atmósfera y universo único que lo convierten en una experiencia que no se vive en ningún otro lugar. Lo único que le lastra, es que a estas alturas ya hay demasiados títulos que lo eclipsan al no ofrecer ninguna novedad palpable, lo que le convierte en un juego tardío. Tal vez, si hubiera salido en una primera hornada de esta generación, se le hubiera encumbrado de forma muy distinta, porque calidad no le falta. Es un juego bien encaminado que esperemos reciba segundas partes.

9 pensamientos en “[Review] Metro 2033

  1. Yo, que soy el menos todoterreno de los tres, pues como que del titulo, solo estaba interesado en la novela…😄

    Respecto al juego en si, parece tener buenas ideas, pero por desgracia no dejo de verlo como un shooter generico en primera persona…

    • No te equivocas, es un shooter genérico en primera persona. Ya digo que no aporta novedades jugables. Está bien hecho, eso sí. Pero no tiene nada fuera de lo normal, ni nada que no se haya visto.

      Se sirve de su propio universo recreado que es lo que le identifica y lo desmarca de alguna manera. Tiene sus propias ideas pero no va a ser uno de los que marque un antes y un después.

      PD: si te acabas leyendo el libro ya me contarás.

  2. Yo valoro por sobre todas las cosas la gran ambientación que se ha logrado en Metro 2033. El juego transmite muy bien esa atmósfera de un mundo post apocalíptico, y eso ya de por si me parece un logro inmenso. A mi en lo personal el juego me encantó.

    • La ambientación es lo más logrado del juego, es increíble. Peeero, no sé si has jugado a Stalker. Yo, sinceramente, me esperaba más siendo gente que había trabajado en ese proyecto, sobretodo en darle una ambientación como la del título del desastre de Chernobyl. No igual, porque soy el primero en defender que se aporte un mundo diferente, lo menos calcado posible a lo demás, pero sí una magia especial como la que desprende Stalker.

      A veces cuesta evitar la influencia de otras cosas. Ya pasa en títulos como la saga Final Fantasy, que esperas que la siguiente entrega esté a la altura de las cosas anteriores.

      Pero volviendo al juego, sin duda es bueno, está muy bien hecho, pero le faltan cosas y le falta profundidad en otras. Lo cual me lleva a la conclusión que es una muy buena señal, porque el título tiene mucha calidad, pero se puede ver que existe un margen de mejora si se animan con Metro 2034. Es decir, que si ya es bueno, y se pueden mejorar muchos aspectos, una secuela puede ser increíble si lo mejoran todo.

      Un saludo, gracias por comentar.

      • Claro que conozco a Stalker, es uno de los mejores shooters que he probado para PC. Es más, algunos de los miembros del equipo de desarrollo fundaron 4A Games que fue el estudio encargado de dar vida a Metro 2033. Y si, como tú bien dices, creo que hay algunas cositas que se pudieron haber pulido un poco más, pero yo si alabo el hecho de intentar recrear algo diferente, de crear un estilo propio, eso si, bajo la sombra del gran Stalker.

  3. Pues es un juego que voy a jugar proximamente (en cuanto me acabe un juego que deje a medias para darle al Bulletstorm y le de a la beta del Gears III). La trama de metro 2033 a mi me apasiona ya que un mundo post apocaliptico, una red de metro donde hay sitios que llevan años sin ser pisados y unos seres que son superiores a nosotros nos ponen en jaque es un cocktail que mola.

    Lo voy a jugar antes del Dragon Age II pausadamente y disfrutando y devorando cada momento, eso si, en normal y no en dificil como cierta persona xD ¿Que tal el inventario? ¿habilidades? ¿compañeros? maldito apenas has hablao de la jugabilidad en si xD Un saludo señor ¬¬ xD

    • ¬¬ Como también me sé de alguien que jugó a Dragons Age en nivel más difícil😄.

      Ya digo que el juego es un shooter al uso, así que no tiene nada fuera de lo normal en su jugabilidad al igual que otros. Es buena y a la vez extraña a la hora de apuntar, no sabría explicarlo, cuando lo juegues sabrás a qué me refiero, pero te acostumbras rápido.

      El inventario no tiene nada de especial, armas (en número limitado, unas sustituyen a otras, y armas mejoradas con más prestaciones), linterna y botiquines. Aunque tiene una particularidad bien hecha, que es sacar una libreta donde están anotados los objetivos, lo cual te deja sin llevar el arma, y en la otra mano tienes un encendedor para alumbrar si la zona está oscura y no puedes leer. Un detalle curioso, pero realista, además de que si hay enemigos podrán verte si iluminas con el mechero o la linterna.

      Pocas veces vas solo, la mayoría de momentos te acompaña alguien. Aunque parezca que podría ser excusa para un coop, quizá es un juego demasiado estrecho en escenarios, claustrofóbicos, así que notas que no hace demasiada falta el añadido pero hubiera estado bien incorporarlo.

  4. Este juego a mi me gustó pero a la vez también me dejó mal sabor de boca con el final y el argumento que avanza lento y bueno, casi ni desvela ninguna de las incognitas que se plantean… por suerte he leido que están trabajando ya en la secuela! Graficamente es impactante, lo pude poner con los graficos a tope y alucinas… eso si, no se si es cosa mia pero me pareció que la dificultad es bastante más elevada de lo normal y muchas vezes me quedaba sin munición a parte de que los bichos sin bien duros… pero en general me pareció un buen shooter con bastantes cosas originales y nuevas.

    Saludos ^^

    • Bueno, lo que parece una abundancia al principio como es la munición, luego escasea. Sin mencionar a los demonios o los bibliotecarios (sobretodo estos últimos) que son enemigos bastante duros y llegan en un momento en el que nos dejan bastante secos.

      Por otro lado, los enemigos humanos van apareciendo con armadura y cascos, y sí, se hacen más resistentes. A mi, personalmente, lo que me costó fue adaptarme a los momentos de infiltración, que tiene su propio mecanismo y hay que acostumbrarse.

      Esperemos que Metro 2034 sea un salto bastante más significativo.

      1 saludo y gracias por comentar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s