[Review] Alien vs Predator

Aliens vs Predator, posiblemente sea el “crossover” más morboso que jamás haya existido. Estos dos titanes del terror espacial y la ciencia ficción, podían permanecer en el mismo universo de forma fácil por lo que representan cada uno, sólo era necesaria una pizca de imaginación. La criatura más letal e implacable, y el cazador que siempre busca el reto en sus presas. Dos pesadillas andantes que sobresaltaron a medio mundo, y que ya manifestaron su colaboración en los 90 en forma de cómic, videojuego 2D del mejor beat’m up arcade, seguido por el videojuego tridimensional y, finalmente, llevados al cine con un resultado más que cuestionable.

 

Pero Rebellion y Sega se han negado a dejar atrás estos dos nombres que crean tanto poderío cuando se unen, dando como resultado un juego casi, casi redondo. Hay cosas impresionantes y hay cosas que se lamentan, cosas completas y cosas que se quedan a medio camino. Se consigue un resultado muy satisfactorio, pero también deja la sensación de que estas dos criaturas de culto merecen mucho más, y se puede exigir más de lo que se exhibe en este título.

 

Lo primero que llama la atención es, además del renombre del juego, el gozar de una obra con tres campañas distintas. Elegir entre un marine, un Xenomorfo (como se les llama a los Aliens), o un cazador Yautja (Depredador/Predator). Cada uno de ellos con una historia propia dentro de su travesía, y con sus características bien diferenciadas. Los tres, quedan representados de forma excepcional bajo el lema que domina en el juego: presa, cazador y superviviente. No se puede describir de otra manera más acertada lo que hace vivir cada uno al jugador cuando nos metemos en su piel, y lo plasman de una forma excelente, digna de elogio.

Todo empieza con un personaje bien conocido por todos si hemos visto las películas de Aliens, donde la codicia humana siempre es el detonante de todos los problemas. La compañía Weyland-Yutani, encargada de colonizar nuevos mundos, descubre los restos de una enorme estructura de antigüedad milenaria en un planeta ya colonizado, perteneciente a una raza extraterrestre. En ella, se esconden numerosos secretos, peligros y tecnología de especial interés. Indagando más de la cuenta en los restos de esas ruinas, se activa una señal a modo de baliza que iniciará esta guerra a tres bandas.

 

En las entrañas de esta reliquia edificación se encuentran huevos de Xenomorfos (el porqué, lo descubriremos al completar el juego). La compañía se hace con ellos y en alto secreto y, sin ninguna ética, se empiezan a sacrificar a los colonos del lugar para dar vida (de la forma que todos conocemos) a tan ansiado espécimen que siempre les ha resultado tan fascinante, continuando con su afán de querer domesticarlo y hacerlo dócil. Como viene siendo habitual, los Xenomorfos consiguen escapar y, mientras, alguien ha enviado un mensaje de socorro para que los marines acudan a la ayuda y rescate. Por otro lado, el profanamiento del lugar por parte de los humanos, pone en alerta al tercer invitado que vendrá a hacernos compañía para que no nos sintamos tan solos por si no habían ya problemas suficientes. Ya tenemos a todos los anfitriones reunidos en la misma fiesta visceral.

Las tres razas comparten la misma historia, pero cada uno tiene sus propios objetivos convirtiendo al juego en tres historias paralelas que acontecen en el mismo lugar. Cuando vayamos realizando cualquiera de las campañas, veremos que ocurren cosas que no sabemos porqué ocurren ni como. Únicamente sabremos la respuesta jugando con otro personaje que es el causante de dicho acontecimiento. Así vemos que algunas acciones repercuten en otro personaje, logrando un buen hacer en el antes y después de cada uno. Pero ninguna es una decisión, sino que son construcciones bajo guión.

 

Presa

En la campaña del marine, encarnamos a un novato en su primera cacería de bichos (un detalle de muy mala leche para sentirnos todavía más incómodos, ni siquiera con un veterano nos obsequian). Y mientras estamos en órbita a punto de entrar en la colonia, aparece delante de nuestras narices y de la nada, una imponente nave Predator que destruye nuestra flota estelar (licencia que me permito tomar prestada). Cuando empieza el brusco descenso al planeta, un objeto mal sujeto impacta en nuestra cabeza y quedamos inconscientes. Mientras seguimos desmayados oímos disparos y batallas, y el inconfundible sonido de los Aliens. Una vez despiertos nos encontramos solos, se han visto obligados a dejarnos atrás a nuestra suerte en pos de la muerte y a merced de lo que nos espera. (¿Dónde hay una cabina para llamar a mi madre?)

 

Superviviente

Cuando llevamos al Alien, no somos un Xenomorfo cualquiera. Representamos una criatura más avispada e inteligente que el resto de nuestra estirpe, incluso en el momento de nacer ya intentamos jugársela a los científicos humanos para escapar. Esa capacidad innata que está por encima de los demás, nos otorga un nombre poco original, nos llaman número 6. Nacemos en cautiverio dentro de los laboratorios, aprendemos deprisa y aprovecharemos la primera oportunidad que tenemos para escapar y liberar a nuestros congéneres para llegar hasta nuestra matriarca. Seremos los causantes de la fuga de toda una plaga Alien.

 

Cazador

Asumiendo el papel del cazador, somos un sangre-nueva, un apelativo de novicio para los que todavía no se han curtido en la caza. Para pertenecer a la élite de los Yautja, se nos pondrá a prueba. Para ello, tenemos la misión de eliminar a los humanos que han osado adentrarse en la pirámide que representa una especie de santuario sagrado para los depredadores, y evitar que se apoderen de su tecnología. Allí se rinde tributo a toda la historia que relacionan a los Xenomorfos con los cazadores, la captura y trofeo más mortífera con la que se han encontrado y la que más respetan por ello (aunque llamarles serpientes no hace que lo parezca precisamente). Además, tendremos que dar con el paradero de los hermanos que han caído y también se les había puesto a prueba, y descubrir qué le ha pasado en particular a un cazador de élite.

El apartado técnico no es que sea precisamente su mayor virtud ni el motivo por el que vaya a ser recordado el juego. Como ya es de esperar, la versión PC es la que se lleva la mejor parte, pero en lo que respecta a XBOX 360 y PS3 el resultado deja bastante que desear. Aun así, el trabajo gráfico es decente, no es tecnología puntera pero se sostiene con creces. Sobretodo se ve un buen hacer en las distancias cortas, en la expresividad de los rostros y ciertos detalles escénicos que sólo llegan a apreciarse cuando uno se fija mucho. Pero el resultado general, es más bien discreto, y las sombras y zonas oscuras cuando nos encontramos en entornos cerrados es excesiva. Obviamente, eso ayuda a recrear la ambientación que se le pide al título, pero se nota que no acaba de ser un apartado bien pulimentado cuando lo comparamos con otros títulos que se sirven del mismo procedimiento para causar terror.

 

El apartado sonoro, por el contrario, sí que recibe una especial dedicación. Una fidelidad absoluta al cine en lo que respecta a este tema. El sonido de las armas al disparar, el siseo de los Aliens, sus alaridos agudos al morir, el sonido gutural del Predator y sus desgarradores gritos, el detector de movimiento, el visor de cazador, el punto de mira de éste… cada mínimo detalle sonoro de todo el universo Alien y Predator ha sido recreado a la perfección sin escatimar detalle. El doblaje, por otro lado, aunque está en castellano, no es que se pueda alardear de las voces utilizadas, donde carecen de interpretación, son toscas y recicladas, y pierden fuelle frente a la VO.

 

La música también presenta un gran trabajo, con melodías desquiciadas o tenues según la tensión del momento, sinfonías de acción o de intriga, todo llevado con gran cohesión según la circunstancia y poder elevar al máximo cada escena para llenar de tensión al jugador. Un apartado que merecía especial dedicación para recrear de la forma más fiel el ambiente sobrecogedor que ya sabemos que provocan esos dos seres. Sólo puede decirse en este caso que el resultado es grandioso. Aunque hay algún momento puntual en el que se aprecia algún fallo como la incursión de las voces inglesas cuando lo escuchamos todo en castellano.

Pero el moderado apartado visual que a algunos podría disgustar, va a ser algo que dejaremos de lado fácilmente si sabemos valorar lo que puede ofrecernos este juego. Lo que merece especial mención en el título es su impresionante recreación, el cómo se ha construido cada momento para vivir en total plenitud lo que nos caló en las películas. No solamente el apartado sonoro es una dedicación, sino que infinidad de detalles vistos en los film, incluso las buenas ideas que podían haber en las películas de no muy grata crítica, se nos muestran aquí para formar un conjunto soberbio. Todo se conjuga para dar y regalarnos una experiencia extraordinaria que respeta el canon cinematográfico, causando sensaciones prácticamente idénticas.

 

Así, por ejemplo, el marine supone una tensión e incomodidad constante. No hay momento en que, desde un principio, no nos sintamos carnaza para las dos fieras que nos asedian constantemente. Nos sentimos una presa, una esperanza de vida que se resume en eso, en una esperanza, insignificantes y frágiles como el papel. Pero quizá ese cúmulo de intensidad va perdiendo fuerza mientras vamos sobreviviendo y se sustituye la calma asfixiante por escenas más ensalzadas por la acción. Aun así, mantener esa constante es un arduo trabajo, y no queda más remedio que felicitar y aplaudir lo que ya ha conseguido Rebellion dentro de este apartado, donde ha producido con tanta fidelidad las similares vivencias que causaron las películas.

Nuestro detector de movimiento también es un elemento de importante trascendencia, no sólo por lo que representa como simbolismo o medio de gran utilidad, sino que también ayuda a acentuar la presión de la experiencia. Ver esos puntitos y el pitido intermitente que sube de volumen cuando algo se mueve y se acerca hacia nosotros, se convierte en un agradable mal rato. Avanzando en el juego de este modo, se le suma la no comparecencia del depredador, el cual sabemos que tiene que aparecer tarde o temprano. Nos deja señales de su presencia pero no aparece, se toma su tiempo y se recrea como si disfrutara haciéndonoslo pasar mal. Nos deja completamente intranquilos, deseando que aparezca de una vez para que suceda lo inevitable y nos libere de ese sufrimiento. Así se demuestra que muchos detalles no se dejan al azar y están bien pensados para sumergirnos en la aventura.

 

Y es lo que concierne más al marine la experiencia jugable, porque es en él donde recaen las emociones más intensas por la inquietud que pesa al representar el ser más inferior de los tres, y que hace comprensible que el título no lleve la coletilla “…vs marines”. Y también es en él donde recae la definición del género FPS, donde nos encontramos ante un “shooter” de corte muy clásico. En el juego no hay un modo de apuntar, un factor que se estandariza en la actual generación y parece de obligada aportación, pero no es el caso de este título pues no lleva consigo este elemento, sólo tenemos el punto de mira centrado en la pantalla. Tal como ha sido concebido el juego, es un hecho normal, sería un factor bastante inservible por la presencia de los Aliens, ya que estos lucen con movimientos muy veloces y erráticos, imposibles de predecir, y apuntar con precisión no es un lujo que nos podamos permitir. El juego está hecho para escupir plomo a mansalva y dejarse una alta dosis de munición con cada bicho que se nos acerque. Y aunque no tendremos un longevo arsenal, sí tendremos las armas que nos interesa ver, como el mítico rifle de pulsos con lanzador de granada, o la famosa “smartgun”, entre otras que harán acto de presencia, pero sólo podremos sopesar tres armas al mismo tiempo.

La experiencia Alien y Predator, ya es otro cantar, se aleja completamente de lo que ofrece el marine y apuesta por otro tipo de enfoque, donde se precia más el recurso de ataques físicos, algo que el jugador tiene que acostumbrarse y aceptar esta forma de jugar y de la que se depende en gran medida. Dependemos mucho de dominar habilidades como cubrirnos o combinar ataques fuertes y ataques más flojos pero más rápidos si queremos sobrevivir. Pero más que querer darle otra dinámica a la jugabilidad, lo que ha querido Rebellion es que el jugador sienta lo que puede ser estar inmerso en la piel de un Alien, o como se ve todo a través de los ojos del Depredador. Siempre sacando a relucir de la mejor manera posible las características de cada uno.

 

El Xenomorfo conlleva ser el más simple de los tres, pero acarrea cierta complejidad. Es una criatura primate donde toda su fisonomía es nuestra arma. Sobreviviremos holgadamente a cualquier enfrentamiento frontal, pero si nos vemos superados en número significará una muerte rápida, es por ello que, en la mayoría de ocasiones, deberemos pasar desapercibidos e ir eliminando uno a uno a los hostiles ejecutándolos por detrás de forma muy explícita. Su potencial es la velocidad y el entorno, donde las sombras serán nuestra mejor aliada para no ser vistos y sorprender a nuestros enemigos.

 

Además de su gran agilidad, podremos desplazarnos por cualquier superficie y estudiar la situación desde cualquier ángulo, así como desplazarnos por conductos de ventilación para alcanzar zonas más privilegiadas. Para exprimir todo lo que se pueda debido a su simpleza, se le ha dotado de un modo de visión instintivo, donde marcará con distintos colores a nuestros enemigos según el grado de peligro que puedan presentar, es decir, si van armados o no. Sin duda es el personaje más difícil de manejar y requiere cierta práctica para llevarlo con total soltura. Sus cambios de superficie pueden desorientar y marear, y en contadas ocasiones dejarnos vendidos.

El cazador puede parecer el más versátil, combinando el cuerpo a cuerpo con los ataques a distancia, pero en realidad no dista demasiado de la misma jugabilidad del Alien recurriendo a los ataque físicos. Revelar nuestra posición como ya ocurre con el Xenomorfo, también puede suponer una muerte rápida, así que nos tenemos que valer del sigilo tal y como hacía en las películas. Su gran potencia física permite que realicemos grandes saltos para ganar posiciones más elevadas y preparar una estrategia sirviéndonos del visor infrarrojo que capta el calor corporal de nuestras presas. También dispondremos de todos los artilugios y armamento que tanto caracterizan a este personaje que serán de gran utilidad, como por ejemplo, el camuflaje óptico o el láser del hombro.

 

Pero todas sus virtudes que parecen perfectas para superar cualquier obstáculo de forma fácil, también son un arma de doble filo. El motivo se debe a que suponen un considerable número de puntos débiles. Si disparamos con el láser por ejemplo, es una muerte segura para el pobre desgraciado al que le toque, pero con eso, sólo conseguiremos revelar nuestra posición. Y es que la IA, aunque no es prodigiosa, sí está lo suficiente ajustada como para reaccionar con solvencia y de forma realista. Aunque usemos nuestro camuflaje óptico después de ser descubiertos, ya habremos captado su atención y parecerá que puedan vernos, y empezarán a disparar a lo loco a todo lo que parezca moverse. También ocurrirá esto si permanecemos demasiado cerca de los enemigos, los cuales parecerá que puedan ver la ondulación de la imagen invisible. Como vemos, las apariencias engañan, y para nada es tan fácil la aventura Predator por muchas ventajas que parezca tener.

Rebellion ha hecho bien su trabajo, y no permite que el uso abusivo de las acciones más beneficiosas de cada uno sea tan fácil, en especial del Predator, que aparenta la mejor condición. Su láser se consume con apenas tres disparos y hay que buscar fuentes de alimentación constantemente para recargar la energía. Ni siquiera la invisibilidad es del todo fiable. Ese es el porqué de la similitud jugable con el xenomorfo, dependiendo mucho por la confrontación física y el pasar desapercibido. Nos pasaremos gran parte del juego ejecutando a nuestros enemigos por la espalda con escenas de alto contenido gore bastante censurables, pero muy impactantes.

Desde luego no se le puede pedir más a la experiencia. Uno siente con total fidelidad lo que es cada personaje. Nos sentimos un marine, un alien y un predator, pero en el caso de estos dos últimos, la experiencia, aunque fiel, se convierte en reiteración, donde repetiremos constantemente el mismo avance: llegar a un punto con enemigos, estudiar la situación y usar las mismas acciones una y otra vez. Ese es su punto flojo, la falta de variedad y nula aparición de situaciones que nos den algo más diferenciado y más dinámico. Y también le podemos sumar la repetición de escenarios, ya que los tres son un paralelismo, repiten mapas en varias ocasiones.

 

La experiencia vivida es muy completa e increíblemente satisfactoria. Pero una vez desaparecido el factor sorpresa, sólo nos queda lo que es el juego en sí y nos damos cuenta de sus limitaciones que no abarcan más de lo que pueden. Por suerte, nos queda la otra mitad del juego, la cual se sustenta en gran medida el título por su interesante variedad, y es le multijugador. Dispondremos de un buen número de modos de juego, además de los de siempre que nunca faltan, hay que señalar el modo supervivencia, donde tendremos que aguantar la embestida de hordas Aliens.

AvP sin duda dejará complacido a los fans de estos personajes, pero también a los que no, los cuales les puede suponer una interesante experiencia. Rebellion ha realizado una labor encomiable en cuanto al respeto de estos monstruos y en su ambientación. Pero, por otro lado, el juego se queda sólo en algo bastante competente, excelente hasta donde puede, pero no perfecto en su conjunto cuando apreciamos sus carencias. Hay poca profundidad por la falta de situaciones, no está a la altura de la recreación de emociones al no haber invertido la misma dedicación. Es como si se hubieran preocupado sólo por una cosa y no por la otra.

 

 

By Sone

13 pensamientos en “[Review] Alien vs Predator

  1. Anda que no tenia yo interes en este juego. Solo por el sensor de movimientos, una escena claustrofobica… y un cooperativo habria pillado el juego sin dudarlo como bien sabes.

    Aun teniendo multi, la sensacion de vivir esa experiencia en modo historia es mas tensa. Por lo demas al juego no lo veo mal. Considero que es un alivio el que haya un punto de vista diferente para jugar (ya era hora).

    Y tambien creo que en general fuimos un poco duros… pero claro, se aparto el colonial marines para que saliera este y claro… se esperaba lo mejor de lo mejor de lo mejor…

    • Quizá hago mucho hincapié y me reitero hasta la saciedad, pero el respeto a los tres personajes es magistral, y es lo que te hace vibrar más en el juego. Pero como ya digo, cuando se pierde el factor sorpresa, al igual que ya has visto una película, pues la magia se desvanece y sólo te queda el juego. Es cuando puedes notar más sus limitaciones.

      Estoy de acuerdo que le falta un coop, pero tal como se ha montado el tipo de jugabilidad Alien y Predator, deberían haber cambiado mucho el desarrollo, al menos es la sensación que a mi me da. Para el marine si que cuajaría tal y como está.

      Lo del colonial Marines no es exactamente lo que pasó. Como tu dices, yo y medio mundo pensamos que el proyecto se canceló porque AvP era mucho renombre y difícilmente competiría. Pero la realidad es que el hay un juego que tiene la culpa de esto, Alpha Protocol.

      Incomprensiblemente, un juego que sacó un resultado general más bien pésimo, fue el causante. Por culpa de un solo hombre que se creía un mesías. Este directivo quería centrarse solamente en Alpha Protocol, dejando de lado todo lo demás. Iba cambiando de idea cada semana y no se dejaba trabajar a fondo cada apartado de AP. Como resultado de esto, Obsidian no se pudo dedicar a Alien Colonial Marines y lo cancelaron. Todo esto son palabras de un ex programador de Obsidian que consideraba que AP iba tan mal que debió cancelarse dos años atrás y dedicarse al juego de Alien.

      Pero en fin… al menos parece que Gearbox se hace con el juego y con Borderlands han hecho algo muy sólido. Esperemos saquen buen partido de esta franquicia.

  2. De todos los shooters de esta generación, este es el que más me llama. Tres campañas y controlar a los xenomorfos y predators tiene que molar. Buen artículo🙂

    Qué malo es esto de tener una única consola, y que estos juegos no salgan para ella :_(

  3. El multi de este juego me interesaba algo pero me di cuenta de que estaba roto de verdad, las animaciones que haces con alien te quita demasiado tiempo y alguien mas te puede matar :S

    • Cierto, y es algo que no he comentado. Esas animaciones ejecutorias requieren unos segundos de los que dependen la vida. Pero así también se consigue cierta dificultad, sino sería todo muy fácil. Tienes que valerte de todos los medios del personaje para ir consiguiéndolo.

      Por otro lado, eso también es lo que hace que el juego recaiga demasiado en la reiteración y no ofrezca más variedad de situaciones. Como ya digo, es el punto más flaco del juego

  4. Pues yo es un juego que tengo en la estantería, me llamaba la atencion, y espero jugarlo en un tiempo, no es una obra maestra, pero si que es un juego notable.

    • Desde luego que sí que es un juego notable, eso sin dudarlo, para nada es un aprobado raspado.

      Pero en el juego recae mucho peso el nombre que lleva, exigir más de lo que ya puede no es malo. Y sus limitaciones técnicas no influyen en el resultado, es el desarrollo en sí y nada más lo que no le deja llegar más lejos.

      Sólo le hacía falta algo más de dedicación en la variedad de situaciones y no caer en monotonías, entonces estaríamos hablando de un juego que estaría en las puertas de la excelencia.

  5. Pues un juego que caera tarde o temprano, debi habermelo comprado estas navidades que estaba la coleccionista en el game baratisima pero que se le va a hacer xD A mi el universo Predator me encanta (me he leido muchisimos comics) y poder ser uno siempre mola xD

    Aun recuerdo esa demo que sacaron que tardaba siglos en encontrar partida la de risas que te puedes pegar jugando (un modo supervivencia cuando lo tengamos todos hay que jugarlo xD) y lo loco que me volvi manejando al Alien xD Buena entrada like always, see ya xD

    • Pues creo que Game lo tiene al mismo precio, tanto la versión normal como la coleccionista😄 por eso me pillé la segunda.

      Desde luego que nos echaremos unas risas, mientras esperamos el Colonial Marines y lo pasamos mal todos😄

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s