[Review] Valkyrie Profile

En mi anterior entrada, dejaba constancia de ciertos comentarios referentes a la Squersoft del pasado, cuando era una compañía poderosa, mágica y única. Adjetivos que, hoy en día, no noto su existencia pues no veo rastro alguno de aquello que les definía. Su esencia parece perdida en el limbo, dejando atrás un legado que actualmente está completamente desvirtuado.

 

Sin embargo, el juego que hoy nos ocupa pertenece a Enix, otra compañía de referencia en el género JRPG. Quizá aquí no se les dio tanto bombo como a Squaresoft, pero en Japón, ambas empresas iban a la par luchando una guerra por el mercado del rol nipón. Sagas como Dragon Quest o Star Ocean, entre otros, llevan su firma.

 

Cuando estos dos gigantes del rol japonés se unieron para formar Square-enix, parecía un acto entusiasta. Unir sus currículum bajo el mismo sello hacía presagiar un futuro prometedor. Podíamos llegar a pensar que serían capaces de crear maravillas que superaran todo lo creado hasta el momento con el género en el que estaban especializados. Pero la realidad actual, es bien distinta a lo que se podía esperar.

Muchos nos dejamos llevar por el lema de ‘la unión hace la fuerza’. Pero, incomprensiblemente, no han acabado de cuajar desde que se dieron la mano. Quizá es que hay demasiado ego en el mismo lugar, un choque de mentes, porque siempre que se habla de FF salen los de Square, mientras que, cuando se trata de DQ, dan la cara los de Enix. Es como si cada una fuera a su bola. También hay que mencionar que se han perdido a mentes privilegiadas en la empresa que habían dado alma a una saga entera, y los nuevos parecen no dar la talla. Mas el jugador ha perdido la ocasión de disfrutar de sagas que cada compañía sacaba por su cuenta. Al estar juntos hay más lentitud debido a la dedicación del proyecto que tengan entre manos, y el jugador tiene que esperar más a que den a luz cualquier capítulo de las sagas más esperadas. Primero uno y luego otro. Por algo dicen que la sana competencia no hace daño.

 

Por otro lado, ante la demanda de querer evolucionar el videojuego, algo que empieza a parecer muy difícil pues prácticamente todo ha llegado al cenit de la explotación, el futuro se presenta en cambiar la experiencia de jugar mediante el uso de periféricos de control que ofrezcan otra alternativa. Los títulos empiezan a ser un más de lo mismo, cosas que ya hemos visto, maquillados con pinceladas de ideas discretas que podemos llegar a llamar interesantes, pero no evolutivos. Esta generación puede ser una brutalidad gráfica, pero pocos son los títulos que se salvan de mostrarnos algo nuevo y nunca visto. Si no es así, ¿entonces por qué hace tanto tiempo que no mitificamos un juego como para convertirlo en legendario como acontecía años atrás?

 

Debido a este hecho, el JRPG está recibiendo palos por doquier, pues no es un género fácil de innovar, evolucionar o reinventar. Parece que es una de las categorías que entran en una crisis pronunciando su declive. Square-enix lo ha intentado, pero el trabajo hecho da la sensación de quedar a medias y, en consecuencia, en decepción. Y si a eso le sumamos esa exigencia que surge en Japón de querer “occidentalizar” los juegos, todavía se complica más la cosa.

???

Yo no sé como nos verán en Japón, pero dudo que seamos jugadores que nos basemos en juegos pasilleros y llevados de la mano, no somos tan simplistas. Es más, creo que si queremos jugar a rol japonés, es que queremos jugar a rol japonés. Una buena historia, un mundo abierto y combates por turnos que patentaron en la industria de oriente con años y años de títulos basados en esa mecánica. No hace falta complicarse tanto la vida por nosotros cuando somos precisamente nosotros los que alabamos más su estilo con el que nos encariñamos. Para la mayoría, el clásico nunca muere.

 

¿Está tan mal la situación del JRPG en la actual generación? Yo creo que no. El problema es que tenemos el ojo demasiado puesto sobre Square-enix, algo perfectamente comprensible porque se lo han ganado. Pero con su último trabajo me siento como una cobaya con la que experimentan para saber si me ha gustado lo que han hecho, occidentalizar el juego como dicen ellos. Y es una pena, porque el combate me pareció magistral, pero el resto de la obra es casi bochornosa. Y no mal interpretéis, FF XIII es un buen juego, pero como fan, me duele que lleve ese nombre visto el resultado, me siento decepcionado, y para bien o para mal, va a ser uno de los más recordados.

 

Hay que saber mirar más allá de lo que estamos acostumbrados. En esta generación hay juegos muy interesantes de JRPG que pasan desapercibidos. Quizá no alcanzan cotas altísimas de calidad, pero sí de notable calidad y de excelente resultado. El trabajo que se muestra es completo y plenamente satisfactorio, rol japonés puro que hace sentir lleno al jugador sin dejar resquicios de lamentos ni vacíos. Todavía tengo la esperanza de que Square-enix se convierta en lo qué esperaba tras su fusión, pero mientras, yo busco en otras partes y en el tiempo, y sin querer me topé con esta pequeña maravilla llamada Valkyrie Profile que lleva el sello de Enix. Aunque la genialidad detrás del proyecto lo desarrolla Tri-Ace. Enix sólo firmaba los cheques como productora.

Creo que, actualmente, la industria del rol japonés se sostiene con firmeza gracias a estos tres modestos de Tri-Ace antes que por Square-Enix. La auténtica sorpresa del JRPG en el 2010 lo traen ellos con Resonance of Fate antes que el FF XIII de Square, si no, preguntad a cualquiera que haya jugado a los dos juegos y a ver qué os dice. Fuera de la ironía de modestos, tienen todo el derecho de ser soberbios y llamarse los tres ases porque llegan a desarrollar cosas magníficas. Son capaces de mantener la esencia del rol oriental e innovar, evolucionando el juego de una forma coherente y correcta sin abusivos extraños.

 

A cada título ofrecen algo que no desentona ni cambia el concepto del JRPG, y le otorgan frescura mostrando cosas con las que no hemos jugado en el rol de corte japonés. Tienen el valor de experimentar y saben que lo hacen bien, tan bien que incluso parece fácil. Le ponen plena dedicación y le dan distintas perspectivas a cada título para que disfrutemos de formas diferentes. Exponen su idea y le dan un nombre que estará impreso en la caja del juego. Mientras ellos trabajan, dejan a Square-enix en incomprensible por no saber sacar los mismos resultados. Aun así, es posible que el jugador observe con lupa y demasiado detenimiento cada detalle cuando se trata de una saga consagrada, mientras que Tri-Ace tiene cierto margen al crear juegos que llevan distintos apelativos y no se atribuyen a una herencia que lleva siempre el mismo nombre. Y para que negarlo, su fama es enorme pero más discreta en comparación.

 

Con Valkyrie Profile, Tri-Ace desarrolló uno de los juegos de rol más atípicos que existen, plasmando un JRPG de la forma más inesperada e inimaginable, enfocar la aventura del juego en un avance horizontal de 2D. Con esta perspectiva se permitieron el lujo de mezclar el género de plataformas con el rol. Pero más allá de que se pueda pensar que eso limita el entorno, los escenarios se presentan con distintos niveles por los que perderse y buscar tesoros, al más puro estilo del Castlevania bidimensional. Esto le da al juego un avance más entretenido, dando saltos de una plataforma a otra, correr, agacharse, escalar, resolver puzzles, e ingeniárnoslas para llegar a algún lugar que parece inalcanzable. Le da una fluidez más amena que el mero avance convencional del que venimos acostumbrados con este género.

Aunque el desarrollo del juego sea en dos dimensiones con una puesta en escena del clásico JRPG de los 16bits, se aleja completamente de la perspectiva isométrica donde parecía que viéramos los juegos desde arriba, aquí lo vemos todo horizontalmente. Y el acabado artístico y técnico es realmente bello y lleno de detalle. La verdad es que todo el conjunto gráfico cautiva y el acabado es preciosista. Hay escenarios que dejan con la boca abierta a cualquiera y constituyen un diseño que es un regalo para la vista. Una auténtica maravilla del 2D de puro talento.

 

La historia del juego se basa en la mitología escandinava, donde se mezclan deidades del mito nórdico con los humanos. Odín se prepara para el Ragnarok, la guerra entre las dos facciones de dioses, los Aesir y los Vanir. Para ello, asigna una misión a Lenneth, la que será nuestra protagonista, una Valkiria (doncella de guerra) que tendrá que descender desde Asgard (el reino de Odín) a la Tierra para encontrar almas humanas de guerreros (Einherjar) que puedan servir junto a los Aesir para la batalla del Ragnarok.

La base del argumento es sencilla, pero hay multitud de giros inesperados con personajes que tienen su propia historia que contar. Pero nuestra tarea principal será la de recolectar las almas humanas apropiadas, los Einherjar, y enviarlas al Valhala. Tras un largo prólogo y un primer acto algo lento que sirve de tutorial, la aventura empezará de verdad y veremos de qué forma se perfila la mecánica del juego. Lenneth se encontrará en el mapa del mundo, y la haremos entrar en un trance que le permitirá detectar la fuerza espiritual de la gente. Con ello se consiguen dos cosas, localizar a los Einherjar cuando su alma esté al borde de la muerte, o la presencia de espíritus malignos.

 

La verdad es que la cantidad de personajes con los que nos encontraremos y puedan servir a nuestra causa, es un plantel increíblemente longevo de caracteres principales, entre 20 y 30 personajes, cada uno con una personalidad bien definida y su historia propia, aunque pueden parecer tan naturales y faltos de carismas exagerados, que para algunos pueden resultar soporíferos. Los espíritus malignos, se encuentran en las mazmorras del juego, lugares que pueden presentar un peligro importante dependiendo de nuestro nivel, pero la finalidad del juego consiste en entrar allí para que nuestros Einherjar adquieran experiencia y lleguen a alcanzar un nivel de héroe que les haga aptos para luchar en el Ragnarok.

Cuando el nivel de nuestros protagonistas llega al objetivo de ser héroes, podemos enviar sus almas al Valhala a la espera de la batalla, aunque esa decisión puede ser más temprana que tarde. Como sólo podemos llevar a 4 personajes, requiere de la decisión de cada jugador cuales enviamos y cuales se quedan con nosotros. Son decisiones difíciles cuando nos encariñamos con el carisma de algunos de ellos y puede costar desprenderse de cualquiera, cada uno con una historia qué contar, además de los atributos y parámetros que poseen y que son de gran ayuda. Estas decisiones junto a otros parámetros nos conducirán a uno de los tres posibles finales del juego. Así que nos encontramos ante un título con multitud de variables que nos llevan por un camino u otro.

 

Otro tipo de eventos que decantan nuestra travesía serán ciertos tesoros que encontremos durante el juego, cofres que contienen armas, armaduras, magias u objetos de gran poder que Odín clama como utensilios de batalla. Una norma impuesta en la que requisa todos esos objetos místicos como arsenal para la guerra. No obstante, podemos elegir quedárnoslas como armamento propio que facilite las cosas en nuestra aventura o, por el contrario, cumplir los designios de Odín y entregárselas. En cualquier caso, cada elección desemboca en sus respectivas consecuencias.

Una de las mayores curiosidades y factor interesante de este juego, serán los defectos y virtudes de los humanos. Parámetros que podemos mejorar según vayamos adquiriendo experiencia. Habrá personajes arrogantes, presumidos, egocéntricos, engreídos… defectos que podemos mejorar e influyen en el crecimiento del personaje como héroe, así como en las batallas. Pero nunca vamos a poder extirpar del todo esos males, pues siempre serán humanos y el defecto es lo que conlleva. Cada bondad y punto débil en la personalidad del personaje queda limitado. Por otra parte, los personajes divinos que manejamos carecen de defectos, al fin y al cabo, son seres superiores y se centran más en cuidar sus apartados de poder. Por lo tanto, los humanos requieren una atención más profunda y dedicada además de adiestrarlos para la batalla.

 

Pero este juego de rol, más allá de la dificultad que pueda presentar como juego, posee un factor de gran relevancia y, todo sea dicho, con algo de en demasía por parte de Tri-Ace. No es que sea algo malo, al fin y al cabo, concibieron el juego de este modo para darle un enfoque desmarcado, pero nuestros actos son dependientes de una cuenta atrás. Así es, cuando empezamos el juego para llevar a cabo nuestra misión se supone que tenemos un período de tiempo hasta el día D del Ragnarok. El desarrollo no se deja llevar por un avance prefijado, sino que cada acto consumirá un período de nuestro tiempo. Cada vez que entremos en una mazmorra, realicemos búsquedas espirituales, descansar, o salgamos y entremos de una ciudad se consumirán períodos de nuestro tiempo que tenemos por defecto desde que iniciamos la aventura. Eso complica mucho las cosas para poder verlo todo y llegar al buen final del juego donde se descubre la totalidad del argumento. Hay que encontrar personajes, hay que hacerles subir de nivel, hay que buscar y hay que descansar. Máxima complejidad para apreciar todo el cuadro de Valkyrie Profile dentro de un límite de tiempo ajustadísimo.

No es imposible poder verlo todo de una sentada, pero para conseguirlo desde luego hay que conocer a fondo el juego o tener al lado una guía que nos ayude. Pero al menos tenemos un pequeño respiro sucumbidos por esta espina de agobio, y es que todas las localizaciones ya están disponibles en el mapamundi desde un principio, pudiendo acceder a cualquier lugar que se nos antoje. También tendremos tres niveles de dificultad que nos permiten atenuar el grado de dificultad que se atribuye al juego. Cada vez que acabemos un capítulo y, dependiendo de lo que hayamos conseguido en los períodos, se nos evaluará, y conseguiremos ciertos regalos de nuestro mandamás por el trabajo realizado dependiendo de su grado de satisfacción.

 

Sin lugar a dudas, el punto fuerte de Valkyrie Profile y donde recae su mayor diversión, es en los combates. Mientras avanzamos por esos escenarios bidimensionales, veremos a los enemigos pululando por allí, y si entramos en contacto con ellos se iniciará la batalla. Los cuatro personajes que disponemos en la arena, se sitúan en una formación en forma de rombo, el mismo dibujo que presenta el mando de Sony o de la PSP. Cada personaje atribuido a cada uno de los botones: triángulo, círculo, equis y cuadrado. Es decir, que cada botón corresponde al ataque del personaje que se encuentra en la misma posición que el botón del mando.

El sistema de batalla es el clásico por turnos y nuestros personajes se situarán a la derecha de la pantalla. El personaje que queda más resguardado es el que corresponde al botón de círculo, delante de él tendrá a los otros tres personajes que hacen una línea defensiva. Para poder alcanzarlo antes tendrán que acabar con los que están delante, y viceversa para nuestros personajes. Es decir, que los personajes que se basan en un ataque físico les corresponde una estrategia donde se pongan en primera línea de la formación de combate, mientras que los magos que pueden atacar a distancia y tienen unos dotes defensivos más bajos deben quedar más protegidos por éstos. Por defecto, se nos situará la formación de la forma más inteligente y efectiva, pero por si algún motivo no estuviéramos satisfechos, podemos cambiar la formación en los menús.

 

Una vez tenemos el turno de ataque, dependiendo de qué botón pulsemos, moverá ficha el respectivo personaje. En los menús podemos fijar con qué ataque queremos que dispute los duelos nada más empezar, pero en mitad de la pelea podemos entrar en las opciones de ataque para cambiarlo a nuestro gusto, pues iremos consiguiendo nuevas técnicas cuando las encontremos o subamos de nivel y las aprendamos atribuyéndoles los puntos de experiencia necesarios. Dentro de nuestro turno podemos combinar los ataques de todos los personajes realizando un combo que cause auténticos estragos al enemigo y, si estamos acertados en la totalidad de los impactos, una barra se irá llenando. Si conseguimos toda la plenitud de esta barra se realizará un ataque devastador tipo “Límite” tan impactante como poderoso, en este caso, llamados Purity Weird Soul donde le seguirá una secuencia de combinación de botones que debemos pulsar correctamente.

 

Normalmente, este espectacular ataque, lo realizan los últimos componentes del grupo que han acabado llenando la barra con su ataque. En el caso de los magos, utilizan la misma magia que tienen asignada pero con un ataque más impresionante y con mayor número de golpes. Puede parecer una rutina, pero la realidad es que es una forma de combate llena de pequeños matices que lo hacen asequible, dinámico y tremendamente adictivo. Sobretodo con la variedad de personajes que están llenos de pros y contras, más fuerza menos golpes por turno, mas golpes menos defensa, etc, regalando así todo un abanico de variedades.

Como no, el único daño que puede recibir este juego es la falta de traducción. Desgraciadamente para muchos, el juego viene en inglés debido a una pésima distribución del juego, tan incomprensible que años después y rescatado para PSP desde la PSX, todavía siga con el mismo mal. Un hecho que desgarra al juego en gran medida por los jugadores que no dudan en escupir maldades, comprensible desde luego, pero no dudan en calificarlo como un juego de rol de leyenda venido de otra época, desarrollado por tres magnates del rol que saben lo que significa evolucionar y conseguir resultados épicos.

 

Si creéis que el JRPG está moribundo, dejad de lado lo que parece establecido por las supuestas eminencias del rol, y seguidle la pista a Tri-Ace. Una compañía que desde hace años y hasta la actualidad, pueden considerarse férreos defensores del concepto JRPG y sorprendernos con ideas nuevas. Si queréis conocer a Tri-Ace en su máximo esplendor, sin duda Valkyrie Profile es una de las mejores opciones que demuestran sobradamente su creatividad e ingenio.

 

By Sone

3 pensamientos en “[Review] Valkyrie Profile

  1. Este juego siempre lo he querido jugar pero mi version del ps1 se rayo y ya no funciono😦
    proximamente voy a comprar la version del psp para probar este juegazo

    Muy buena review😀

    • Todos pasamos alguna vez por esa lacra de rayar los discos. Siendo jóvenes no teníamos demasiado cuidado.

      Pues sólo puedo decirte que, si el hecho de que esté en inglés no te echa para atrás, tomarás una decisión muy acertada si adquieres el juego. Es rol del bueno, te lo aseguro.

      No te frustres al principio, pues tarda un poco en arrancar y, además, te dan una información muy densa para que te hagas con todo el funcionamiento de menús. Ya sabes como es esto de los juegos de rol, cada uno es un mundo para aprender su funcionamiento. A mi me liaron bastante la verdad. Es mejor experimentar uno mismo y ver lo que se puede hacer. Acabas dándote cuenta que no tiene demasiados secretos y habiendo jugado a otros JRPG te heces fácilmente con su funcionamiento.

      Un saludo y gracias por comentar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s